domingo, 15 de agosto de 2010

No seamos así

"De esto deriva la importancia de que los y las adolescentes comprendan que su vida sexual debe postergarse hasta el matrimonio, pues asumir esta responsabilidad cuando no se está preparado para ello, acarrea consecuencias poco placenteras para los involucrados. Los embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual, el SIDA, los abortos y sus secuelas se encuentran a la orden del día"
- Documento oficial del gobierno de Chile (ver fuente)

Los conservadores sociales tienden a errar en sus objetivos. El sexo pre-matrimonial es una de las principales preocupaciones de algunos oficiales de gobierno, quienes creen que la llegada al poder de su sector es sinónimo de carte blanche para pontificar sobre sexualidad. Este gobierno fue elegido para retomar el crecimiento, cambiar de caras en el gobierno y continuar la senda democrática. Los principios morales mejor que se publiquen en Infocatólica, y no en textos oficiales.

Si alguien quiere promover la reducción en actividad sexual, entonces debiesen reproducir las declaraciones de la artista norteamericana Lady Gaga, quien ha afirmado que no mantiene relaciones sexuales porque siente que pierde creatividad por la vagina. Más eficaz, para los conservadores, no es tanto la Virgen María sino Lady Gaga, claro está

El principal desafío que enfrentamos hoy no es la sexualidad prematura, sino la formación y la preparación sicológica para la actividad sexual, para que ésta sea disfrutada como debe ser. De hecho, es la falta de sexo lo que debe preocuparnos. Hace un tiempo un reportaje en Chilevisión mostraba como muchas parejas mantenían relaciones sexuales apenas una vez al mes. Otras cada seis meses, y otras nunca. De hecho, En Europa, el 72% de los varones prefiere el fútbol antes que el sexo (ver fuente).

Creo que el factor subyacente de la gran insatisfacción que se vive hoy en día es que a los hombres nunca se nos enseñó a tratar a una mujer, y más aún en el continente de los machotes, se ha extendido la idea de que la mujer que abiertamente busque su satisfacción es una puta. Curiosamente, es muy bueno esto de ser puta, pero siempre y cuando la puta no sea la esposa. Es en esta escisión en que irrumpen las dramáticas cifras de, por ejemplo, altísmos porcentajes de mujeres anorgásmicas o frígidas. Súmenle la demonización de la píldora anticonceptiva (de emergencia o regular), la adoración a la virgen Santa y el respeto a los onanistas de sotana, más la ridícula educación sexual en la infancia, para entender la deformación sexual en la que vivimos hoy.

Este sitio desde luego que no enseña qué es lo que hay que hacer (¡cómo podríamos!), pero al menos, si hacemos un llamado a la reflexión. Quizás sí nos sirva saber qué es lo que no hay que hacer, y el siguiente video no puede ser más claro. Mi única nota al pie sería: chucha, no seamos brutos wn.

6 comentarios:

luigichido dijo...

¿Es que no Lady Gaga tiene pene?

Se dice que es un hermafrodita.

Un Mono Mas dijo...

acuerdo en algunos puntos de su texto, en otros sencillamente deja de quejarte nerd, mamón!...

el video, sencillamente patético!

puta viejo, pa la proxima le envio un texto manual explicativo. por hoy, un das lástima wn.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

El texto citado adolece del mismo problema que el escrito por ti: utiliza argumentos efectistas y se pasa por alto los derechos fundamentales de las personas. Si la iniciación de la actividad sexual implica efectos positivos o negativos debiera darnos lo mismo ante el hecho de que, como citas constantemente, "sobre sí mismo, sobre su conciencia y su cuerpo, el individuo es soberano". Claro: todas las personas tienen el derecho a la libertad (si bien no todas las libertades están disponibles plenamente sino hasta los cuarenta años en nuestro país) y esto implica la libertad de tener sexo desde que se obtiene la madurez sexual para hacerlo y la madurez mental para consentirlo. Si, a causa de esto, ocurre algo bueno, bienvenido sea; si ocurre algo malo, lo asumimos y tratamos de enmendarlo sin afectar el derecho desde el cual se originó la consecuencia adversa. Porque, en efecto, yo puedo contraer sífilis si mantengo relaciones sexuales desprotegidas, pero esto no quiere decir que puedan prohibirme que siga manteniendo relaciones sexuales en el futuro. Un argumento efectista estaría de acuerdo con esta absurda medida. ¿Por qué? Porque, como todo argumento efectista, se preocupa solamente del resultado y no de los elementos fundamentales: solo persigue conseguir lo bueno y evitar lo malo, sacrificando de paso lo que es verdaderamente fundamental. No censuraré aquel argumento efectista que respalda algún derecho elemental de las personas; pero sí dudaré de él y de cualquier otro, porque su intención no es tanto defender los aspectos básicos de la democracia y la sociedad civil cuanto conseguir condiciones más propicias y menos adversas incluso a costa de lo más elemental de nuestro ordenamiento político y jurídico.
Argumentemos seriamente, por favor.

Chile Liberal dijo...

@Mono: no era humor para rotos el video

@Cristian: dos alcances a lo que dices, primero, esto es falso:

"en efecto, yo puedo contraer sífilis si mantengo relaciones sexuales desprotegidas"

No. La sífilis y cualquier otra enfermedad de transmisión sexual no se contagia por el sexo sin protección, sino por el sexo sin protección con alguien contagiado.

Considerando la bajísima incidencia de la sífilis, la gonorrea, o incluso el VIH (apenas 0.3%, segúnCIA Factbook), las posibilidades de contraer enfermedades son bajísimas para la vasta mayoría de la población.

No obstante, los conservadores han triunfado en mantener a todo el mundo bajo el absoluto pánico a estas enfermedades.

Segundo, en cuanto al "efectismo", el carácter consecuencialista de mi postura, como sabes varias veces me he calificado mi corriente de pensamiento como libertarianismo consecuencialista, opuesto al libertarianismo deontológico que algunos a veces en este blog proponen. La verdad es que el "efectismo" al que te refieres es un importante componente de lo que postulo.

Flo dijo...

Avanzamos pa atrás, como quien dijera.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Mmm...

Entonces, eso que llamas "consecuencialismo" respaldaría la detención por sospecha porque esta política pública tiene el efecto de disminuir la delincuencia a pesar de que atente contra el derecho fundamental de las personas a un debido proceso.
Piénsalo bien: el consecuencialismo es más amigo de socilaistas y conservadores que de los liberales. Puesto que así es como ellos pretenden limitar todas las libertades individuales: invocando los efectos positivos que pretenden conseguir y los efectos negativos que pretenden evitar.