viernes, 20 de agosto de 2010

Renace el Liberal

Hace varios años participé en unos grupos de conversación que organizaba Álvaro Bardón. Surgió en un momento la idea de formar un partido político, idea que al final no vio la luz. En estas charlas se planteó la necesidad de salir a la calle, de presentar el liberalismo a la sociedad amplia y abandonar el enclaustramiento elegante y cómodo en que todos asienten con la cabeza ante la monótona repetición de principios archi-sabidos por unos pocos, pero desconocidos —o estrafalarios— para los muchos. Lo que vuestro humilde servidor propuso en aquel momento fue maximizar las posibilidades de la Internet. Fue ahí cuando surgió Chile Liberal. Empezaron, además, a abrirse muchos otros. Entramos en Facebook y en Twitter, y nos encontramos con muchos que comparten nuestra filosofía. La idea ha ido ganando fuerza y no dejo de emocionarme al declarar que el liberalismo ha vuelto, y este vez se viene con tutti.

Un grupo de jóvenes liberales ahora ha tomado la batuta y han organizado un encuentro en que se ha lanzado Red Liberal y, qué quieren que les diga, el éxito ha sido total. Jorge, uno de los coordinadores, nos cuenta de su puño y letra los detalles de esta noche fantástica, que esperamos sea la primera de muchas otras....


«El regreso del liberal»
Por Jorge Schiappacasse

Fue en el bar «The Clinic» donde se puso en marcha esta idea que partió con un tweet. Más de cien personas fueron las que llegaron para presenciar el lanzamiento de «Red Liberal»: este proyecto político/on–line que trata de convertirse en actor político y casa de los liberales. El lanzamiento logró lo que pocas veces es posible: que todos los estratos que forman la política se junten. Encontramos académicos, politicos y tecnócratas liberales; gente de Santiago y de regiones; liberales que provenían de izquierda y de derecha; gente de los medios de comunicación que se atrevió, como pocas veces se ve, a mostrar sus preferencias políticas.

El evento estuvo atiborrado de simbolismos, partiendo por nuestro logo: un quiltro chileno, el cual elegimos por ser el animal que representa lo que queremos de este liberalismo a la chilena. Un liberalismo de la calle, con zapatillas, que usa el Transantiago y que se mueve libremente por la sociedad; que le mueve la cola a quien él quiere, sin amo ni maestro, y que —a diferencia del cóndor, símbolo de ese neo–liberalismo conservador—, no vive apartadamente en las alturas, lejos de la realidad, ni mirando a los demás como si fueran súbditos de su reino, sino que lo hace entre pares, entre iguales, disfrutando de la misma libertad que cualquier otro perro callejero.

Tras la presentación del logo y la repartición de las chapitas, vino el momento de los discursos. El primer salvo lo disparó Óscar Godoy quien, cual maestro Yoda, tomó la palabra en su estilo propio y se paseó por la filosofía liberal para terminar con una arenga a los presentes para que tomen vocación de poder y pro–actividad en pos de lo que él y otros liberales no pudieron consolidar en los primeros veinte años de democracia: aunar a todos los liberales en un solo actor. Con este discurso, la tarea fue entregada a una nueva generación, a un nuevo grupo de liberales. Éste es —quizás—, uno de los símbolos más potentes, puesto que el traspaso voluntario significó una solicitud de renovación.

Después prosiguió Cristóbal Bellolio, el «Padawan» liberal, quien tomó la palabra y empezó a mostrarnos qué es lo que debemos esperar de «Red Liberal»: ser un movimiento que apelará a la igual libertad en la sociedad y en el mercado y que, como misión en el corto plazo, intentará transformarse en un actor reconocible para que cuando alguien pregunte "dónde están los liberales" todos señalen hacia este quiltro chileno.

Tras los discursos, la presentación de la página web y la explicación sobre el funcionamiento de «Red Liberal», se hizo presente la chilenidad: la empanada y el vino tinto, también símbolos de que esta generación liberal es irreverente, se toma los cánones intocados y se atreve, en el bar «The Clinic», a ocupar las mismas frases que Allende para describir un movimiento que rechaza la lucha de clases.

Con la empandada y el vino tinto empezó el cotorreo, la discusión entre cada liberal e invitado, en que los más jóvenes discutían qué será de «Red Liberal» y los más viejos recordaban sus intentos y cuántas veces esperaron por repetir prontamente ese momento. ¿Cuál momento? Aquel en el que la gente reunida salga con la esperanza de que algo estará naciendo, salga con la ilusión de que las ideas de la libertad individual serán nuevamente banderas de un actor; aquel momento en el que el ideario de los pipiolos, de los liberales como Balmaceda, Lastarria y Bilbao, volverán a ser situados como principal grito; aquel momento en el cual se marchará tras la búsqueda de «una nueva esperanza» y, dado que «los conservadores contraatacan», se pueda presenciar «el retorno del liberal».

5 comentarios:

Flo dijo...

hear, hear!

zoidzilla dijo...

Bellolio; ex partidarios de Marco Enríquez Ominami; "bacheletistas" y "piñeristas"; el ex jefe del segundo piso de Bachelet; el coordinador joven de la campaña de Eduardo Frei; los cientistas políticos Oscar Godoy y Patricio Navia; la diputada RN Karla Rubilar, etc.


Menuda fauna liberal... faltan los okupas, Arrate y sus boys, Auth, Tohá, etc.

Ignacio Burges dijo...

Bueno hay algunos que admiran y se juntan con partidarios del apartheid y Pinochet, defienden la Iglesia catolica(cuyo magisterio ordinario y extraordinario siempre ha condenado el liberalismo), y se autodenominan, con una cara de diamante industrial, "liberales".

Javier Bazán dijo...

No sé quien dijo en mi blog que Bilbao era seguidor del utopismo francés, ¿dónde está lo liberal?

A Óscar Godoy lo encuentro un cientista político mediocre como la mayoría de las personas que trabajan en el CEP. Primero, porque le hacen la vista gorda a los abusos de poder en la justicia, no defienden la igualdad ante ley, la prescripción, la cosa juzgada y no condena la prevaricación de los jueces. Segundo, Óscar Godoy han permitido que la izquierda tergiverce la historia. Y por último, lo que desacredita a Godoy es haber aceptado ser parte de la directorio del Museo de la Memoria. En fin, 'un tonto inútil' de la izquierda.

Un bloguero que antes participaba nos contó que Bellolio en un principio era gremialista, luego formó su grupo de independientes pero que eran por la Concertación.

Álvaro Bardón se debe estar revolcándose en la tumba al ver que los llamados liberales son partidarios del royalty. Él siempre se opuso.

En otros países los conservadores y los liberales son aliados, y su adversario es la izquierda. Aquí los así llamados liberales creen que el electorado es tan tonto, que no se dan cuenta que ellos asumen las banderas del progresismo, por ejemplo, la 'patrulla juvenil' de los noventa que ahora es reemplzada por Rubilar su homenaje a Allende, los Mockeberg, Hinzpeter, el diputado Godoy y el senador Chahuán, quien para no debatir no la izquierda sobre la UP o el totalitarismo y el GM, dice algo tan estúpido 'que él tenía cinco años para el 11 y que no participó en el plebiscito'.

Pablo dijo...

Red Liberal está recién partiendo, asi que me parece acelerado andar haciendo declaraciones sobre lo que son o lo que no son, cuando aún ni siquiera tiene "militancia" formal.

En cualquier caso, debería aceptarse que hablar de liberalismo es hablar de algo que académicamente es muy amplio y que no es exclusivo ni de libertarios ni de progresistas. Afortunadamente, de las veces que me he reunido con la gente de red liberal he visto algo de esa diversidad del mundo liberal y veo que las relaciones, de momento, son buenas.