miércoles, 18 de abril de 2018

Bombardeo en Siria: hipocresía y pocas bombas


Occidente ha sido pusilánime y el bombardeo en Damasco fue una farsa

Vivimos en la era de la posverdad y los recientes bombardeos en Siria lo ejemplifican en todo su hipócrita esplendor. Nos han hecho creer que Occidente, representado por las democracias liberales de membresía permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU ⎯a saber, EEUU, Francia, Reino Unido⎯ habría castigado al tirano Bashar Assad por transgredir la famosa "línea roja" de Obama, es decir, por lanzar armas químicas contra civiles desarmados. Matar con armas convencionales al parecer es tolerable, pero matar con armas químicas, no. 

En este post, Chile Liberal sostiene que todo es un mero ejercicio de narcisismo político, tan inefectivo como falso, y además incoherente si no intervienen para castigar a Bolivia y liberar Venezuela.

Primero, veamos a Donald Trump. Éste ha forjado lazos inaceptables con la petrocracia rusa, la cual interfirió descaradamente en la elección que ungió al hombre del peluquín como presidente. El escándalo Cambridge Analytica y las granjas de trolls en San Petersburgo lo demuestran. Desde luego que a él le viene de perilla mostrarse como un duro contra Vladimir Putin. Trump se alza como un Commander in Chief que sale a castigar al temible y formidable autócrata ruso. En el fondo, Trump sólo quiere ocultar la realidad de su oscura elección.

Agrandar a Putin es esencial. Los servicios de inteligencia occidentales saben que el mandamás ruso no tiene a su haber unas portentosas fuerzas armadas. La guerra contra Georgia el 2008, que Rusia perdió, demostró que una nación minúscula puede poner en jaque al ejército ruso, el cual es hoy una pálida sombra del Ejército Rojo (cuyo único mérito fue derrotar a los nazis en invierno). Con aviones flatulentos, tanques vetustos y una infantería de borrachos incorregibles, al primero que no le conviene una escalada en Siria es al propio Vladimir Putin. 

Pero el mandamás ruso quiere erigirse como el contrapeso de EEUU que tiene a su disposición fuerzas militares de temer. Granjearse la enemistad de Trump es crucial para ocultar sus lazos. Trump le sigue el juego y él desafía a tal pavoroso enemigo. Pamplinas.

Entra en escena el buenazo de Emmanuel Macron. El joven mandatario francés se jacta de ser el único interlocutor entre el mundo y Trump. En la sala de comando durante los bombardeos a Damasco estaba muerto de risa al lado de los altos mandos en medio de esta pantomina de ataque. Ahora ningún otro sino él se yergue como el puente obligado entre Europa y EEUU. Más encima, ataca en una región donde se combate al ISIS (volveremos a este punto más abajo). Macron gana estatura internacional y cosecha popularidad ante sus electores. Ya no es un muchacho inexperto sino un líder en guerra. Salvo que esta "guerra" es una escaramuza enclenque y sólo para la tele.

De todos modos, si alguien le tiene bronca a Putin es Macron. Los rusos, mediante esas bazofias llamadas Sputnik y Russia Today se dieron un festín trolleando a Macron con fake news durante la campaña presidencial del 2017 ⎯ de pasadita ayudando a Marine Le Pen (a quien Putin le financió su campaña). El presidente francés en medio de una rueda de prensa conjunta le paró los carros al ruso. Éste último se quedó callado. Acá hay una rencilla, menor, pero la hay.

La rencilla es mayor entre Theresa May y Rusia. En el Reino Unido nuevamente vimos a un ex agente ruso (y su hija) como víctimas de una vendetta. Si van a Rusia (país horrible, frío, pobre, gris, de jovencitas algo bellas pero que maduran feísimo) no tomen té. Esos mafiosos son capaces de todo. Si eres homosexual mejor no vayas porque es un país hostil a la diversidad.

Pues bien, el alicaído Reino Unido ahora también puede darse un gustito con unos reventones en Siria para darle una señal a Putin. Aunque la señal es débil. La ironía es que después del Brexit, el Reino Unido se ve esmirriado y privado de su única función post-imperial: ser el intelocutor entre Europa y EEUU. El cargo lo asumió Macron. La Royal Navy y la Royal Air Force son un espectro de lo que fueron antaño, tal como el ejército ruso hoy no es del Ejército Rojo de la Unión Soviética.

Pero ojo, lo crucial es que se disparasen misiles Tomahawk, pero poquitos. Hay que aparentar que esto fue un ataque. Es sólo para mostrar los dientes y aparecer desafiantes los unos contra los otros en los noticieros mundiales pero el status quo debe seguir. Esto es sólo una mojiganga. 

La realidad es incluso más desconcertante: nadie quiere desestabilizar al asesino Bashar Assad. El tirano está librando una lucha criminal contra los rebeles pero además contra ISIS. Destruir a Assad es darle una posibilidad a ISIS de tomarse Siria. Sí, Assad es un hijo de puta, y en la escala de hijoputismo del 1 al 10, Assad es 11. Pero ISIS son hijos de puta nivel 12.

El año 2013 Barack Obama  otro hipócrita⎯  bombardeó la base aérea desde donde despegaron los aviones que lanzaron bombas químicas en el llamado Ataque químico de Guta. EEUU quiso sentar un precedente y se ordenó destruir ese aeródromo. Tres días más tarde los sirios taparon los hoyos y en menos de una semana ya la pista ya estaba operativa. Assad se cagó de la risa. 

La verdad se dicha, la semana pasada los Occidentales lanzaron un par de guatapiques que destruyeron una fábrica de jabón y un laboratorio civil. En BBC News vi el reporte entre un equipo periodístico inglés y un reportero de CBS en Damasco. "¿Cómo se vive la situación ahí en el lugar mismo?", pregunta la BBC. "La verdad, bastante tranquilo. La gente acá está acostumbrada a las bombas y las de anoche de hecho fueron bastante suaves". Los vecinos vieron desde sus ventanas unas luces y oyeron explosiones. El ataque castigador contra el régimen de Assad fue inocuo. 

Cabe una menció especial para Israel que aprovechó de pegarle un "cachamal" a Irán y reventó un par de bombas sobre fuerzas persas. Jugada brillante. Irán, bajo tutela rusa, no pudo replicar este ataque, y la milicia Hizbolá, enemigos a muerte de Israel con lazos a Irán, no pudo decir ni "mu". Todos temían una escalada de las hostilidades pero ya Chile Liberal les advierte: eso no ocurrirá.

Incoherencia
El orden de la posguerra sigue intacto desde 1945. Aún en el Consejo de Seguridad mandan los ganadores de la II Guerra. La repartición del planeta desde la Conferencia de Yalta está deslavada pero sigue en pie. Por lo mismo, se supone que fue insolente para la galería  una incursión Occidental en el área de dominio post-soviético, como lo es Siria.

EEUU ya actuó en Irak, y nos informamos por The Economist que este país, contra todo pronóstico, vuelve a celebrar elecciones libres, se han abierto restaurantes, el Estado empieza a proveer servicios y sunitas y chíitas han llegado a acuerdos de amistad y reconciliación (ver: Quince años después de la invasión de EEUU, a Irak hoy le va bien). Por inveorsímil que parezca, Irak es hoy un caso excepcional de una democracia en Medio Oriente.

Las bombas, amigos lectores de Chile Liberal, cuando se usan con buen juicio sí funcionan. Por ello, los líderes de las democracias liberales ⎯con quienes se identifica este blog⎯ deben dejarse de mariconeos e ir a invadir Siria. Assad no debe seguir masacrando civiles.

Y si no se atreven, pues en el área de influencia directa de EEUU, como lo es América latina, necesitamos una voz fuerte y decidida contra la entrega de armamentos por parte de Rusia a Evo Morales, enemigo número uno de Chile. 

Por otro lado, si es "inaceptable quedarse de brazos cruzados mientras Assad gasea civiles no armados, incluido niños", como declaró Emmanuel Macron, ¿por qué si es aceptable que el criminal Nicolás Maduro mate de hambre a los venezolanos? Si las bombas dieron frutos en Irak, un país extremadamente complejo y lejano, pues más aún un bombardeo quirúrgico y sensato puede liberar a Venezuela, un país donde interfiere Rusia, y salvaguardar miles de vidas inocentes. 

Venezuela vive una crisis humanitaria tan vil como la de Siria. No es inherentemente distinto matar a un niño con gas sarín que dejarlo morir de inanición. EEUU la da la espalda al hemisferio y deja que un dictador como Maduro y sus matarifes destruyan Venezuela, desestabilizando a toda la región. Deja a Rusia armar a Bolivia, y el país de Evo Morales, actualmente miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, vota contra Occidente, sólo por ser lacayos de Rusia. Y por una querella comercial estúpida, China se abstiene, dejando solo a Trump y sus caprichos.

¿Dónde están las fuerzas de Occidente para hacer prevalecer los valores libertarios, democráticos y universalistas en Las Américas? Se contentan con un par de Tomahawks en objetivos irrelevantes y un par de sobrevuelos de los Mirage sin gran resultado. Luego se felicitan y se jactan de ser enérgicos. Pero a Chile Liberal no lo engañan.

2 comentarios:

Rocco Mendoza dijo...

Tengo dos preguntas:
- ¿Por qué piensas que Barack Obama es un hipócrita?
- La generalidad de los libertarios en EEUU se oponen a que su país realice acciones militares en el extranjero. Ron Paul –uno de los políticos libertarios más populares de EEUU– es conocido por ser radicalmente anti-intervencionista. ¿Por qué no estás e acuerdo con esta postura?

Chile Liberal dijo...

Obama fue un hipócrita por muchos motivos, entre ellos el popularizar la mentada "línea roja" y luego tirar un guatapique, jactándose de que había castigado a Assad (ver mención al Ataque químico de Guta en el post.

En cuanto a Ron Paul. A ver, menos importante es lo que declara y más importante es cómo fundamenta sus opiniones. No sé cuál sea su argumentación. Por mi parte, ser anti-intervencionista es equivalente a ver a dos pandilleros golpeando a una abuela para quitarle la cartera y mirar para otro lado. Sí, es cierto, a mí no me están agrediendo, pero sería absurdo quedarse de brazos cruzados cuando ves que lanzan cloro y gas sarín a niños.

Del post la idea que busco transmitir es que EEUU a medida que abandona el liderazgo internacional (en parte por su declive y decadencia natural) los espacios no los ocupan fuerzas locales equivalentes, sino poderes nefastos como Rusia, Irán, y en cierta medida, China. Ya tenemos a Evo Morales comprándole armas a Rusia, como menciono en el post, y EEUU no hace nada cuando se meten en su patio trasero, mientras que EEUU sí decide respetar el área de influencia rusa.

Volviendo al argumento libertario, que vi expresado por algunos en Twitter, no puedo aceptar que se cuestione la legitimidad en el empleo de la fuerza para defender a civiles no armados que son gaseados. Quizás esto te recuerde a algunos acontecimientos que ocurrieron por ahí en Polonia alrededor del año 1945.