viernes, 8 de abril de 2011

Piñera al abordaje del aborto y el matrimonio gay

En el próximo discurso del 21 de mayo Piñera debe responder no sólo a sus promesas de campaña, sino a las expectativas que despertó en sus votantes
¡Al abordaje muchachos!
Nuestro sitio se arriesgó cuando invitamos, hace un par de años, a darle crédito al candidato Sebastián Piñera, y luego consideramos necesario votar por él en segunda vuelta porque, uno, la Concertación estaba exangüe y cumplió un ciclo, y dos, porque Piñera prometía una moderación centrista alejada de los conservadores ultramontanos de la UDI (sus "aliados"). En su campaña nos mostró dos jóvenes homosexuales, y nos ha dicho que él en lo personal se opone al aborto (lo que es razonable), pero esto no impide que se termine de una vez con la penalización del aborto en todo momento.

El país avanza hacia el crecimiento económico y exhibe indicadores saludables. De alcanzar un 6% anual lógicamente se crearán puestos de trabajo, si bien consideramos de tonto creer que tendremos un millón de nuevos empleos. Digamos que fue uno de los muchos exabruptos del actual mandatario el ser tan categórico en cuanto a cifras, pero lo tomamos en sentido metafísico. Interesante además la guerra frontal que el gobierno le ha declarado a la ineficiencia y el despilfarro, y elogiable el intento por reducir los trámites de iniciación de actividades a 1 día (al nivel de Nueva Zelandia, país paradigmático para Chile).

Pero el crecimiento y la prosperidad llega a un punto muerto cuando no va acompañada de reformas sociales, y acá es donde aún Chile exhibe falencias.

En la campaña electoral todos vimos a Sebastián Piñera al lado de dos jóvenes homosexuales (foto abajo), lo que interpretamos como el deseo del mandatario de abordar esta materia, hasta hace muy poco considerada tabú. Lo que Chile Liberal sostiene es que el tema deben zanjarlo quienes están en edad de casarse, y no es necesario ser adivino para notar que el matrimonio igualitario —que no discrimine entre hetero u homosexual— es un concepto añorado en este grupo etáreo, es decir, si los más jóvenes son quienes desean casarse y son quienes contraerán matrimonio, es a ellos a quienes corresponde en primer término dirimir el asunto. ¿Por qué la nueva generación, que no tuvo ni culpa en el descalabro de 1973 ni en la pobreza heredada en 1990, debe más encima someterse a las reglas moralistas de la agotada generación anterior? Es hora de reclamar por el fin del absolutismo moral, paradójicamente vociferado por la institución más escandalosamente inmoral que conocemos, y empezar luego a legislar en el Parlamento sobre el matrimonio homosexual.

Piñera, ¿y... ? ¿En qué quedamos?

Sebastián Piñera ya tuvo un año para instalarse en el gobierno y es este el momento de comenzar a pronunciarse sobre este tema, y debe hacerlo ahora, en el discurso del 21 de mayo, que fija la agenda para el período legislativo ordinario.

El segundo tema que planteamos es el aborto. Ya hemos visto la debilidad del sector pro-vida que considera un continuo ininterrumpible "desde la concepción hasta la "muerte natural". Si así fuese, en casos en que la madre está en riesgo vital y es imprescindible un aborto, resulta que los más recalcitrantes insisten en que la mujer deba morir, lo que es aberrante, pero la mayoría piensa que causarle indirectamente la muerte al feto no constituye un "aborto": un mero juego semántico. La necesidad de reinstalar el aborto terapéutico se ha visto asfixiada simplemente porque el mismo sector pro-vida sabe que tácitamente está reconociendo que hay momentos en que debe destruirse el feto, lo que al final abre la puerta al aborto a voluntad.

La postura de Chile Liberal es clara: médicos, eticistas y juristas deben establecer el momento en que el feto ya es viable por sí mismo, y hasta ese momento el aborto queda como decisión que compete a la mujer y que ella debe decidir a conciencia en su fuero interno. Tal decisión personal no admite penalización, justamente por ser una cuestión de conciencia. Los mismos inmorales de siempre deben mejor preocuparse de sus propios asuntos y dejar que la gente por sí misma aprenda a decidir.

Por supuesto que cuando Piñera plantee estos dos temas lo más seguro es que sus "aliados" le volverán la espalda, pero el presidente no tiene nada que temer porque él ganó las elecciones a pesar de ellos, no gracias a ellos. Lo concreto es que al final se impondrá, como siempre, la lógica, y el país recordará a Piñera como un gran reformista que supo recoger el sentir nacional y actuó acorde a ello, como un servidor público, no como un santón moralista que le dice al resto lo que se puede y lo que no se puede hacer.

Confiamos en que este 21 de mayo el país verá a un presidente que ha aprendido las lecciones y que está dispuesto a garantizar las libertades individuales, empezado por devolver a las mujeres la capacidad de decidir algo tan básico como cuándo terminar su embarazo, o dejando que la gente forme los matrimonios que estima conveniente. Ambos serán señales inequívocas de que el país marcha firme hacia el el progreso material y ético, y un gobierno con tal visión merecerá nuestro apoyo.

6 comentarios:

luigichido dijo...

Carlos:

Estas palabras tuyas aluden a la famosa "intersección pro vida y pro elección":

"Tal decisión personal no admite penalización, justamente por ser una cuestión de conciencia."

Esa postura (que en este foro comparten tú y Cristian Muñoz) es la que ha convertido el aborto en un genocidio en países como España y Estados Unidos.

Mas aun tú pones un límite:

"médicos, eticistas y juristas deben establecer el momento en que el feto ya es viable por sí mismo"

Mas el gran problema es que las feminazis de la ONU ya no tienen llene y no les bastan ni siquiera los fetos viables, sino que van en contra de los niños ya paridos, lo cual está haciendo retroceder moralmente a la humanidad siglos enteros.

Chile Liberal dijo...

@Luigichido: me parece que tù mismo dijiste que hasta la semana vigésimo primera de gestación admitías el aborto?

Si es así estamos de acuerdo.

Un Mono Mas dijo...

Ahora es cuando los demás lamentamos que no haya existido el aborto el día en que tu madre se dio cuenta que estaba embarazada.

Leyes de matrimonios gay y de aborto, el siguiente paso cual será? ¿una ley que te permita andar en bolas?, porque tu sentido de la libertad así lo amerita? o que se incluya en el curriculum escolar un curso de sexualidad con taller aplicado incluido?

en este mundo hay idiotas y descerebrados por millón, podrías lanzarte a presidente, seguro sacas votos suficientes y cumples tus sueños de pseudo-libertad que esconden una megalomanía homosexual.

Luigi dijo...

Carlos:

Hablas de la semana gestacional 21.

Por ahora démoste la razón (en realidad pienso que ese límite es demasiado amplio, sobre todo porque he visto fetos de 16 semanas que son casi niños).

Sin embargo, aun suponiendo que admitiéramos el aborto hasta la semana 21, ¿no sería nuestra obligación entonces hacer campañas para que no se repitan hechos como la libertad condicional que acaba de obtener una chilena que abortó en la semana 24?

Chile Liberal dijo...

@Luigichido: desconozco cuál es el límite exacto aunque creo que puede ser 16 semanas. No es para mí cuestión de gustos sino que es algo que debe determinarse mediante una investigación seria y multidisciplinaria.

Por otro lado, para contestar tu pregunta, la libertad condicional no es tal, sino que la mujer fue formalizada y condenada a presidio. Ahora bien, se le otorgó el beneficio de remisión condicional de la pena, es decir, fue condenada.

Pero como le prohibieron desde un comienzo el interrumpir el embarazo, entonces sólo pudo lograrlo ya en una etapa avanzada de gravidez, lo que creo que todos estamos de acuerdo que es indeseable.

Sin duda, si la mujer sí hubiese podido optar por un aborto a voluntad en la etapa embrionaria, y así todo, hubiese terminado el embarazo a los 6 meses, entonces correspondería una pena más severa. En ningún caso, no se le podría condenar por homicidio, creo que ningún jurista lo aceptaría, pero sin duda debiese ser condenada si tuvo la opción del aborto temprano.

Luigi dijo...

Pues si el récord mundial de viabilidad está en la semana 21, lo justo es que a partir de esa fecha rija el delito de homicidio, y que se derogue el de infanticidio.

Por cierto: una chilena usó en la ONU, en un certero discurso antiaborto, frases absurdas que victimizan a la mujer:

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=8915

Comentario de Abigail
De acuerdo con todo el discurso excepto con esto, que me parece escandaloso:

"Los abortos químicos dejan a la mujer totalmente sola y desemparada frente a la terrible decisión de TENER QUE MATAR A SU HIJO."

¿A qué juegan tantos que se autodenominan "provida"?