sábado, 10 de noviembre de 2007

Gays en las Fuerzas Armadas: ¡El tío es maricón!

La raigambre católica-romana de la incultura chilena explica la homofobia tan típica del homo chilensis. Pero el lento proceso de descristianización ha comenzado y el secularismo avanza inexorablemente. Más chilenos se educan, con lo que se advierten algunos atisbos de un renacer cultural. Consecuencia de lo anterior es que la homofobia comienza a ceder y, poco a poco, Chile acepta que compatriotas nuestros desean vivir su sexualidad con un miembro de su mismo sexo. También desean formar familia y, entre otras aspiraciones profesionales, unirse a las ramas de la defensa nacional.

Cada noche aparecía en las pantallas de Megavisión (televisora de tendencia cristiana) un programa bastante obsceno, con mujeres desfiguradas exhibiendo tetas a punto de explotar, y normalmente amenizaba la grotesca velada un tal Tony Esbelt, comediante que se burla de los homosexuales varones. Esta caricatura es la imagen que la mayoría de los chilenos tiene de un gay, no es de extrañarse que socialmente persista una imagen distorsionada de la homosexualidad.

Avance del zeitgeist moral

Hace algún tiempo, ser homosexual significaba que un individuo estaba enfermo o padecía de algún desorden satánico, y hasta hoy se incita a que por todos los medios ellos repriman sus "desvíos". Por lo mismo, muchos de nosotros tenemos familiares y amigos gays que no han admitido su condición, y seguimos creyendo que el idiota en la TV es el verdadero homosexual. El joven adolescente que se da cuenta de su atracción hacia otros hombres sabe que él no es como el señor Esvelt, por lo tanto, probablemente crea que lo suyo es, efectivamente, un desorden mental.

Tener un familiar gay en Chile es algo que debía mantenerse oculto por todos los medios, y nadie ha captado mejor esta actitud social que el humorista Coco Legrand. Se celebraba un matrimonio y aparecía el tío "delicado", o al menos eso se le explicaba al sobrino. Legrand aclara magistralmente el malentendido: "el tío no es fino, ¡EL TÍO ES MARICOOÓN!"

Sí, ¿y qué tiene de malo ser maricón? La represión y la homofobia deben erradicarse. La opción sexual de cada uno es un tema estrictamente personal que, además, en nada afecta el desarrollo profesional. ¿Hay algún impedimento que priva al homosexual de ser contador, abogado, médico, cajero de supermercado, piloto de aviones, actor, electricista? No. En nada influye su sexualidad, cierto, ¿o me equivoco? Pues bien, a la luz de este análisis, las palabras del ex Comandante en jefe de la Armada son ridículas. Gays y lesbianas pueden perfectamente servir en las ramas de las Fuerzas Armadas estatales, así como en cualquier otro ámbito público, sea alcaldías, parlamento, presidencia de la república. Esto es una realidad en Europa, donde miles de chilenos hemos emigrado y hemos comprobado que no hay crisis moral ni hecatombes humanas. Todo lo contrario. Simplemente, algunos temen a lo desconocido, pero no hay nada que temer.

Existe desde luego un perfil del profesional de las armas, con el cual el señor Esvelt, sin duda, no calza. Pero esto es una mofa ridícula del homosexual. Asumimos que el estereotipo del gay, "la loca" (un homosexual muy afeminado y promiscuo) ni siquiera tendrá interés en postular a las FFAA. Los carabineros Víctor Rivas y Armando Salgado nada tienen que ver con el estereotipo, y no es que sean una excepción, sino que la represión social sólo permite que los más irreverentes miembros de la comunidad gay saquen la voz. Ya era hora que gente común y silvestre hiciese lo mismo y dijera "yo soy carabinero, o militar, o marino, y soy gay". La opinión pública y cada uno de nosotros pronto comenzará a familiarizarse con la idea, hasta que llegue el momento en que la homosexualidad ya no sea motivo de sorpresa para nadie.

Cuerpo a cuerpo con un gay
En todo ejército los infantes deben estar preparados para librar combates cuerpo a cuerpo. Muchos gays son tipos fornidos y de extraordinaria disciplina. ¿Por qué vamos a privarnos de ellos? Nuestro Ejército los necesita. Más aún cuando hay un factor sicológico fundamental en el éxito de una campaña militar. Un ejército consciente de que pelea por un ideal digno cumplirá mucho más efectivamente cada objetivo en un combate. Qué bello sería que nuestras FFAA lucharan ferozmente en caso de un hipotético enfrentamiento contra un tirano opresor a sabiendas que la defensa de nuestro Chile significa proteger los valores universales de la tolerancia, la aceptación al prójimo y la libertad individual; sin duda que los militares homosexuales y heterosexuales estarían conscientes de dicha realidad y darían su vida por ideales así de nobles. ¿Acaso alguien puede sentirse motivado a defender un país mojigato, reprimido, discriminador, clasista, racista, homofóbico y tiránico? Nadie.

Sectores de la opinión pública arguyen motivos prácticos para bloquear el acceso a los gays en las filas de los cuarteles: difícil que hombres que comparten duchas o dormitorios con otros hombres no se sientan atraídos físicamente. Situaciones de indisciplina están contempladas en el código militar y es responsabilidad de cada unidad el aplicarlas. Siguiendo esta línea lógica, deberíamos volver al debate que generó el ingreso de mujeres a las FFAA. Se argumentó exactamente lo mismo: decaería la disciplina. En ejércitos de otros países los soldados de ambos sexos comparten dependencias y no son fuerzas armadas decadentes. Chile incluso exhibe fuertes dejos de machismo, pero también parecen condenados a desaparecer, y ya pronto veremos que a la mujer no se le considerará como mero depositario caminante de semen, o figura decorativa en el hogar, por lo que habrá cada vez menos diferenciaciones entre hombre y mujer, y por lo mismo, serán cada vez más incomprensibles las discriminaciones a los homosexuales. En las FFAA británicas, por ejemplo, Faye Turney era una soldado más que compartía dependencias con sus pares de armas, sin que anduviese todo el día coqueteando con sus compañeros... ¿qué motivo habría entonces para discriminar a un homosexual?

Cuando estalló la crisis de los marinos británicos en Irán, el propio lunático Mahmoud Ahmadinejad criticó la decadencia occidental que representa el envío de mujeres a un combate. Para el retorcido teócrata iraní, esto es incomprensible. Luego, en una conferencia en nada menos que la Universidad de Columbia (en Nueva York, sector liberal de EEUU, no confundir con Utah), declaró que en Irán no hay homosexuales. En ese país, ser gay es un crimen y se puede aplicar incluso la pena de muerte. Al parecer, sectores teocráticos chilenos añoran una disciplina como la del energúmeno persa, pero para desgracia de todos ellos, somos cada vez más los que no aceptamos la homofobia.

Escenas como las de la subteniente Marisol Vargas demuestran que los heterosexuales son proclives a actos poco profesionales y que los reglamentos internos se aplican con rigor. Las FFAA cuentan con sus propias regulaciones que permiten investigar y sancionar conductas impropias, sean de homosexuales o heterosexuales.

A nivel político
El ala más libertaria de la centro derecha chilena cada vez cobra más fuerzas. Por ejemplo, Carmen Ibáñez de RN fue una de las primeras voces que se alzaron en favor del matrimonio gay, y esperamos que más sectores de RN continúen por esta senda, en desmedro de los hiperventilados antediluvianos de la UDI.

Hoy nadie defiende la esclavitud, pero antes de abolirla, los liberales tuvimos que enfrentar a los Conservadores. Hoy nadie critica el voto femenino, o el sufragio universal, pero fueron liberales como John Stuart Mill quienes lucharon tenazmente para derrotar a la estupidez conservadora. Nadie diría hoy que la fertilización in vitro o el transplante de órganos generó caos. Siempre ha habido quienes temen a lo desconocido y proclaman el fin del mundo. En defensa de los homosexuales, nuevamente tenemos que librar un combate de ideas.

Hace un tiempo, el ya desaparecido General Augusto Pinochet declaró en tono despectivo que el ejército alemán estaba lleno de "sindicalistas, pelucones, marihuaneros y homosexuales". Creo que el zeitgeist moral ha avanzado mucho en estos últimos años, y los gays pronto serán parte integrante de las FFAA, como ocurre en el resto del mundo. También serán sacerdotes o sacerdotisas, como en varias denominaciones cristianas. Después de todo, la práctica del homosexualismo no significa ser ateo, pero tenemos mucho en común. Ateos y homosexuales hemos tenido que explicarle al mundo que no somos desviados ni locos, al contrario.

Vean la lista de los artistas e intelectuales más brillantes de la historia universal, y verán que ateos y gays hemos sido lo más granado de este mundo.

17 comentarios:

Chile Liberal dijo...

Resultados de las últimas encuestas:


i. ¿Con qué bloque te identificas?

Alianza 41%
Ninguno/Otro 38%
Concertación 19%

ii. Los Barrios Rojos deben...

Tolerarse 60%
Prohibirse 40%


iii. Sanciones a farmacias

A favor 53%
En contra 17%

iv. "Chile será un país desarrollado el 2010" (Ricardo Lagos). ¿Se cumplirá?


Sí 17%
No 82%



Sigamos participando, y por favor voten sólo una vez.

Nicolás V. dijo...

"Antiguamente, ser homosexual significaba que un individuo estaba enfermo o padecía de algún desorden satánico, y hasta hoy se incita a que por todos los medios ellos repriman sus "desvíos"."... Antiguamente sentir "desvíos" hacia una persona de tu mismo sexo era natural y practicado... luego lo demonizaron como e hicieron sus cazas de brujas....
Creo que has acertado con la comparación de la esclavitud y el voto femenino, el tiempo les demostrará que se volvieron a equivocar....

Chile Liberal dijo...

Nicolás, buen alcance. Por claridad he cambiado el texto, que ahora dice

Hace algún tiempo, ser homosexual significaba que un individuo estaba enfermo o padecía de algún desorden satánico (...)

Porque todos sabemos que los grandes filósofos de la Grecia clásica fueron homosexuales o bisexuales (los aristotélico-tomistas, ¿sabrán que Aristóteles fue gay?), y fue aceptado, de hecho, la gente hasta hoy lee a Aristóteles y Platón. Pero más bien me refería a "antiguamente" con la época, por ejemplo, de Oscar Wilde, cuando la sodomía era un crimen.

Hablando de la Antigüedad y los ejércitos, a muchos les interesará averiguar sobre la Banda Sagrada de Tebas, 150 parejas de soldados homosexuales quienes lucharían ferozmente en el campo de batalla para demostrar valentía frente a su pareja o vengar su muerte.

Ya vemos que muchos grandes cambios han visto oposición de ciertos grupos, pero es por miedo. Insisto que no es incompatible la vida castrense con la vida homosexual.

J. Ulloa dijo...

Carlos Riquelme,

realmente eres un chávez. un roto insoportable, fanático, que habla sin saber nada, parlanchín, deshonesto y antiestético.

"¿Por qué no te callas?"

Anónimo dijo...

Esto de homosexualismo no tiene nada que ver con la persona , pero si con su tendencia errada que destruye el nucleo familiar....no quiero hacer ninguna defensa, pero si realmente les interesa el tema estudienlo responsablemente y no por conversaciones o frases erradas que se supone que alguien dijo y lo asimilan como si fuera cierto....seamos responsables de nuestras palabras.

Cristian dijo...

Totalmente de acuerdo con tu articulo, pero los Gays no estan tan desprotegidos como quisieran, creo que muchos se parovechan de su condicion para ganar beneficios. Me parece bastante ridicula la tradiciond de las "paradas gay", es como que yo me fuera a meter con mi senora dentro de un abr gay a besuquearme... supongo que a ellos les pareceria desagradable. A mi me parece desagradable ver dos hombres besandose, mas aun cientos, haciendo un show digno del timoteo en la via publica.
NO me considero homofobico (creo que los gays tienen derecho a ser tratados de la misma forma que el resto y tener acceso a los mismos derechos), pero me parece muchas veces que ellos buscan tener trato especial y qusieran tener reglas que solo se aplican a ellos.

Chile Liberal dijo...

Cristian, el desfile Orgullo Gay no tiene nada de malo, a mí al menos no me molesta en lo más mínimo que tengan su desfile y que expresen su sexualidad en público. De hecho, en el festival del St Patrick's Day de Nueva York se quiere presentar el próximo año una sección de gays, pero los organizadores se opusieron porque atenta contra el "espíritu católico" del Día de San Patricio, patrono de Irlanda. Simplemente, discriminación.

Nada de malo una pareja besándose en la calle, en el metro, en un bar o en una micro. Da lo mismo que sean dos hombres, un hombre y una mujer, o dos mujeres. Lo comprobé en Amsterdam, donde los homosexuales pueden vivir una vida bastante normal, mezclándose en paz y respeto con los heterosexuales en los bares y pubs de la ciudad. A mí, como decía, no me molesta en lo absoluto.

Contradictoria tu postura, ya que por un lado dices los gays no están desprotegidos, por otro son expulsados de Carabineros, discriminados e insultados en la Armada, en poquísimos países pueden casarse, y si se besan en la calle, hay gente que le da asco. Es decir, sí están bastante discriminados y eso no puede ser.

Anónimo, no logro entender en qué afecta el núcleo familiar una pareja homosexual. Dos personas que se aman sólo refuerzan la cohesión social, de hecho, es hora que puedan adoptar hijos. Las prohibiciones actuales son infundadas.

Así como hay desfiles del Orgullo Gay, pronto habrá un desfile del Orgullo Ateo, aunque el nuestro probablemente será menos colorido y un poco fome.

Al amigo Urrutia, para que te calmes, te dedico un temita, ahí verá hombres besándose, y más aún, fíjate que la nueva juventud es cada vez menos prejuiciosa.

Christina Aguilera - You Are Beautiful

El avance del zeitgeist moral es inexorable.

Por otro lado, pronto abordaré el tema de fondo, y que es la solución a la discriminación homosexual en las FFAA, que es la privatización de Carabineros y la privatización del Ejército, la Armada y la Fach. Todas las fuerzas armadas y de "orden" serán privadas. Tema para la próxima discusión.

Anónimo dijo...

Los dinosaurios papistas como J. Ulloa se oponen a que los gays puedan ingresar a las Fuerzas Armadas, porque temen que con ello disminuirán aún más las vocaciones sacerdotales.

No se preocupe señor Ulloa, su secta está a salvo. El tipo de homosexual honorable que podría interesarse en una carrera militar no abunda en los seminarios. Sólo a los maricones pervertidos, como el occiso Jaime Guzmán, les llama manosear monaguillos.


"Se ha estimado que al menos 33% de todos los sacerdotes de la Iglesia Católica Romana estadounidense son homosexuales."
- Elizabeth Stuart

Patricio dijo...

conozco a muchos homosexuales que en el fondo sufren mucho por su condición -NO por la discriminación o porque los rechazan- sino porque sicológicamente el cuento es súper duro.

hacer aquí una defensa de los homosexuales no tiene ningún sentido. Me parece que esto es parte del violento "lobby gay", no un artículo con ánimo de presentar una postura seria y reflexiva.

saludos

La Palo-ma dijo...

puta esta wevá de tema,la verdad me aburre... siemrpe salen los mismos retrógados de siempre, ba, fome, es tan difícil TOLERAR???

buee, un abrazo Carlos..

P.S. Vi la película de la PiaF... muy wena...

Anónimo dijo...

COMO SERAN LOS PARTIDOS DEL SIGLO XXI


Los ciudadanos deberemos replantearnos, la formación de los partidos políticos y el propósito de su existencia. Los partidos creados y formados con estructuras rígidas, propias de la era industrial, en el nuevo mundo de la globalización económica, internet y las sociedades multiculturales, deberán extinguirse. Se inventaron para hacer de intermediarios entre la sociedad y las instituciones que nos gobiernan. Así, a medida que avancemos hacia un sistema más participativo y democrático, los partidos políticos, se habrán ido haciendo cada vez más innecesarios, dado que esta función de intermediación entre ciudadanía y gobierno se hará por el engranaje tecnológico.

De entrada, la globalización se ha convertido en el gran fenómeno. Un fenómeno fundante, que redefine las reglas del juego de nuestras sociedades actuales. (ya no el capital, el trabajo o la tierra) como el factor productivo decisivo de nuestro tiempo. Estado nación, quedará obsoleto y dará paso a las regiones de intereses comunes.

Sin embargo, la función del Estado Social, la última frontera conquistada del proceso de democratización industrial, será, mantenida para controlar, desde las instituciones políticas democráticas, los desmanes del capitalismo. Es más, las izquierdas modernas, plantearán la humanización, vía reforma o vía revolución.


Habrá que adaptar el Estado Social, a la nueva realidad global. En nuestro caso, la manera de hacer esto, será construir una América Política. Para contribuir a domesticar la globalización neoliberal y dotarla de reglas que pongan los mercados globales, al servicio del desarrollo de los pueblos que la conforman.
Y una América Política, necesita, Partidos Ciudadanos. Llegaremos a ellos, por necesidad. Necesitamos partidos global players: actores que puedan influir a escala global al estilo, del Partido Republicano de los EEUU, o el Partido Comunista Chino. Para ello, hará falta un cambio de dimensión: pasar de los partidos de escala nacional, a otro partido, aun por hacer, de escala continental.

EL PARTIDO CIUDADANO


Entendemos que el rol nuestro, no es otro, que ser los custodios del patrimonio del futuro que se avecina. En ese proceso de readaptación, del Estado Social, tendrá que hacer frente también, a otro fenómeno fundamental de nuestros días: el proceso de individualización, distinto del individualismo.

Individualización, quiere decir, que las vidas de cada cual, será, cada vez son menos estandarizable, menos previsible, menos seguidora de un guión preestablecido. Individualización, quiere decir, hasta cierto punto, pluralidad ética y cultural, quiere decir, democratización de las cosmovisiones. Pero la individualización, será hija, también, de la nueva estructura productiva.

Ya no nos definiremos, como una sociedad de clases, sino de ciudadanos. Pero esto no significa que no habrá clases, ni desigualdades, ni que las oportunidades no estarán injustamente distribuidas. Todo lo contrario. Ocurre, sin embargo, que los factores de exclusión o de discriminación, se diversificarán y se mezclarán en geometrías variables y determinadas por los fenómenos productivos y de riqueza. Lo cual impedirá que, como antes, los individuos se sientan formando parte de grupos sociales territorialmente estandarizados, sino que serán, a raíz de una problemática común. Y en este nuevo mundo de ciudadanos “no agregables”, “no clasificables”, las instituciones y los partidos que aspirarán a representarlos, tendrán delante de sí, un reto ciertamente complejo.




EL PARTIDO RED


Una última frontera de este proceso será, la profundización de la participación, de la democracia y la proximidad. En una sociedad más compleja, más diversa culturalmente, más educada e informada, más consumista y mediática, tecnológicamente más avanzada, más sofisticada y más frágil al mismo tiempo, más líquida, será decisivo el partido red, que definirá tendencias, expectativas y proyecciones.


El partido-red, será una estructura compleja –y hasta cierto punto dispersa- capaz de maximizar, la participación política en la medida que cada uno de los nodos, ofrezca, una puerta distinta y específica para “entrar” en la actividad política, ya sea mediante la reflexión o la acción. Contra la visión del siglo XX, según la cual la agrupación de fuerzas en una sola organización, era la manera de fortalecer la capacidad política de los partidos. Probablemente habrá una etapa intermedia en que los partidos políticos hegemónicos, deberán renunciar a absorberlo todo, controlarlo todo, dirigirlo todo, y conformarse con ser simplemente un nodo de una red plural y compleja, con mil nodos complementarios, que se intercambiarán información, ideas, decisiones y acción, donde el Partido Ciudadano, sin duda jugará su rol.




Finalmente, los partidos del siglo XXI, serán capaces, de desplazar simultáneamente el poder a la política y hacia los ciudadanos, o, si se prefiere, hacia fuera y hacia adentro-. Sólo así volverán a ser el instrumento útil al servicio del proceso de democratización continua, recuperando esa función, que desde los inicios de la modernidad, los ha dotado de identidad y de sentido.

De nosotros depende, cuanto nos demoremos en sumarnos a este proceso.



PARTIDO CIUDADANO

www.partidociudadano.org

Anónimo dijo...

A J.Ulloa...una vez una tia " muy bien" me dijo "solo los rotos rotean" y mas asco de ver un "chiquillo y su polola" besuqueandose ordinariamente en cualquier lado (entiendase haciendo sonidos de las mas distintas clases) que una pareja de hombres discretos. Definamos si la gente le tiene recelo ignorante a las locas o tambien a muchos hombres homosexuales que son harto mas machos que otros muchos heteros.

Anónimo dijo...

Ignorancia y soberbia....ignorancia por que el comentario denota un desconocimiento absoluto en las función de los uniformados, su trabajo con medios y material que hacen IMPOSIBLE su desarrollo con gays en sus filas..soberbia por que se evidencia un desprecio patético con la libertad de expresión...yo le quiero decir al autor que el hecho de no pensar como el no significa que seamos cavernícolas, retrógrados, ignorantes, intolerantes ni involucionados...ni damos perfectamente cuenta de la existencia de la homosexualidad, su compatibilidad con oficios, trabajos..pero hay limites, estamos en Chile...con Chilenos...ningun padre o madre DESEA TENER UN HIJO HOMOSEXUAL, se le quiere y se le acepta...pero no se anda por la vida risueñamente jactándose de eso

Anónimo dijo...

http://facebook.com/
Camilo.esp89@hotmail.com

Anónimo dijo...

http://facebook.com/
Camilo.esp89@hotmail.com

Anónimo dijo...

http://facebook.com/
Camilo.esp89@hotmail.com

Anónimo dijo...

http://facebook.com/
Camilo.esp89@hotmail.com