miércoles, 24 de octubre de 2012

Basta de austeridad


El Fondo Monetario Internacional ha admitido un error brutal
Se dijo que para salir de la crisis había que rescatar los bancos y así evitar una catástrofe mayor que afectaría a los más vulnerables. La crisis golpeó a los gobiernos, que luego de décadas de déficits Francia desde 1975 no logra un superávit fiscal dejó los presupuestos en una situación crítica. El objetivo de la austeridad no era otro sino mostrar que los gobiernos podían remangarse la camisa y poner la casa en orden, con lo que la confianza volvería a los mercados y el dinero empezaría a fluir, la economía se reactivaría, los gobiernos volverían a recaudar más en impuestos y el forado podría taparse. Uno de los impulsores de esta escuela de pensamiento fue el Fondo Monetario Internacional.

El FMI, como sabemos, es dirigido por la competente ex ministra francesa Christine Lagarde (por quien votamos), quien asumió el mando después del cataclismo que causó el ex jefe, el Príapo Strauss-Kahn. Cuando ella trabajaba para Sarkozy, ya Lagarde puso el dedo en la llaga al recriminar la excesiva austeridad alemana, que no hace sino empeorar la crisis en Europa: si Alemania gastase más, la economía periférica se revitalizaría porque podrían exportar a los teutones. Ahora con Lagarde en calidad de jefa del FMI, han publicado un oscuro informe técnico que mirado con detención muestra que el FMI y su obsesión con la austeridad constituyen el cagazo más monumental del que tengamos memoria.
El gráfico a continuación (del FMI) muestra en el eje horizontal el pronóstico de consolidación fiscal, es decir, el deseo de los países de lograr austeridad, el cual mientras más a la derecha indica que mayor austeridad era la deseada. El eje vertical es el error de crecimiento que pronosticó el FMI. Por ejemplo, Grecia quería mucha austeridad, no obstante, para ellos el FMI erró por completo. En cambio Alemania, que no ansiaba gran austeridad (al contrario, estímulo es lo que recomienda el FMI), los resultados fueron mejor de los esperados.

Esto se debe a un error en el multiplicador fiscal utilizado en los modelos de pronóstico. El multiplicador empleado es de 0,5 lo que significa que por cada euro que el gobierno deja de gastar, la economía se contrae 50 céntimos. En realidad debiese alrededor de un 1,5. O sea, si el gasto se reduce un 3% del PIB, la contracción económica sería 4,5%.
Pero lo más notable es que cuando las tasas de interés se acercan al 0%, como ocurre en estos momentos, a los bancos centrales se les acaba el espacio de maniobra, y por cada euro que se deje de gastar en estas condiciones, la contracción económica puede ser mucho mayor. De hecho, puede ser fatal.

Lo que Chile Liberal recomienda es una combinación de estímulo, y reformas estructurales. Un plan de estímulo revivirá el crecimiento, y con la consecuente recaudación de impuestos estos programas se autofinanciarían. La única forma de lograr crecimiento real es con aumento de productividad, ante lo cual los europeos deben liberalizar el costo del trabajo y luego comenzar gradualmente a recortar sus presupuestos.
Los franceses más o menos intuyen todo esto y por eso votaron por Francois Hollande, como lo hizo Chile Liberal. Si los análisis econométricos muestran que tenemos razón, sólo cabe preguntarse, ¿qué esperan que no desechan los programas de austeridad?

13 comentarios:

Pablo Javier Salas Bustos dijo...

Malo el artículo para alguien que cree en la economía liberal. El problema de Grecia, España, y Francia, es que decían buscar la austeridad, pero en verdad, nunca la lograron. Sus gobiernos fueron populistas y gastaron sólo en función del voto mayoritario a corto plazo, y no en función de la estabilidad general del país y de su gente. Austeridad implica gastar un poco menos de lo que se gana, y ellos hicieron exactamente lo contrario. En cambio Alemania, Holanda, y sobre todo Suecia, supieron parar el gastadero hace 10 años, cuando el FMI se los empezaba a advertir. La austeridad entonces sí era la única receta posible, y lo seguirá siendo por siempre, necesariamente, para cualquier economía sana. Se puede aplicar de vez en cuando en algún país un plan de inversiones estatales reforzadas, en caso de crisis puntual, y con cargo a bonos del gobierno pagaderos a mediano plazo, es cierto, pero ningún estado puede vivir como lo hacían Grecia y España, gastando lo que no tenían como método de crecimiento y estimulación de la economía. En esta crisis europea, el FMI no tiene ninguna responsabilidad. Los únicos culpables han sido las autoridades económicas de turno, que tergiversaron descaradamente la realidad, pero tbn son culpables el conjunto de los electores, que se dejaron engañar durante años como niños tontos. O sea, más o menos, todo el mundo...

Herr Löbel dijo...

De acuerdo con Pablo. Muy poco liberal el artículo. Basar el análisis económico en términos agregados de consumo, como se pretende, es lo que llevó a Europa al estado calamitoso actual. Por ejemplo, España no sólo no ha reducido el gasto estatal, sino que lo ha aumentado... por lo tanto, austeridad ninguna. El problema es que actualmente por los excesos de gasto populista el dinero se va al pago de intereses de deuda. Pero en fin... vamos a seguir gastando más de lo que hay, que la fiesta debe continuar y el último que apague la luz!!

Tomás de Rementería dijo...

Al Parecer a algunos les dan los mismo los resultados y creen que las ideas económicas son como dogmas religiosos. Concuerdo la Austeridad no ha dado resultados hay que estimular la demanda.
Yo no soy un liberal (en el sentido doctrinario, tal vez lo sea en el sentido gringo) pero me parece que cualquier tipo de concepción dogmática de algo es per se contrario a la libertad.

Victor Codjambassis dijo...

Como dijo Tomás, tampoco me auto defino como Liberal. (Solo por aclarar).
Me gusto el análisis. Apelar a la austeridad en momentos de crisis tiende a profundizar la crisis, por lo cual en este minuto se debería incentivar la demanda, o sino difícilmente se reactivara el circuito económico.
La apelación a la austeridad debe hacerse en los momentos de bonanza, para evitar caer. Pero una vez producida la crisis se debe recuperar la economía, no hablar desde el dogma.
Concuerdo contigo, Votamos por Hollande (aquellos que tenemos derecho a voto en Francia) buscando contrapesar las medidas de austeridad, que pueden eternizar la crisis y contagiar a otros.

Anónimo dijo...

Definan austeridad, por favor.

http://mercatus.org/publication/fiscal-austerity-europe-doesnt-mean-large-spending-cuts

La fe en los efectos benévolos de los "estímulos" es una muestra de que los ateos también creen en la magia. Y a todo esto, ¿de dónde sale la plata? Se puede pedir prestada (¿prestaría Chile Liberal de su bolsillo a estados con una deuda que se acerca al 100% del PIB o superior?) o Draghi pulsa la tecla y crea dinero de la nada.

Herr Löbel dijo...

no se trata de dogmas, se trata de racionalidad. Esto es como decir, "no hay que ser dogmático y creer ciegamente en la fuerza de la gravedad, lancemos cosas al aire que quizás esta vez si que no caerán!" Para analizar el asunto hay que entender el proceso económico, como para opinar sobre la fuerza de gravedad hay que entender la física. Insisto, racionalidad y no credos metafísicos mezclados con economía!

Quasar J-01 dijo...

Señor Löbel:

Si lanzas algo hacia arriba con una aceleración mayor a 11,2 kilómetros por segundo vencerás la gravedad, y ese objeto no volverá jamás.

Eso pasa cuando se habla sin saber nada de ciencia.

Y cómo no saben nada de ciencia, piensan que las "leyes" o "apriori" que le asignan a la realidad son homogéneas para todo el universo.

Y no es así.

Lo que funciona en un contexto, en otro puede que no, y en otro, un rotundo no.

Las leyes que determinan el giro de la galaxia no determinan las interacciones de partículas dentro del átomo, y viceversa.

La libertad deseable en un mercado como el de la venta de calcetines, no tiene por qué tener los mismos efectos en sistemas de salud, previsión, o educación.

Pero bueno, qué van a saber ustedes, por algo son el arlequín de la economía seria.

Tomás de Rementería dijo...

La gran e inmensa diferencia es que la Fisica es una ciencia exacta y la economia no, es una ciencia social, por lo tanto no hay dogmas

Quasar J-01 dijo...

En la física tampoco hay dogmas

Sólo hay dogmas en religiones e ideologías. Como la superstición cristiana, o como en el minarquismo antiempírico de los "austroliberales".

Anónimo dijo...

Quasar J-01,

¿Hace falta evidencia empírica para demostrar la imposibilidad del cálculo economico en el Socialismo?

Por otra parte, una reciente columna de opinión en La Tercera, nos recuerda que "la ciencia siempre parte de supuestos teóricos que no pueden demostrarse siguiendo el método científico, y por eso Nietzsche podía decir que detrás de toda ciencia hay un acto de fe".

http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2012/10/895-488658-9-la-falacia-cientifica.shtml

Ignacio Burges dijo...

Vaya el anonimo opinologo sin nombre de nuevo, clon de los otros, citando al ignorante y mentiroso, el inefable Daniel Mansuy .

Una muestra de la estulticia de Mansuy, en donde lo corrijo, y trata, de muy mala manera, sacarse los pillos:

http://blog.latercera.com/blog/dmansuy/entry/una_nueva_constitución

Anónimo dijo...

La falacia de asociación no va con Burges, él debe estar por encima de esa estulticia.

Ignacio Burges dijo...

Pero opinologo sin nombre, tu utilizas la falacia de autoridad citando a Mansuy que usa y abusa de las falacias del blanco movil y hombre de paja , para la risa .

Una consulta ¿por que tu y tus clones suelen citar a oscurantistas del opus?

En todo caso tienen en comun con la Obra las respuestas tipo, como robots.