sábado, 30 de junio de 2012

El factor Velasco

Andrés Velasco no dejó a nadie indiferente 

En el capítulo pasado de Tolerancia Cero, el ex ministro de Finanzas de Bachelet y ahora precandidato presidencial remeció a la clase opinante chilena al tocar un tema tabú: a la hora de nombrar cargos de gobierno, priman los favores y las lealtades personales. 

A esto le llamamos clientelismo político, que Wikipedia define como el intercambio extraoficial de favores, en el cual los titulares de cargos políticos regulan la concesión de prestaciones, obtenidas a través de su función pública o de contactos relacionados con ella, a cambio de apoyo electoral

La historia que narró el ex catedrático de Harvard fue breve pero contundente. Antes de asumir como ministro, el senador Girardi le dice que tiene una lista de gente para ocupar cargos en Hacienda. Velasco le contestó que debían postular. Girardi, furioso, le prometió que en el Senado no votaría por ninguno de sus proyectos, como así demuestra el prontuario de votaciones del oscuro senador. 

¿Es esta la forma que queremos administrar las cuestiones de Estado? No, por supuesto que no. ¿Es el clientelismo un fenómeno de larga data del cual nadie —hasta ahora— se había atrevido a siquiera mencionar? Sí, lo que es patético. ¿Fue el clientelismo y todas estas malas prácticas lo que derrumbó a la Concertación? Como sabemos, sí. 

"Si son buenos, que postulen" / "¿Ah sí? Así nos vamos entonces"

Michelle Bachelet culminó su gobierno con una alta popularidad. La gestión económica de su mandato también fue elogiada por la ciudadanía. Piñera ganó porque todo lo podrido de la Concertación ya no daba para más. Los políticos y los pañales deben cambiarse con regularidad, y por las mismas razones. 

La respuesta del actual Presidente fue el "gabinete de excelencia", que básicamente era gente destacada del mundo privado que implantaría una "nueva forma de gobernar", antítesis de los telefonazos de los caciques en las tiendas partidistas designando a dedo a sus compadres. El Presidente Piñera, depositario él de la voluntad del electorado, elegiría su gabinete conforme a su propio criterio, sin interferencia de operadores políticos. 

Esta situación fue anatema para los políticos de derecha, en particular la ultraconservadora UDI, quienes no aguantaron esta "nueva forma de gobernar" y mediante feroces amenazas e intentos de boicoteo, además de escándalos públicos, lograron diezmar la "excelencia" y llegaron bailando ricachá a La Moneda, para ahora ellos gozar de los beneficios que antes sólo fueron privilegio de la Concerta.

Andrés Velasco ha remecido el terreno político al poner el dedo en la llaga, ya que el clientelismo es el elefante en la habitación, el problema que incluso Ricardo Lagos ha reconocido como un lastre que también lo afectó en su momento. 

No más clientelismo, please
Un país logra progresar cuando se institucionaliza, cuando es bien gobernado, cuando es regido por leyes e instituciones que garanticen que cada cual no sufra la arbitrariedad de sus pares o del gobernante; cuando cada ciudadano puede gozar del fruto de su trabajo sin que sea confiscado por el Estado, cuando la integridad y la seguridad están garantizadas, cuando se respeta por sobre todo el derecho a propiedad. 

Es imposible lograr lo anterior cuando el Estado es administrado por un gobierno clientelista. Baste ver cómo Argentina es gobernada para darse cuenta de lo nefasto de este vicio político, antesala de la corrupción. 

¿Le conviene políticamente a Velasco esta disputa con Girardi? A corto plazo, no. Ha ruborizado a sus ex camaradas y ex compañeros de trabajo en el gabinete de Bachelet. Con toda seguridad ha molestado incluso a la ex presidenta y su entorno. Velasco dejó al descubierto las rencillas al interior de la Concertación (la Alianza sólo puede admirar cómo la Concertación mantuvo el orden a pesar de sus enormes conflictos). 

Pero Velasco sólo podrá acceder a la presidencia si logra el apoyo de la maquinaria partidista de la Concertación, y estas querellas sólo lo perjudican. Por ahora. 

A mediano plazo, se beneficiará. La Concertación necesita estos remezones para por fin entender por qué se fue a la cresta. No fue el neoliberalismo de Velasco. Fueron las malas prácticas de sus dirigentes, que acabaron como meros cacicazgos que degeneraron en el engolosinamiento con el poder. La ausencia de un proyecto republicano, y el conformarse con el puestito y cómo mantenerlo, fueron casi lo único que aglutinaba a la Concertación. 

Tus tareas
Andrés Velasco tiene un norme desafío por delante, y es el de mostrarle al país que el vilipendiado "modelo chileno" no es una mera herencia de Pinochet administrada por los políticos de la Concertación, como afirmó el payaso que dirige la Confech. 

Velasco es el mejor capacitado de la Concertación, o lo que queda de ella, para explicarle a la ciudadanía que Chile ha progresado enormemente gracias a todo lo que se viene construyendo desde el 11 de marzo de 1990, que muy poco tiene que ver con el capitalismo clientelista de Pinochet (crony capitalism, se llama). 

El modelo chileno, que hace a esos marchantes pendejos rasgar vestiduras, ha hecho que el sistema educacional chileno sea el mejor de la región, y que cuatro de las diez mejores universidades sean chilenas, a pesar que Chile es un país relativamente pequeño. ¿Es esto un fracaso? Difícilmente. Además, hemos reducido la pobreza como nunca antes. Los chilenos hoy son más prósperos que jamás antes en la historia del país. Chile está en los primeros lugares de prácticamente todos los índices que cuentan. Pero el país necesita seguir avanzando. 

Urgentemente necesitamos reformas políticas, como eliminar el binominal, algo que Velasco puede lograr sólo si une a la Concertación para derrotar a los zánganos sobrerepresentados de la UDI que se benefician del espurio sistema. Urgentemente necesitamos reformas sociales, como terminar con la discriminación y apoyar el matrimonio homosexual, algo en lo que Piñera sólo avanzó tímidamente. Urgentemente necesitamos acortar la brecha social, lo cual felizmente Velasco ya analizó en profundidad y ha sido el único en dar en el clavo (hablaremos de esto en un próximo post). 

Y ahora, más encima, Velasco debe empezar a luchar contra el populismo y las prácticas clientelistas arraigadas en la coalición que debiese apoyarlo, y desafiar a los que quieren seguir barriendo la mugre bajo la alfombra. 

En esta arremetida, Velasco nos reveló nuevamente un carácter iconoclasta. Debe seguir así hasta lograr el liderazgo que se merece en la Concertación. Estaremos aquí para apoyarlo.

13 comentarios:

Cecilia Peña dijo...

Carlos, hace unos días atrás estuve viendo por la tele una entrevista a Sergio Melnick, conspicuo pinochetista y acérrimo detractor de Velasco, diciendo que fue el peor ministro de la Concertación por lejos y que había gastado más que país en guerra, que mentía y distorsionaba las cifras y que bajo su dirección el país creció sólo en un 2% y algo. También dijo que su candidatura era un chiste y que no tenía ninguna posibilidad de nada. Nunca antes escuché tal grado de inquina en contra de un economista, y a pito de nada. Incluso el anfitrión del programa, Vasco Moulián, quedó sorprendido por la odiosidad mostrada por el guatón comentarista, te pregunto: ¿por qué Velasco despierta tal grado de antipatía en tipos como Melnick?, ¿acaso les "pega en los cachos"?


Cecilia Peña

Anónimo dijo...

Nuevamente fuera de tema.

Mis disculpas.

Pero creo haber leido que algunos de los opinantes en este blog lo hacen desde México (UNAM), país con el que me encuentro ligado.
Me interesaria conocer opiniones respecto a las recientes elecciones que traen de vuelta al viejo partido del eterno populismo y corrupcion.

JFE

Anónimo dijo...

El problema aquí en México es que no son sólo los partidos los que están fallando José. Existe un consenso ciudadano en la idea de que México es un estado fallido desde hace rato.


Felipe Cruz
UNAM

Anónimo dijo...

Felipe

Me cuesta trabajo pensar que un país que me albergó varios años de niño, que después facilito mi salida de Chile y del que guardo mucho gratos (y unos cuantos ingratos) recuerdos no merece un mejor gobierno que regresar (o más bien continuar) con los que algunos catalogaban como la “dictadura perfecta”.

Saludos
JFE

Cecilia Peña dijo...

@Felipe

Hay algo raro en esos últimos posteos de Fregoso, algo que no calza. José no se despide con "saludos" ni nada por el estilo. Sospecho que el "amiguín" está suplantando a José Fregoso con la clara intención de "trollear", así que mucho cuidado. Una vez ya dije que el "amiguín" es lo suficientemente desalmado y deshonesto como para hacerse pasar por otras personas. Mi intuición me pone los pelos de punta.

Ojo al charqui, mucho ojo.

Cecilia Peña

Anónimo dijo...

No Cecilia en efecto soy yo, y mi inquietud es simplemente que mi vida, como la de mi padre han estado marcadas en varias etapas por acontecimientos y sucesos en ese país del que repito guardo gratos e ingratos recuerdos que crei superados y me interesa saber lo que piensan los que viven ahí sobre el retorno de los dinosauros desde (asumo aunque no lo sé) la perspectiva de extranjeros residentes de ese país.

Dudo mucho que Crispín se pudiera interesar en un país que cometió la “herejía” de romper relaciones con su dictador favorito y últimamente, aunque solo en la ciudad capital, el pecado capital de despenalizar el aborto y permitirle a las parejas homosexuales ejercer sus derechos.

JFE

Cecilia Peña dijo...

@José

Mis más sinceras disculpas si te causé algún grado de incomodidad al mostrarme recelosa sobre tu identidad en relación a tus últimos comentarios en esta entrada. Luego de las aparatosas y muy torpes intervenciones de “Crispín” disfrazado como la intrigada dupla de “Benito Juárez” y “Ricardo Vidal” aquí en Chile Liberal tratando de vender la pomá como simples y aplicados “averiguadores” de la historia reciente de Chile, francamente una se queda con la bala pasada respecto a los opinantes que no aparecen registrados con un nombre o apodo. En mis recientes posteos del Mercurio (ojalá sean los últimos) yo incluso deslicé la alta probabilidad de que “Crispín” suplante derechamente a cualquiera de los que aquí participamos y aparezca sembrando la confusión allá en el Mercurio, como un acto de venganza; es decir, haciéndose pasar por aquellos que, al parecer, no están inscritos en ese blog puesto que no han aparecido usando los nombres de Ignacio Burges, Ambrosio Puerta y Ombligo o Felipe Cruz. Respecto a Carlos no sabría decir, no he leído posteos suyos en el Mercurio así que no tengo idea. Así pues, “Crispín”no podría suplantarme pues ya estoy inscrita allá, pero los arriba nombrados podrían ser un blanco fácil para el “amiguín”. Como tú no estás inscrito acá, me entró la sospecha cuando inquiriste la opinión de Felipe, a quien conozco y sé que estudió en la UNAM y vive en México, respecto al reciente triunfo del PRI en las elecciones. Cuando mencionaste tus “gratos e ingratos” recuerdos de juventud o infancia (según sea el caso) en México, me pareció estar leyendo al “amiguín” cuando echaba a rodar sus tétricos relatos de metralletas en sacos de azúcar y “lista negras” que tanto se esforzó por hacer lucir como muy creíbles. También sentí extrañeza por la frase final “saludos” que pusiste en tu penúltimo posteo, muy similar al consabido “saludo cordial” del “amiguín” y una de sus frases más socorridas. Fue un súbito pensamiento que cruzó por mi mente, solo eso. Te reitero mis disculpas y mi cariñosa sugerencia, y por qué no decirlo invitación, para que te inscribas formalmente en este blog para así no despertar ninguna suspicacia de aquí en adelante. Idéntica invitación le hago desde aquí a Felipe, si a ambos les parece razonable. Como no opinas muy seguido aquí probablemente consideres la inscripción como un trámite algo molesto e innecesario, depende de cada cual, pero ayuda a identificar con mayor precisión.

En todo lo demás te hallo mucha razón, “Crispín” no maneja un ejército de neuronas muy
disciplinado que digamos como para sostener un debate de mediana profunda sobre política doméstica de ningún país de este planeta.


Cecilia Peña

Chile Liberal dijo...

@Cecilia: los comentarios del adiposo colaboracionista de Pinochet tienen algo de asidero, no obstante desbarra por completo.

Cierto que con Velasco el país creció poco, y el país gastó mucho.

Pero esto es porque la Concertación aprendió la lección. Recordemos que Chile sufrió en la segunda mitad de la década 90 la llamada "Crisis Asiática". Eduardo Frei siempre se jactó de que bajo su presidencia el país no se endeudó. Craso error.

El país no se endeudó pero la herencia de la Crisis fue un largo periodo de crecimiento exangüe. Fue entonces cuando captaron el principio de una política económica anticíclica. Entonces empezaron a ahorrar los excedentes, esperando la próxima fase contractiva del ciclo.

Cuando esto ya se puso en marcha, recordemos que el país entero se fue a huelga contra M. Bachelet. Velasco no cedió y la popularidad del gobierno se desplomó. Cuando llegó la nueva crisis, el país echó mano a parte de los excedentes y aplicó una política keynesiana de gasto.

¿Resultado? Piñera cosechó los logros y la fase expansiva ha sido fuerte. Lamentablemente, los excedentes se han gastado.

Por eso el país terminó en parte endeudado, era parte del plan de estímulo.

El obeso barbudo mañosamente falla en explicar que el endeudamiento de Chile fue cíclico y no estructural.

¿Por qué la animadversión del fofo pinochetista? Porque sabe que Velasco es incontrarrestable para cualquier derechista ya que los deja al descubierto como lo que son: conservadores de la cepa más rancia, disfrazándose de liberales.

Velasco es un lujo de candidato y será un mejor presidente. El problema es si la Concertación lo ungirá o no como su abanderado.

Anónimo dijo...

Velasco me parece sólido en lo económico. y nada adicto a la parafernalia partidista, incluso alérgico a las componendas tan típicas de la militancia.

Y a propósito de parásitos blogueros, ¿supieron la última, el sr Muñoz no escarmienta ni
se da por aludido pese a todos los chascarros y humillaciones que ha tenido que enfrentar últimamente; ahora resulta que se buscó un nuevo “personaje” para seguir engañando a sus contradictores en los blogs del Mercurio: “Eduardo Vásquez S.” se hace llamar ahora el perla, (sospecho que el sr. Fregoso ya se dio cuenta de ello) amén de su ya habitual “juan jaramillo pastenes” y su casa matriz: “Cristián Muñoz Pobrete”. Y como es y seguirá siendo un estúpido de estatura olímpica, además de descarado y cínico, ya no se toma la molestia de disimular su ya habituales argumentos circulares en defensa del dictador y su nefasto régimen, simplemente los despacha a destajo sin importarle que guarden semejanza entre sí y alguien lo descubra. Entre las réplicas a la carta del filósofo Víctor Farías, aparece varios posteos de “Mr Vásquez” defecando la misma prédica “crispinesca” de costumbre, incluidas sus ya clásicas “hipótesis 100% objetivas” que tanta risa inspiraron. Examinen con calma el posteo Nº 100 y se darán cuenta de lo que digo. Vuelve a decir que gracias a la dictadura de Pinochet nos libramos de algo mucho, mucho peor aún, todo ello convenientemente sazonado con toneladas de signos de exclamación y alharaca a manos llenas, en su muy canónico estilo.

para muestra un botón:

“Con todo respeto expongo esta hipótesis, ya que toda persona bien informada sabe a lo que se arriba con un totalitarismo marxista, en los que sus opositores sufren y han sufrido rigores impropios de seres humanos cuando se entronizan en algún país, y siempre por la fuerza de las armas castigando a todo conato de oposición extirpándolo de raíz...”

y otro botón:

“Y por favor, que no se entienda que estoy justificando atropellos ni tropelías..., ya que es solamente un parangón y un alcance de acuerdo a lo que es históricamente reconocido y que sucede hoy, y que siempre ha sucedido sin alteración alguna, en los regímenes que impera la Revolución del Proletariado..., que de proletarios no tienen nada...”

y el broche de oro:

“Es la moral de los zurdos empedernidos en que se sienten victimizadas ante un trato similar al que ellos históricamente han entregado a la humanidad..., ¡y todo lo que miran o hacen, es a través del caleidoscopio rojo...!!!”


aquí está el link: http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2012/06/29/museo-de-la-memoria-6.asp


Y como si esto fuera apenas un aperitivo ahora apareció súbitamente un tal “Cristian Muñoz G” en los posteos del Mostrador, con idénticas características a las arriba descritas. Es cosa de que revisen los posteos de réplica a la penúltima columna de Hermógenes Pérez de Arce, extraída de su blog personal e insertas en dicho diario electrónico. Vuelvo a invocar las estadísticas: ¿cuántos “Cristian Muñoz” fanáticos pinochetistas pueden existir posteando burradas en diarios electrónicos y/o blogs afines, usando los mismos argumentos archirrepetidos una y otra vez? Ya parece comedia de errores, más bien dicho: de “horrores”. Y los más chistoso es que este pánfilo cree que pasa piola, ¿será huevón?

aquí está el link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/07/04/el-pais-es-un-organismo-enfermo/#disqus_thread

esto no tiene cura al parecer…

alejo pimentel


X: (chuata, tuve dificultades para acceder a mi cuenta, así que por ahora me metí así)

Ignacio Burges dijo...

"Velasco le contestó que debían postular. Girardi, furioso, le prometió que en el Senado no votaría por ninguno de sus proyectos, como así demuestra el prontuario de votaciones del oscuro senador."

Esto es mentira según Girardi, y llama a revisar las actas del Senado,(lo que es fáclimente corroborable), de mas de 175 proyectos que mandó Velasco como ministro de hacienda, sólo votó 5 en contra.

Todo esto en el último capítulo del late de julio César Rodriguez SLB, en el canal Vive deportes de Vtr.
¿Que les parece?

Ignacio burges dijo...

Hay un problema en este blog, pinché los comentarios de este tema y me salió los comentarios del litio, ahora sale bien, y salió el posteo correctamente.

Jose Edelstein dijo...

No hay problema Cecilia

Uno nunca sabe que coartada intentara Crispín en su obsecada defensa "100% objetiva" de causas indefendibles.

Cristian Molina dijo...

Lo único que puedo decir de Velasco, es que no me gustó como Ministro de Hacienda, absolutamente intrascendente. Me pregunto porque está en la pelea presidencial, ¿será porque no cumplió elo canon usual de los ex ministros de hacienda chilenos?: una vez terminado el gobierno, a ocupar cargos en el FMI (Aninat, Eyzaguirre...)