lunes, 18 de mayo de 2009

Libres para drogarnos

"El problema de la actualidad no es tanto la democracia política como la combinación entre el orden y la libertad de las minorías. El problema exige un enfoque distinto del Puritanismo; exige más tolerancia y empatía, y menos fervor moral. La empatía nunca ha sido el punto fuerte de los Puritanos. No voy a decir nada sobre el más notorio triunfo del Puritanismo, llamado 'Prohibicionismo'. En cualquier caso, los oponentes del Prohibicionismo no pueden hacer de su oposición una cuestión de principios, ya que la mayoría de ellos de todos modos favorece la prohibición de la cocaína, la cual plantea exactamente el mismo problema de principios."
Lord Bertrand Russell, en El recrudecimiento del Puritanismo (1928)


Es imperativo despenalizar el consumo y venta de drogas


Barack Obama ha consumido drogas. George W Bush también, así como Bill Clinton. Cuando el líder del Partido Conservador inglés, David Cameron, reconoció sus experimentos con la marihuana, su popularidad subió. Ahora, el candidato Marco Enríquez-Ominami también ha admitido el haber probado drogas. Ninguno de ellos se merece ir a la cárcel, a pesar que su acto está penalizado en Chile, EEUU y el Reino Unido, así como en gran parte del mundo.

Por demasiado tiempo se nos ha hecho creer que el probar la droga convierte a una persona en adicta. Esto es, como sabemos, falso. Total y absolutamente falso. Ni Bush, ni Clinton, ni Obama, ni Cameron, ni Enríquez-Ominami son adictos. Son adultos funcionales como cualquiera. El argumento de que la droga lleva a la destrucción de la vida y a desear sustancias más fuertes es débil. Hay más adictos al chocolate, al rock, a la comida, al fútbol, al sexo, que a las drogas. A nadie se le ocurriría prohibir el chocolate, el rock, la comida, el fútbol o el sexo para evitar adicciones. ¿Cuál es el motivo para prohibir las drogas entonces? Aparentemente, los gobernantes lo hacen para protegernos, pero las guerras de narcos, las poblaciones sometidas al imperio de los barones de la droga (y no al imperio de la ley), la corrupción del poder judicial, los enormes recursos policiales destinados a evitar el contrabando, los niños que mueren en tiroteos entre bandas rivales, todo aquello y mucho más, sin olvidar países colapsados como México, Bolivia o Colombia (aparte de Afganistán), no justifica el mantener la prohibición actual. Este blog desde hace tiempo sostiene que el uso de drogas es una cuestión de libertad individidual, y que el consumo de alucinógenos por parte de adultos competentes es una acción que no admite penalización porque no hay daños a terceros.

El argumento político es aún más poderoso. ¿Dónde fijamos el límite al poder del Estado y el gobierno? ¿Debe el gobierno protegerme a mí de mí mismo? Desde luego que no. El gobierno debe actuar para evitar que unos dañen a otros. Por ello, la despenalización del consumo y venta de drogas sólo conllevará a que los recursos actuales se destinen a educar, a rotular las drogas, a controlar que no se vendan a menores, a reducir a los carteles y fortalecer el Estado de derecho, y a rehabilitar a los adictos (quienes han decidido por iniciativa personal consumirlas, y son ellos las únicas víctimas).

Por otro lado, se sabe que el desarrollo de Sillicon Vallley se debe en parte a la estimulación de la mente que generó en la juventud californiana el consumo de drogas, así como grandes artistas las han usado para inspirarse, en lo que podemos llamar "uso creativo de drogas".

Grandes pensadores anarquistas como Robert Anton Wilson o Bertrand Russell, aparte de teóricos liberales como Milton Friedman, han atacado de igual forma el prohibicionismo.

El gráfico a continuación muestra cómo ha caído el precio de las cocaína (fuente: The Economist) y su consigiente masificación, y el gráfico posterior muestra el consumo de cannabis en Europa (fuente: también The Economist). Al final, pueden ver una excelente entrevista a Milton Friedman (subtitulada en castellano) quien explica su oposición a la prohibición y su defensa de la libertad de drogas.



Entrevista de 1991 para el programa "America's Drug Forum" con el premio Nobel Milton Friedman sobre la inmoralidad e ilegalidad de la Guerra Contra las Drogas, y la necesidad de legalizarlas.


30 comentarios:

Flo dijo...

¿Qué harías con la venta de drogas a la salida de colegios o en otros lugares donde hay jóvenes que pueden estar sujetos a presión social? No olvidemos que el consumo de alcohol es legal y que a eso le debemos muchos lamentables accidentes...

Pablo dijo...

Las drogas ilegales, al igual que el alcohol o el tabaco, generan externalidades nefastas. Por eso estos últimos productos tienen restricciones e impuestos.
Creo que, al igual que el alcohol, en el caso de cualquier droga que se legalice, debería ser igual: legal, pero con impuestos relativamente altos, prohibición del consumo en la via pública, prohibición de venta a menores de edad y que también sea ilegal su venta cerca de establecimientos educacionales.

Externalidades, externalidades.. si el mercado perfecto existiese no necesitariamos tantas leyes.. pero en fin.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Concuerdo en cuanto a la liberalización de la venta y consumo de drogas. Considero que la venta en las salidas de los colegios es un problema de los padres y no de todos los que integramos la sociedad (¿cómo podría serlo?).
Sin embargo, sí me parece que sería riesgoso admitir que algún hombre drogado conduzca un automóvil, aunque tampoco me parece algo enteramente censurable.

Miguel A. dijo...

Estoy de acuerdo. Hay que liberalizar el mercado en su totalidad.

PD. Un hombre drogado conduciendo es distinto: no atento solo contra su vida, sino contra la libertad de los demás en la carretera, que no quieren pegarse una leche.

Flo dijo...

Cristián Mancilla: Tu respuesta no es suficientemente buena. Dudo que respondas lo mismo cuando tengas hijos en edad escolar. De hecho, lo irresponsable de tu respuesta me hace pensar en la alta probabilidad de que tus hijos manejen un auto sin pleno uso de sus facultades.
Por desgracia la respuesta de Pablo tampoco soluciona el problema; quita pero no impide. Todos sabemos que se venden alcohol y cigarros a menores a pesar de las leyes y que, cuanto más altos los impuestos, más mercado negro habrá.
¿Alguien quiere seguir el debate?

Aníbal dijo...

El artículo no es serio, no nos habla de la cantidad de muertes, de familias rotas, de pérdidas económicas de estados, personas, países, etc etc. Un artículo bastante alejado de la realidad, omite muchas cosas. La droga se debe combatir por todos los medios: penas duras a narcotraficante, fortaleciendo la familia, tolerancia cero al consumo en lugares públicos. Presentar a al adroga como algo idealizado es un grave error. En este país es uno de los problemas más graves que tenemos. Aunque la hayan probado personajes famosos no deja de ser un flagelo. Les invito a conversar con una familia en que uno de sus miembros haya tenido problemas con la droga, o con una persona que sea consumidor: les va a hablar del infierno que han vivido.

Anónimo dijo...

En esto hay una paradoja en cuanto a la libertad.

Concuerdo en que el consumo es una opción libre e individual, cada cual elige consumir o no.

Sin embargo, sabemos que en algunos casos, los sujetos pierden esa capacidad de ejercer su libertad y se vuelven dependientes de una sustancia, con todos las consecuencias que eso genera en otros.

¿Hasta qué punto es legítimo intervenir en esos casos?

FM

Chile Liberal dijo...

La droga a la salida de los colegios es un problema que, me parece, tiene mucho que ver con el lobby Conservador, que quiere hacernos creer que el país va derecho a la perdición social, que la juventud alcoholizada y drogadicta sólo practica el sexo a destajo. Todo esto es falso.

En mi artículo ya dejé claro que defiendo la libertad para usar drogas por parte de adultos competentes. Rechazo el uso de estupefacientes por parte de menores de edad u otros (enfermos mentales etc). Por ello, es mucho más fácil controlar la venta de alcohol a menores, porque quien lo haga arriesga costosas multas o la cancelación de su licencia para el expendio de alcoholes. Nada de esto es posible con los carteles de la droga, quienes en la clandestinidad, son imposibles de fiscalizar.

Tampoco es posible determinar qué drogas se están consumiendo, porque la ilegalidad no permite los rotulados y es posible que gente se drogue con productos altamente nocivos.

En cuanto a los niños, además, concuerdo con Cristian en que es la comunidad escolar y las familias las que deben educar y protegerse de las drogas. Del mismo modo que los centros de padres y profesores buscan protegerse de acosadores sexuales, o gente que vende alcohol, etc.

Me queda en todo caso la duda sobre el alcohol y la conducción. Manejar ebrio evidentemente pone en peligro la vida de terceros, acto que me parece total y absolutametne censurable.

En cuanto a los impuestos a las drogas, creo que deben fijarlos comisiones técnicas y no políticos. De modo de que el precio no termine por incentivar el mercado negro, como correctamente apunta Flo.

Aníbal, no es mi intención ni glorificar el consumo de drogas. Ignoro cómo infieres que mi artículo es poco serio. Al contrario, es porque las víctimas de las drogas deben ser los usuarios Y NO la sociedad entera, es que deben despenalizarse.

Mensaje para FM: en caso de los adictos, hay que saber por qué primero decidieron consumir alucinógenos. Así todo, eso es un tema de máxima preocupación para amigos y familiares del adicto, pero no por eso vamos a permitir que el poder coercitivo del Estado me prohíba, aunque sea por motivos benevolentes, el consumir una sustancia determinada siempre y cuando lo haga de manera informada y sin poner en riesgo a terceros. Eso no le corresponde al gobierno.

Por último, quiero decir que me parece francamente un escándalo que en Chile se prohíba incluso el autocultivo de cannabis. Está claro que si se despenaliza, los zares de la droga pierden clientes, y con ello se debilitan.

Aníbal dijo...

Chile liberal: Junto con saludarte, me gustaría dejar en claro algunos puntos:
-Es completamente falso que los efectos noscivos de la droga los sufre sólo quién consume.
No se puede desconocer de países que han estado en jaque (Colombia) por este problema.
- Hablo por las familias, que sufren un inmenso costo económico.
Hablo por las víctimas inocentes del tráfico de droga. En el fondo es la familia humana la que sufre con esto. Negarlo sería tapar el sol con un dedo.
Por otro lado, en ningún caso se puede comparar la venta de alimentos con la venta de droga. Aún cuando sea legal en un país, está siempre va a tener su componente oscuro y delictivo. (como se produjo, etc).
-La libertad no es excusa para la autodestrucción personal. No se puede -en nombre de la libertd- justificar algo que siempre estará mal.

Pablo D. dijo...

Para el último Anónimo.

El problema de Colombia con las drogas poco tiene que ver con el consumo, sino, como bien señala el artículo, con "las guerras de narcos, las poblaciones sometidas al imperio de los barones de la droga. la corrupción del poder judicial, los enormes recursos policiales destinados a evitar el contrabando, los niños que mueren en tiroteos entre bandas rivales, etc."

En el mismo sentido, el componente "oscuro y delictivo" que planteas desaparecería automáticamente con la legalización, pues la producción y distribución estarían a cargo de empresas privadas facilmente fiscalizables.

SergioA dijo...

Flo:
El microtraficante en los colegios desaparecería. Serían los propios niños que, estimulados por la publicidad, encontrarían boliches (a más de 200 mts. del colegio) donde comprarían la droga para consumirla y venderla a sus compañeros.


Chile Liberal:
¿se permitirá o se prohibiría la publicidad que promueva el consumo de drogas?

¿cómo se evitaría el aumento de muertes de inocentes producidas por conductores drogados?

en general, ¿cómo se trataría penalmente al que comete delito bajo el efecto de drogas?

Anónimo dijo...

Fui claro en decir que no estoy a favor de la prohibición.

Cuando consulto por la legitimidad de la intervención, no me refiero al momento de elegir o no en consumir, sino que apunto por ejemplo, a cómo establecer cuando consideramos que se está agrediendo a un tercero.

El tema es cómo implementamos un sistema que responda a las probables externalidades negativas que en ciertos casos podría generar el consumo (cuando se descontrola), como ausencia laboral reiterada, accidentes de diversa índole, robos dentro del propio hogar, violencia doméstica, irresponsabilidad paternal (tú mismo dices que el gobierno debe actuar para evitar que unos dañen a otros).

¿Desde qué momento, cuándo y hasta donde es legítima una intervención?

¿Se aplicarían los mismos criterios que al consumo de tabaco o habría otros más estrictos?

Buena pregunta en cuanto a la publicidad.

socióblogo dijo...

Aparte del debate propiamente político e ideológico sobre la libertad y sus límites, hay que considerar también los aspectos prácticos de cómo resultaría, concretamente, algo así.

Hay una experiencia reciente de despenalización de las drogas: Portugal el año 2001. Es una política mucho más liberal que la de Holanda, está basada en el enfoque de reducción de daños, probablemente es la política sobre drogas más "de avanzada" en el mundo y parece resultar bien. No fue una legalización radical, sólo que ahora el consumo ya no se persigue penalmente, sino que se toma como "falta administrativa" (que no sabría cómo traducir al sistema jurídico chileno).
Al parecer los resultados han sido buenos. No ha habido aumentos de consumo, no se creó un turismo de drogas, disminuyó la tasa de contagio de VIH por el uso de jeringas y las encuestas de opinión muestran que hay una mayoría que aprueba lo que se hizo.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Un conductor drogado no es necesariamente peligroso: hay drogas que nos hacen estar más activos y despiertos. De hecho, algunas personas necesitan consumir drogas para mantenerse saludables: así, por ejemplo, alguien que sufre de epilepsia sería incapaz de conducir un vehículo si no consumiera sus drogas farmacéuticas diariamente.
Podrán decirme que, en realidad, el problema está con las drogas no farmacéuticas y que son usadas como estupefacientes. Pero aquí tampoco estamos en un terreno tan seguro. Actualmente, la legislación chilena penaliza a los conductores que hayan bebido una cantidad mínima de alcohol (se habla de una copa de vino). Todos sabemos que quien ha bebido solamente una copa de vino conduce tan bien como quien no ha bebido ninguna, pero la ley establece que quien bebió será sancionado rigurosamente. Puede ocurrir algo similar con las drogas: es posible que alguien consuma una cantidad mínima y tome un vehículo para conducirlo. Seguramente este chofer no será un peligro para nadie, pero podría ser castigado si participa en un accidente y el examen médico revela que consumió algún tipo de droga. Y aquí me parece que está el punto efectivo sobre el cual se puede penalizar este consumo (cuando es verdaderamente relevante): el momento en el que alguien provoca un daño verificable sobre otros o los bienes de otros a causa del consumo de drogas (o alcohol o lo que sea).
En cuanto al consumo de los niños que menciona Flo, insistiré en decir que es responsabilidad de los padres si no son capaces de conseguir que sus hijos tengan el comportamiento que ellos desean. La sociedad (y los colegios tampoco) no tiene por qué asumir una responsabilidad que recae exclusivamente sobre aquellos que han engendrado a los niños: educar a los hijos en temas morales y afectivos es una tarea exclusiva de la familia y no puede ser delegada en nadie más (al menos no de manera obligatoria). Por lo tanto, no se puede pretender que haya leyes limitando las libertades de todos a causa de que los padres no cumplen con sus deberes en el hogar (!).
Sobre el asunto de los impuestos, que fue abandonado en cierto punto de la conversación, lo más racional sería aplicar el mismo impuesto que se aplica sobre cualquier producto, en virtud del derecho a la igualdad ante la ley. Asimismo, también debieran equilibrarse los impuestos que pesan sobre el tabaco y el alcohol actualmente.
Lo que dice Aníbal me parece casi escandaloso: "la libertad no es excusa para la autodestrucción personal". Parte del ejercicio de nuestra libertad está en la posibilidad de hacer lo que queramos con nuestro cuerpo. Esto no quiere decir que podamos dañar gratuitamente a otros, sino simplemente que cada uno es dueño de su propio cuerpo. Francamente, me parece mucho más censurable proponer que las personas no puedan disponer de su propio cuerpo (!).

Chile Liberal dijo...

@Cristian: OK, gracias por la aclaración sobre las drogas y la conducción de vehículos. La verdad pensaba que nos referíamos sobre drogas que disminuyen la capacidad de alerta.

Como sabemos, el consumo de cannabis produce tal sensación relajo que nadie conduciría un vehículo (ni menos llegaría a casa dando portazos para golpear a su mujer y sus hijos, o armar peleas callejeras). Considerando que la mayoría de los consumidores de droga prefiere sólo limitarse a la cannabis, de hecho, creo que tiene más sentido promover dicha droga que el alcohol.

Por ello, respondiendo a SergioA, la publicidad de drogas estaría sujeta a restricciones similares a la del alcohol: en TV en horario para adultos, y con restricciones a qué productos pueden auspiciar (desde luego, no pueden auspiciar productos para niños, o centros recreacionales como Fantasilandia etc).

Pablo dijo...

Encuentro muy idealista decir que son los padres los responsables de que sus hijos no se metan con la droga o el alcohol o todo esto y que el Estado debería desligarse de ese tema... eso está muy en la onda de la crítica social de algunos grupos conserva-liberales: Que la política social debe basarse en promover valores que le den "sentido social" al mercado, no en intervenir la economía... Entiendo que los padres deben inculcar valores y todo eso... encuentro que es lo ideal, pero me parece ingenuo confiar sólo en eso.

Si vamos a confiar en los valores de las personas para solucionar los fallos de mercado, mejor dediquemosnos a escribir utupías literarias.
Creo que, de momento, la mejor herramienta (o la menos mala) debería ser la legalización restringida que comenté en un comienzo: legal, pero con altos impuestos pigouvianos y regulación de los lugares de venta y publicidad.
No es liberal ni es una solución perfecta porque todos sabemos que mientras más se regule algo, más dificil se hace seguir su cumplimiento, pero me parece la solución más realista en comparación a "confiarle los valores a las familias", o en "dejar que el mercado fluya" y todos suframos por externalidades negativas de otros.

SergioA dijo...

¿Tendríamos publicidad de drogas en TV a partir de las 22 hrs?
Cuesta imaginar esos atractivos spots ideados por los creativos de las agencias para aumentar el consumo pero su poder es conocido, y con un producto más adictivo deberían tener más éxito que con las bebidas cola, el tabaco y el alcohol.

Carlos y Cristian postulan un mundo sólo para adultos, quien quiera tener hijos que los tenga encerrados e incomunicados.

Chile Liberal dijo...

@Pablo: "los padres deben inculcar valores y todo eso... encuentro que es lo ideal, pero me parece ingenuo confiar sólo en eso."Los padres son los primeros y prácticamente únicos responsables de la formación de sus hijos. Los que no sean aptos simplemente no deben tener hijos. Mientras sigamos teniendo colegialas pariendo como conejas no lograremos formar ni educar al país (menos aún salir de la pobreza). Que quede claro: anticonceptivos, aborto, píldora día después, y educación sexual tienen incidencia directa en la generación de capital humano y por ello consecuencias económicas.

Me atrevo a especular que la mayoría de los escolares que consume droga es porque sus padres nunca debieron haberlos tenido.

Otro tema, bastante diferente, es el consumo de drogas por parte de adultos competentes, que es a lo que me refería en el artículo.

Yo también creo en la legalización restringida, por lo que no veo en qué topamos. La publicidad de drogas debe ser restringida, los proveedores deben estar obligados a rotular sus productos, se debe advertir los efectos nocivos, debe haber restricción de horarios. El consumo debe estar circunscrito a lugares designados, o al consumo en el hogar.

@SegioA: "¿Tendríamos publicidad de drogas en TV a partir de las 22 hrs?"

Correcto

"Cuesta imaginar esos atractivos spots ideados por los creativos de las agencias para aumentar el consumo pero su poder es conocido, y con un producto más adictivo deberían tener más éxito que con las bebidas cola, el tabaco y el alcohol."

Por lo mismo la asociación profesional de publicistas debe acordar, libremente, un marco regulatorio, como por ejemplo advertir sobre los efectos nocivos (tal como ocurre en el tabaco). Debe existir un don Miguel en la propaganda de droga. Para que una transacción sea libre, ambas partes deben tener pleno acceso a los datos para evitar las temidas asimetrías de información. Si yo te vendo cocaína porque te va a hacer muy bien (como ocurría en EEUU antes de la Prohibición, incluso los médicos la recomendaban) te estoy estafando. Te debo decir: estas son las ventajas, y acá las desventajas. Si tú crees que los beneficios superan los costos, entonces es tu decisión y nadie puede prohibírtelo.

A mí en todo caso no me produce ningún escándalo el promover las drogas. Más escandaloso me produce la propaganda de chocolate, papas fritas, y hamburguesas McDonalds en horario de niños, a pesar que está archicomprobado que la comida chatarra es mucho más dañina que cualquier droga. No veo advertencia alguna. No voy a hablar sobre el auspicio de alcohol a equipos de fútbol.

Tarea para la casa. Respondan la siguiente pregunta, ¿qué es más factible: encontrar a alguien que se fumó un cigarrilo de cannabis y luego golpeó a su mujer, o a un sujeto que luego de una intensa ingesta de alcohol llega a casa y golpea a su mujer?

Ahora conteste esta pregunta: ¿qué está prohibido, el alcohol o la marihuana?

Otra pregunta: ¿qué es más factible: que un ebrio se intoxique y se ahogue en su propio vómito y muera, o que un sujeto se intoxqique por fumar demasiado pito y muera?

Vuelvan a preguntarse: ¿qué está prohibido, el alcohol o la marihuana?

Un saludo.

Pablo dijo...

ChileLiberal:

Creo que estamos de acuerdo en todas las preguntas que acabas de hacer; el tema no va por ahi.
El tema va en que las drogas, si bien son productos de uso personal, también son bienes que generan externalidades como conductas irresponsables por adicción o desinhibición.
Estoy de acuerdo en que "idealmente" esto debería ser un tema tratado por las familias y no por el Estado, pero también creo que limitarse a este recurso es equivalente a decir "que el Estado no intervenga en los monopolios naturales, confiemos en la formación valórica de los empresarios"... o sea, un absurdo práctico.

Si bien los valores son lo ideal, no podemos confiar en ellos en la realidad. Muchas veces hasta nuestros amigos nos traicionan, ¿una sociedad es capaz de vivir en libertad confiando en la formación valórica de 16 millones de perfectos desconocidos?; no lo creo.. de ahi que crea que la única respuesta viable a este tema de los fallos de mercado sea la regulación estatal.. el nivel de esta intervención, la forma de realizarse y fiscalizarse son tema de discusión, pero desregular totalmente el mercado de la droga me parece equivalente a liberalizar la política ambiental confiando en el buen juicio ecologico de los industriales: un absurdo.

Chile Liberal dijo...

Pero no me he referido a la desregulación del mercado de drogas. A lo que apunto es que la prohibición ha exacerbado el problema.

SergioA dijo...

Hay algo de inútil en la comparación de los efectos de la marihuana y el alcohol: no estás planeando reemplazar un consumo por otro, sino sumarlo. Y sumarlo al consumo de cocaína, crack, heroína, LSD, éxtasis...

Mario Abbagliati dijo...

Los argumentos de la despenalización del consumo de drogas como método para erradicar mafias me parece convincente. Sin embargo, para que realmente fuera positiva y efectiva tendría que tener lugar en un contexto de ciudadanos libres y responsables, el cual no es el caso del marco actual, que promueve la infantilización de la sociedad. Personalmente, antes de promover un paso así, desearía que otras medidas previas tuvieran lugar. Aún así, creo que ciertas drogas blandas se podrían despenalizar, aunque me gustaría ver estudios empíricos al respecto para tener un punto de vista más formado.


_______________________________

@Chile Liberal,

A mí en todo caso no me produce ningún escándalo el promover las drogas. Más escandaloso me produce la propaganda de chocolate, papas fritas, y hamburguesas McDonalds en horario de niños, a pesar que está archicomprobado que la comida chatarra es mucho más dañina que cualquier droga.Así que una Big Mac genera más adicción y es más dañina que el crack o la pasta base. ¿Podrías indicar algún estudio que fundamente tu posición? Espero que no sea Super Size Me. El próximo fin de semana, cuando mi hijo me pida papas fritas, le pasaré un gramo de coca. Me preocupo por su salud.

Mientras sigamos teniendo colegialas pariendo como conejas no lograremos formar ni educar al país (menos aún salir de la pobreza).Eres un poeta.

Me atrevo a especular que la mayoría de los escolares que consume droga es porque sus padres nunca debieron haberlos tenido.

Yo creo que uno de los factores que inciden en el consumo de drogas tiene que ver con problemas en la familia de origen. Sin embargo, también creo que hay una relación con una quiebra de valores. Posiblemente, como a menudo sucede, nos encontramos antes dilemas donde no hay una respuesta correcta. Un aumento de la permisividad de ciertos comportamientos incrementa la incertidumbre de los humanos, algo así como jugar un partido de fútbol sin reglas, donde todo vale. Pero, por otro lado, la idea de que un código moral me venga impuesto desde arriba tampoco me resulta atractivo.

Nuevamente, resultaría interesante leer estudios acerca de la incidencia del consumo de drogas en diferentes comunidades, y ver que rol juegan las condiciones socio-económicas, la cultura, los valores, la familia, la religión, etc. hace unos días viendo el noticiero de la BBC me encontré con la noticia que Irán tiene un serio problema de adicción a las drogas.
http://www.unwire.org/unwire/20000616/9387_story.asp

Mario Abbagliati dijo...

Por cierto, libres para drogarnos puede resultar ser un oximoron. Una cosa es que un adulto responsable se drogue para alterar su conciencia, y otra que uno al drogarse se convierta en esclavo de sus propias carencias.

Aníbal dijo...

Cristián Mancilla: No entiendo porqué te parece escandaloso lo que afirmo : La libertad no es excusa para la autodestrucción. Es obio, el cuerpo es un regalo que no nos pertenece, está prestado. Como tal, debemos cuidarlo. En nombre de la libertad se ha cometido el peor genocidio de la historia de la humanidad: el aborto. Pero es que no existe libertad para matar, no puedo justificar crímenes , genocidios en nombre de la libertad. La droga debe estar más que prohibida y se le debe combatir por todos los medios.

Vicente Olazaran dijo...

Al parecer este es un aspecto,en que al menos en este foro, parece haber consenso, al que también me sumo.
Sin embargo, hay un aspecto de orden práctico que me inquieta y valdría la pena discutir aqui:
¿Puede un país como Chile despenalizar las drogas unilateralmente?.
¿Que pasaría con la importación y exportación?.
¿Sería lógico penalizar a un exportador de drogas a USA por ejemplo, dado que no es una actividad ilegal?.

Chile Liberal dijo...

Vicente plantea algo muy interesante. Dudo que un exportador chileno pueda abrir su negocio a EEUU desde Chile, ni importar desde el extranjero ya que se delatarían a sí mismos. La solución será sólo el comercio local, y además despenalizar el autocultivo de marihuana, actualmente penalizado, sin duda el aspecto más estúpido de la Prohibición actual es el castigo al autocultivo (con más autocultivo se edbilita a los carteles de droga).

Interesante tema, además, es determinar si Chile se convertiría en un pasadizo de drogas entre lugares donde existe el prohibicionismo.

Anónimo dijo...

Las drogas no necesitan publicidad.
No deberian venderse a menores de edad.
El autocultivo de marihuana debiese despenalizarse.

Luego de la legalizacion-normalizacion (o como se llame), de las drogas, los dineros que antes se destinaban a represion y persecucion de narcos, mas los impuestos sobre la venta de drogas debiesen dirijirse a cubrir as externalidades negativas, incluyendo el abastecimiento de drogas a adictos (heroina, pasta base), dentro de planes de desintoxicacion, y campañas de informacion y reduccion de riesgos.

Chile Liberal dijo...

De acuerdo. Es mucho más fácil fiscalizar la venta de droga a menores de edad en locales establecidos y en un marco de derecho, que en la clandestinidad.

Anónimo dijo...

ASESINOS A SUELDO PROFESIONALES "NO ES BROMA" MATONES, SICARIOS PROFESIONALES A SU SERVICIO SI ALGUIEN LE ATORMENTA DEJELO EN NUESTRAS MANOS, ELIMINACION O DESAPARICION, ABSOLUTA RESERVA Y EFICACIA TOTAL,TRABAJOS EN SUDAMERICA Y ESPAÑA "NO SE ENSUCIE LAS MANOS NOSOTROS LO HACEMOS POR USTED" CONTACTENOS EN LOSPAISAS2009@HOTMAIL.COM

Anónimo dijo...

ASESINO A SUELDO PROFESIONAL COLOMBIANO A SU SERVICIO, SI NECESITA QUITAR DEL CAMINO A ALGUIEN CUENTE CONMIGO, RAPIDO DISCRETO Y DEFINITIVO OPERANDO DESDE COLOMBIA PARA TODA SUDAMERICA Y ESPAÑA ABSOLUTA RESERVA Y EFICACIA TOTAL. CONTACTEME EN EL_ALACRAN_38@HOTMAIL.COM