jueves, 21 de diciembre de 2006

María no fue virgen en el sentido actual de la palabra


La colección de libros que hoy conocemos con el nombre genérico de biblia fue uno de los escritos más gravitantes en el continente europeo hasta el surgimiento de la Ilustración y su influencia continúa incluso hoy tanto en EEUU como en el tercer mundo. Chile, como sabemos, sigue siendo miembro de éste último, a la vez que ferozmente cristiano. La pobreza, de todos modos, no explica satisfactoriamente el enraizamiento social del cristianismo. Chile, pobre; EEUU, rico. Ambos religiosos hasta el fanatismo. ¿Explicación? Ninguna por el momento.

Pero cuando tomamos el cristianismo como tal, dejando de lado su tufillo homofóbico y los relatos fantásticos, y a pesar de la naturaleza dudosa de las narraciones, aún podemos destacar hechos que, aunque falsos en apariencia, han sido tergiversados de manera tal que hoy en día contribuyen a la confusión respecto del verdadero valor de la doctrina predicada por Jesús de Nazaret (0 era común – 36? era común). Cabe destacar que los preceptos emitidos por agrupaciones como las iglesias cristianas de EEUU (pensemos en George Bush) o la aglomeración encabezada por Jozeph Ratzinger (Católica Romana) guardan poca relación con las enseñanzas bíblicas, sin mencionar que se riñen abiertamente con la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

Para el lector avezado y para la corriente de opinión liberal, los relatos de estos libros varían desde lo difícil de creer hasta lo simplemente inverosímil. Sin embargo, esto no debe ser un impedimento para admirar muchas de las enseñanzas morales de orden superior que Jesús de Nazaret predicó a sus seguidores o ciertos hechos notables de su vida. Uno de ellos, su nacimiento, es un acontecimiento extraordinario que vale la pena estudiar en estos días de diciembre.

María no fue “virgen”, tal como se entiende hoy dicho vocablo

Todos sabemos que la primera etapa para formar un futuro ser humano es el cigoto, para ello en los tiempos bíblicos se requería necesariamente de un encuentro sexual. Algunos pretenden que Jesús de Nazaret nació de una mujer que no tuvo relación sexual alguna, incluso los más exaltados aseveran que María fue “libre de pecado”, como si el sexo fuese algo pernicioso.

Más allá de las falencias morales de algunos cristianos (que creen erróneamente que el sexo es pecado y que todo hombre nacería aparentemente con algún pecado original), una de las falsas creencias más perdurables y corrosivas durante la historia ha sido la virginidad de María.

Muy poco relatan los evangelistas sobre María y en general sobre la infancia de Jesús, y no es de extrañarse: ¿cómo podría Jesús hablar en extenso sobre su propia infancia? Jesús, por otro lado, sí es mencionado como hijo de José y María; en ningún momento se da a entender que no haya sido el hijo sanguíneo de José ni se niega que fue hermano de Santiago, José, Simón y Judas. En los relatos judíos se menciona a María como madre de éstos últimos además de haber tenido otras hijas, es decir, Jesús tuvo varios hermanos y hermanas.

La doctrina del nacimiento virginal tiene como antecedente las narraciones de Mateo y Lucas. Marcos y Juan parecen haber ignorado detalles de la infancia de Jesús. Pero tampoco los dos primeros evangelistas muestran congruencia en sus relatos sobre el nacimiento: concepción milagrosa, censo romano, estrella, reyes magos. Para comprender este período debemos tener en cuenta que fueron crónicas añadidas tardíamente por parte de Mateo y Lucas.

Lucas nos presenta la concepción virginal como el anuncio a una muchacha pre-púber, pronta a contraer matrimonio con José. Ella se desconcierta, cómo no. ¿Cómo podría ser madre antes de unirse a su esposo? Cabe preguntarse si acaso María no hubo de quedar perpleja al saber que no estaba preparada para la maternidad porque aún no llegaba a la pubertad y, por lo tanto, al saber que no estaba físicamente preparada. El motivo para la estupefacción de María es que en el habla común de los judíos la palabra “virgen” designaba a una niña aún no madura físicamente para concebir.

El ángel, en su respuesta, argüye que dios permitiría que la niña pre-púber pueda embarazarse del mismo modo que Elízabet pudo concebir después de la menopausia. Observamos nuevamente que en el habla común de los judíos se volvía a llamar “virgen” a una mujer después de la menopausia, vale decir, a una mujer que no puede concebir.

En algunos manuscritos griegos, latinos y arameos de la Antigüedad se menciona específicamente la paternidad de José, al igual como lo hacía la antigua comunidad judeocristiana de los Ebionitas. También existieron comunidades paganas y judías hostiles al cristianismo quienes afirmaban que Jesús fue concebido fuera del matrimonio y que su padre fue un soldado romano llamado Panthera. Estas teorías figuran en las creencias de exégetas feministas de los evangelios.

El significado de la Navidad

Las doctrinas marianas, particularmente arraigadas en el catolicismo romano, encuentran un lugar de acogida en el cristianismo sin que afecte en modo alguno la integridad de dicha religión en su conjunto. Dicha doctrina se encuentra ausente en las iglesias protestantes.

En lo que nos compete dentro del ámbito de nuestra postura liberal, nunca hemos pretendido en modo alguno atacar a esta religión ni mucho menos. Ya hemos dicho que en China, frente a la persecución de la que son víctimas, los cristianos pueden contar con todo el apoyo de las fuerzas democráticas de occidente ya que postulamos y garantizamos la libertad de culto.

En la presente época de recogimiento, esperamos aclarar este aspecto puntual, el nacimiento de Jesús, y aplicar cierto rigor científico en las actuales creencias religiosas, especialmente las que conciernen la aceptación dulce y valiente de dicha maternidad.

La idea de María como madre de Jesús es una bella historia que contrapesa la imagen intimidatoria y severa del dios castigador omnipotente y masculino que permanece en la psiquis colectiva de la opinión pública.

chileliberal@gmail.com

Para mayor información, consultar:
La natividad, historia y leyenda (The Nativity: History and Legend)
Geza Vernes
Profesor emérito de estudios judíos
Oxford University

16 comentarios:

Louise Kristeller dijo...

Sumamente interesante este artículo. Amerita profundizarse en el asunto. Qué buena forma de conmemorar la Navidad! Felicitaciones, Sr. Riquelme!!!

Movimiento Liberal Progresista dijo...

Louise, gracias por las felicitaciones.

Para ahondar en el tema, haz clic en los subrayados.

Quisiera ahondar (aprovechando el interés), en el fanatismo religioso y la figura de Jesús junto a María.

En esta época de fanatismos y a pesar del “choque de civilizaciones” al que nos han arrojado los lunáticos de George Bush (fundamentalismo cristiano) y Osama Bin Laden (fundamentalismo musulmán) hay que destacar que los musulmanes por mucho tiempo han respetado a la figura de Jesús.

El Corán dedica más espacio a la concepción y nacimiento de Jesús que el Nuevo Testamento. Su figura representa el nacimiento del espíritu en todos los seres humanos (Corán 19:17-29; 21:91). María recibe el espíritu y es quien porta a Jesús quien como todos los grandes profetas se convierte en ayah, una revelación de paz y compasión para el mundo.

El Corán describe a Jesús como un ser humano perfectamente común y corriente, tal como Mahoma. Muestra además que los monjes y sacerdotes de los primeros tiempos tampoco creyeron en la divinidad de Jesús, y que entre todos los seguidores del dios único, ellos eran los más cercanos a los musulmanes (5:82-86).

Del mismo modo que la virginidad es una confusión, también lo es la afirmación de que Jesús era el “hijo de dios”. En hebreo, el título de “hijo de dios” se concedía a los seres humanos, mortales como cualquiera, pero en que en calidad de rey, sacerdote o profeta, habían recibido una tarea especial por parte de dios, con quien compartían además una relación íntima.

El evangelio de Lucas emplea el término “profeta” al igual que el Corán. Juan, quien vio a Jesús como el Verbo, también hace una distinción entre el Verbo eterno y dios, nada menos que al comienzo de su escrito (Juan 1:1). Este pasaje divide a los propios cristianos, por ejemplo los Testigos de Jehová niegan que dios y Jesús sean la misma entidad. En este sentido, los Testigos de Jehová parecen estar alineados con la interpretación musulmana. Para el Corán es un horror que los cristianos afirmen que Jesús era dios. En esta religión, se cree que los cristianos han malinterpretado sus propios escritos. Demás está decir que el mismo concepto de Trinidad (ver arrianismo) no aparece en absolutamente ningún pasaje de la Biblia, su origen se encuentra en la tradición pagana de adorar a dioses en triadas, de ahí que se adaptó al cristianismo. La navidad es otra creencia pagana (los romanos celebraban el nacimiento de Apolo, o dios del sol, el 25 de diciembre).

Hay historias en las que Jesús ha sido un ejemplo a seguir para los ascetas musulmanes al servirles como modelo de frugalidad, humildad y paciencia. Se le encuentra como defensor de la libertad de conciencia en el debate sobre la predestinación, y celebrando a los musulmanes que separaron sus creencias del quehacer político, incluso condenando a quienes usaron las enseñanzas espirituales para obtener poder. Es decir, nos encontramos acá con un Jesús defensor de la libertad individual y defendiendo la separación entre iglesia y estado.

Como vemos, los musulmanes en un principio respetaron y se inspiraron en Jesús para comprender mejor las enseñanzas de Mahoma. El místico Ibn al-Arabi (siglo XII era común) llegó a situarlo a la misma altura de Mahoma. Su ejemplo fue seguido por los Sufis, quienes adoraron por igual a Mahoma y Jesús en el shahadah (acto de fe musulmán).

Contrastemos ahora lo anterior con la cantidad de relatos dudosos que se achacan a Jesús, y más aún con la actutid viciosa de personajes como Jozeph Ratzinger quien ha insitido en enfrentar a ambas religiones, tal como en su discurso en la Universidad de Ratisbona. Del mismo modo, dementes como Bin Laden hacen de las suyas desde la trinchera opuesta.

Es en esta época de navidad es cuando cada uno de nosotros, sea creyente en la divinidad o no, podría abstraerse de las luchas estériles que sacuden al mundo y dedicarse más bien a la introspección, a escuchar, en el seno de su propio fuero interno, las voces que nos puedan guiar a descubrir la esencia de dios, y a construir una relación que se base en la libertad individual, tal como lo enseñó Lutero (1483 – 1546). Así como también es hora de respetar a quienes, haciendo uso de su propia libertad, creen que este mundo es todo lo que hay y han encontrado la felicidad en el ateismo.

chileliberal@gmail.com

Para mayor información, consultar

Muhammad: A Prophet of Our Time
Karen Armstrong

The God Delusion
Prof. Richard Dawkins

Patoace dijo...

Demasiados comentarios al mensaje original para publicarlos aquí. Te invito a leer mi respuesta en esta entrada de mi blog.

Cristián Ahumada dijo...

Creo, que a pesar de todas tus explicaciones, te has dejado llevar por una serie de comentarios que a mi parecer te van alejando de la esencia de lo que estás comentando.

Parto por tu título "María no fue virgen en el sentido actual de la palabra", con eso ya estás haciendo un ejercicio que en las ciencias filológicas se llama "eixégesis" (interpretar el sentido de la palabra), contario a la "exégesis" (descubrir el sentido de la palabra). Es clara la intención de descubrir cuál es el sentido actual de la palabra virgen, pero cuando empiezas a realizar las interpretaciones que se dan a partir de los estudios judíos, dejas de lado que tanto judíos como musulmanes van a ver a Jesús como profeta, ya que el Dios único y verdadero es trascendente, y un Dios hecho carne todavía sigue siendo escandaloso, aun para la ciencia...

Con respecto a la virginidad de María y su Maternidad, hay varios textos que aducen a una virgen, y en la cultura judía, como en toda la visión oriental, los matrimonios son hechos a contrato, pagada una dote, el hombre se casa con la mujer de una familia. Y en el caso de María no fue distinto. También me parece raro que en los estudios que leíste no te dieras cuenta que cuando se habla de virgen es de una mujer que ha entrado en edad para casarse (recuerde que en el mismo texto que menciona en inglés se hace referencia a que la mujer ya está lista para procrear).

El otro punto es el si Jesús tuvo o no más hermanos: ahí está el punto, la palabra hermanos, para el judío la palabra hermano significaba parentela igualdad de sangre, y por ello se ocupaba la palabra griega adelphos, en cambio para nombrar a los hijos de una misma madre, se les decía "los hijos de tu madres", y por respeto, en los textos se habla del prefijo "Bar", en el caso de la paternidad, y "Ben" en el caso de la maternidad, de hecho en antiguos libros se habla de Jesús como el "Ben-parthenos", "Hijo de una Virgen; junto con algunas injurias que surgieron en el siglo II de hablar del Padre de Jesús como "Hijo de Pantera" o "Ben-pantheras".

Si puedes leer el libro "Nuestra Señora de los Herejes" te darías cuenta que lo que has escrito no es tan actual, y que incluso ya es bien milenario.

Movimiento Liberal Progresista dijo...

El artículo está enfocado desde un punto de vista supra-religioso, ya que como ves, he puesto a Jesús en el contexto judío-musulmán, tratando examinar la realidad con un criterio racionalista y laico.

En un mundo sacudido por guerras fratricidas entre las tres religiones monoteístas, cristiana, judía y musulmana, he tratado de superar el dogmatismo en esta época de celebraciones navideñas.

Jamás dije que mi planteamiento fuese novedoso. Ni siquiera es mío. La virginidad de María sólo es aceptable para los católicos, ni siquiera para protestantes, ni menos para las otras dos religiones monoteístas, y definitivamente inaceptable para los secularistas. La virginidad de María ha sido ampliamente rechazada desde el principio de los tiempos.

En lo personal, me niego a creer que un hombre de carne y hueso como Jesús haya nacido de una mujer virgen. Es demasiado perdirle a la sociedad secular el aceptar este dogma.

Espero que se respete la visión laica en este mundo intolerante y consumido por las guerras.

camilo dijo...

¿Cuál es la gracia de injuriar a la Virgen y a la religión para promover una ideología? Si eso es lo que llaman tolerancia...

Feliz Navidad

Cristián Ahumada dijo...

No puedo creer que digas que el judaísmo y el islam los vean como visiones supra-religiosas, son religiones y monoteístas, por ello estas religiones tratan de ver a Jesús como un Profeta (antes de la visión de un Mesías -Hijo de Dios-). Ahora bien, claro está que en nuestra concepción la visión de un nacimiento virginal es complicado de entender, y eso es normal, por ello hablo de Misterio.

La Ciencia no puede explicar varios fenómenos, y en este caso habla de milagro, que dota de sentido a la existencia humana, es complicado de decir y de entender. No es posible explicar con el lenguaje de la ciencia el lenguaje de la fe. La figura de un hombre-Dios es para nuestra concepción algo impensado, pero desde la óptica de la Gracia divina es la locura más grande para nuestra concepción filosófica, pero es la muestra más grande de amor. Una analogía que puede servir para vislumbrar este misterio es la experiencia misma de los profesores, que desde su saber tienen que adecuarse al lenguaje de sus alumnos para poder iluminar su conocimiento, es ir de un saber sabio a un saber pedagógico, para luego llegar a un saber sabio.

Movimiento Liberal Progresista dijo...

No. A lo que me refería es que mi propio artículo se sitúa en un estadio racionalista y ve a todas las religiones monoteístas en su conjunto.

Cuando comparamos las creencias de las tres religiones (que al fin y al cabo son una sola, cuyo origen es Abraham), es cuando las anomalías son evidentes.

Mahoma fue un hombre común y corriente, ¿podemos aceptar que se fue volando al cielo? Inaceptable, al igual que creer que Jesús resucitó. Más inaceptable es el dios del Antiguo Testamento (o el Torah), uno de los seres más desagradables en las historias ficticias que cree la gente: celoso, orgulloso, mezquino, injusto, obsesionado con el control, vengativo, genocida, misógino, homofóbico, racista, infanticida, filicida, pestilente (que propaga pestes), megalómano, sadomasoquista, caprichoso y torturador.

En síntesis, un ser despreciable, en contraposición al dios del Nuevo Testamento, bonachón y simpático.

En cuanto a los "misterios", creo que se emplea este término para denominar lo "inverosímil". Curioso que las religiones se sustenten en "misterios" y "dogmas", ambos inaceptables para la naturaleza racional del ser humano.

El objetivo de este blog es cuestionar la realidad, chilena e internacional, y ciertamente las religiones estarán bajo nuestra lupa.

He leido tu blog y me parece interesante. Celebro que seas libre para practicar tu credo.

Nuestra postura Liberal se opone a toda forma de colectivismo, concepto que elaboraremos a su debido momento. Espero poder participar en tus artículos.

Pronto escribiré sobre la obra "El delirio de dios", quizás se traduzca como "la alucinación de dios" (The God Delusion). Obra que resume todo el pensamiento ateo y que desnuda las razones de por qué el ser humano insiste en crear un dios.

Voltaire decía "Si Dios no existiese, habría que crearlo". Correcto, dios no existe, y cada grupo humano ha creado sus propios dioses. A esta altura de la evolución humana, y en vista de las guerras fratricidas de hoy, ya es hora de acabar con los "misterios".

Cristián Ahumada dijo...

Veo que dejas de lado que toda cultura tiene su componente religioso, ¿cuánto tiempo tiene la ciencia moderna? ¿300 años? Y en ella se ha basado en principios que son incontrastables, y que se basan en hechos y demostraciones, que se argumentan desde una visión "laica". Las religiones son tan antiguas como la historia misma, y nos caracteriza por ser humanos. Ahora bien, al igual que la ciencia hay experiencias que nos llevan a el encuentro con el uno, y qué peculiar lo que estoy escribiendo; porque me acuerdo de un maestro espiritual Krishnamurti, que decía que lo que vemos y conocemos es simplemente apariencia de algo que es uno y único, y lo contrasto con la física cuántica, que está hablando en los mismos términos. Y creo que, al final la ciencia apunta a lo que la verdadera religión apunta, al encuentro de la experiencia del uno. La ciencia va por otro camino para llegar a donde la religión ha llegado en tiempos milenarios: el sentido.

oscar fuentes dijo...

Muchos axiomas cristianos están fundamentados en hechos inverosímiles, difícilmente demostrables a la luz de la razón o, mejor dicho, al sentido común. En general, entre "creer" y "no creer" es mucho más fácil seguir el primero...
La religión puede sí ser una necesidad y necedad para el ser humano; lo intolerable es el obstinado afán de poder, riqueza y desnaturalización de la sociedad por parte de ella. Alguien medianamente inteligente no puede creer que, por ejemplo, Jesús llegará otra vez pues, en más de 2000 años ha brillado por su ausencia... De seguro estas historias oscurantistas, este dios-padre-bueno y padre-castigador-justo (típicamente judeocristiano) somete con su miedo omnipresente la poca educación o falta de fe en sí mismos que un hombre de edad mediana debería poseer.
La injerencia de la Iglesia (en nuestro país es vergonzoso el número de colegios, universidades, radios, diarios, canales de TV y un largo etcétera; o sea, el poder "de la fe" sometiendo a "los infieles"), su terca defensa de "valores" (una cosmología moral elaborada a su antojo...) son piedra en el zapato de espíritus más elevados y visioneros.
Sí, es una pena que nuestro país pierda tanto esfuerzo en sobrevalorar la actividad de esta mano negra llamada Iglesia que, resumiendo, más mal que bien (usando su misma terminología valórica) le ha llego a la sociedad.
Habría una relación entre religión y pobreza, tal como se esbozó al principio? Bien, creo que la dinámica social es compleja y la religión -sus conceptos vertidos en encíclicas y demás cosas raras- sí influye pero no sé en que grado directamente. Lo que está clarísimo que el 95% de los más acomodados defienden rajatabla la creencia...Claro, desde los tiempos de la conquista (los personajes: el conquistador, el cura y el autóctono) el poder militar, económico y político tuvieron una relación estrecha; y muchos de los que han gozado de estas prebendas conservan esta alianza "espiritual". No es una locura pensar en el tataranieto de algún terrateniente o cosa por el estilo yendo a misa los domingos, mandando sus hijos a la universidad, criticando a los pobres "por flojos", exportando manzanas a no sé dónde, etc. Ellos, preferentemente, "creen en dios todopoderoso".
saludos y felicitaciones por el blogg.

Movimiento Liberal Progresista dijo...

Óscar,

Tu comentario es muy interesante, especialmente cuando calificas a los "espíritus más elevados y visioneros".

Es lamentable que en nuestro país se desprecie de tal forma al "ateo" y se use ampliamente el eufemismo "agnóstico". Los creyentes tienen la imagen del ateo como un ser maldito, obsesionado con el dinero y lleno de perversidad. Al contrario. Somos varios los que seguimos el ejemplo de los grandes próceres de la cultura y la ciencia quienes nos han inspirado a usar el raciocinio y la ética humanista para construir hoy, aquí y ahora, un mundo mejor y más feliz, sin abrigar esperanzas de una felicidad "en el más allá", el con toda seguridad no existe.

Marx y otros intentaron oprimir a las masas y crear un paraíso, pero todos sabemos que una ideología basada en la intervención y coerción estatal y en el resentimiento no puede generar sino odio y más odio.

Agradezco tus comentarios y espero los artículos sean interesantes. Si tienes recomendaciones de blogs tuyos o páginas web interesantes, escríbenos a chileliberal@gmail.com

Te dejo con una cita de (San) Agustín:
"Existe otra forma de tentación, incluso más peligrosa. Es el mal de la curiosidad. Ella nos lleva a descubrir los secretos de la naturaleza, aquellos secretos que están fuera de nuestro entendimiento, que no nos darán nada y que el hombre no debe aprender". (citado desde The God Delusion de Richard Dawkins, p. 132)

Pierina dijo...

Pierina

Si, la base de la fe catolica se basa justamente en la encarnación, se da una libertad de culto, de manera que no puedes atacar directamente, para de las bases fundamentales de la fe catolica, es ahi donde entra el aspecto de la fe, Jesus Hijo de Dios, fue enviado al mundo para redimirlo, al ser hijo de Dios, vendria de manera especial, a travez de la obra y gracia del espiritu santo, vale recalcar que el sexo no es visto como un pecado en la iglesia catolica, es visto incluso como una bendicion, hay un libro que describe el encuentro casi sexual de una pareja en la biblia, el cantar de los cantares, es el sexo, real, puro, de una amor, de entrega real lo que defiende la iglesia, el sexo en un compromiso,

Mis oraciones

Marian dijo...

Sé que el post es de hace tiempo pero...
¿Por qué a los católicos les convenía que María fuese virgen? Esto respondería a la cuestión de si era virgen o no, ¿no crees?
La respuesta está en la propia Biblia. Busca en internet la maldición del rey Joacim. Es muy sugerente.
Enhorabuena por tu página.

Anónimo dijo...

LA VERDADERA DESCENDENCIA DE JESUS Y DE MARIA (Continuación).

b) Los Verdaderos Hijos de María.
Si nos damos cuenta, aparecen varios hermanos de Jesús en el Evangelio, pero no aparecen varios hijos de María, le dicen claramente a Jesús: “Ahí te buscan tu Madre y tus hermanos.”, no le dicen “ahí te buscan tu Madre y sus hijos.”, que no se digan mentiras que eran hijos de María, eran hermanos de Jesús; solo aparecen dos hijos verdaderos de María en el Evangelio, uno en Belén en un pesebre: “Cuando le llegó el día a María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Y el otro hijo verdadero de María aparece al pie de la cruz: “Al ver Jesús a María su Madre y junto a Ella al discípulo que tanto amaba, le dijo a María: “Mujer ahí tienes a tu hijo” y luego dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu Madre.”, ese es el otro hijo de María. Observamos bien que estando también las mujeres que lo habían seguido, no le dice a María: “Ahí tienes a tus hijos, o a tu hijo y a tus hijas.”, sin solo “ahí tienes a tu hijo.”, y no les dice a ellas y a Juan: “Ahí tienen a su Madre.”, sino solo a Juan: “ahí tienes a tu Madre.”. Porqué lo hizo Jesús así?, porque en ese momento los únicos que habían recibido a Jesús eran sus 12 apóstoles, pero uno había traicionado a Jesús y se había ahorcado, otros diez lo habían abandonado y habían huido, por lo tanto con su pecado habían perdido esa realidad de hijos verdaderos de Jesús, y solo quedaba Juan sin perder esa realidad, por esto al pie de la cruz le dice solamente: “Ahí tienes a tu hijo.”. Y porqué hijo de María, bueno pues si Jesús tiene pura carne y sangre de María, ya que lo tuvo por obra del Espíritu Santo y no por medio de un varón, no había ni hay mezcla de carne y de sangre en Jesús, por esto al recibir el cuerpo de Cristo, los apóstoles recibieron la carne y la sangre de Jesús, y en ellas la carne y la sangre de María, por esto también son hijos verdaderos de María, no naturales biológicos, pero si por transformación milagrosa. Que no serán sus nietos?, pues si María hubiera tenido a Jesús por medio de José, si serían sus nietos, pues ya no sería pura carne y sangre de Ella, sino de otro varón aparte de Jesús; pero como solo se encuentra en el cuerpo de Cristo carne y sangre de El y carne y sangre de María, de un solo varón Jesús y de una sola mujer María, son ellos dos el Padre y la Madre verdaderos por transformación milagrosa; son los apóstoles los primeros hijos verdaderos de Jesús y de María por transformación milagrosa, y solo Jesús es el único Hijo verdadero natural biológico y sobrenatural de María, ya que lo concibió por obra del Espíritu Santo.

c) La Verdadera Descendencia de Jesús y de María.
Bueno y la descendencia de Jesús y de María, que pasó, donde está? Pues después de que Jesús se va al cielo los apóstoles, por mandato de Jesús, comienzan a dar la primera comunión a los demás discípulos y a las mujeres que habían seguido a Jesús, ahí aparecen los segundos hijos e hijas verdaderos por transformación milagrosa de Jesús y de María; ya después comienzan las primeras conversiones masivas en comunidades cristianas y comienzan también a recibir la primera comunión, en la que también quedan transformados milagrosamente en hijos verdaderos de Jesús y de María, ya comienza la gran descendencia de Jesús y de María. Pero esta descendencia siguió a través de los siglos multiplicándose y hasta ahora todos los que comulgamos el cuerpo de Cristo, recibimos su carne y su sangre, y por lo tanto la de María también, y así también quedamos transformados milagrosamente en hijos verdaderos de Jesús y de María. Bueno y si perdemos esta realidad tan maravillosa de hijos de tan santísimos padre y madre con el pecado mortal, se recupera?, si se recupera, con la confesión para que quedemos limpios del pecado y podamos comulgar, y comulgando volvamos a recibir esta transformación milagrosa y maravillosa, de hijos de Jesús e hijos de María.

(Continua)

Anónimo dijo...

LA VERDADERA DESCENDENCIA DE JESUS Y DE MARIA (Continuación).

Esa es la verdadera e histórica descendencia de Jesús y de María; por esta verdad tan importante Dios había infundido en María el deseo de practicar la virginidad perpetua, aunque Ella sin saber todavía tal plan de Dios, se consagró a El y le consagró su cuerpo virgen y todo su ser, para que Dios hiciese en Ella lo que a El le placiera (Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.), así como toda su vida. Si María hubiera dejado su virginidad después de dar a luz a Jesús, para tener hijos, ya no tendríamos todos la misma cercanía con Ella y con Jesús, unos fueron sus hijos, otros sus nietos, otros sus bisnietos, otros sus tataranietos, otros sus…, otros sus…, otros sus…, otros solo sus…, otros ya no fueron… otros tampoco fueron…, nosotros ya nada somos, Etc., Etc., ya no tendríamos todos los que seguimos a Jesús el mismo parentesco. Pero para esto la eligió Dios virgen siempre, para que fuera la Madre de su Hijo, y junto con su Hijo tuviesen una nueva generación, una nueva descendencia íntegramente de pertenencia a Dios, en la que todos fueran sus hijos por igual, y no hubiese diferencias, por esta verdad tan real no podemos aceptar las teorías y suposiciones que niegan la virginidad perpetua de María. Con esto reconocemos, que si María se mantuvo siempre Virgen, no fue porque María hubiese pecado al tener relaciones con José y así tener mas hijos, sino porque Dios mismo tenía otro plan para Ella y para nosotros, los que seguimos a Jesús como sus verdaderos hijos íntegros (espirituales, carnales y de sangre) y por lo tanto verdaderos hijos íntegros de María.

"No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído, no podemos obedecer a los hombres antes que a Dios." (Hechos de los Apóstoles).
En el mundo de hoy no podemos dejar de dar testimonio de nuestra experiencia de libertad feliz, vivida en Jesús y en María.

"Jesús es escándalo para los paganos" (San Pablo).
En el mundo de hoy lo es, para los que no quieren creer en El.

“Amor y paz en Dios a Todos.”.

Anónimo dijo...

LA VERDADERA DESCENDENCIA
DE JESUS Y DE MARIA.
RAZON POR LA CUAL DIOS QUIZO
SIEMPRE VIRGEN A MARIA.

Introducción al Tema (Honestidad en la Búsqueda de la Verdad.
Bueno si buscamos la verdad debemos comenzar por ser honestos nosotros mismos, y por lo tanto buscar personas honestas que nos digan las cosas como fueron en verdad y creerles; en este caso comencemos por investigar lo que nos dice la persona mas honesta que existe en la historia; en este caso es el mismo Jesús a quien debemos consultar y buscar lo que nos dice para conocer a su familia y creerle; porque si buscamos cuentitos que nos den gusto, que nos narre un fulano que ni conoció ni convivió con Jesús, solo nos va a confundir con sus teorías o de plano nos va a engañar con sus mentiras, mejor lo que nos dice Jesús acerca de su familia y de su descendencia. Y consultar también lo que nos dicen todas aquellas cosas que se nos narran en las escrituras recomendadas por la persona más honesta que es el mismo Jesús y creerlas, como es la misma Biblia. Si confiamos en personas honestas y seguimos sus recomendaciones, porqué no seguir a Jesús que es tan honesto en sus enseñanzas y seguir sus recomendaciones; la honestidad en la búsqueda de la verdad es fundamental para que la conozcamos, porque si nuestro fin es contrariar una enseñanza y por lo tanto buscar escritos, que no son del todo aprobados, y por darles preferencia estos escritos, metemos la desconfianza en la misma persona sobre la que deseamos hablar, fomentamos no tomar en cuenta sus palabras de él, por lo cual ya no estamos en lo correcto, pues toda persona, por derecho natural, tiene derecho a que se le escuche y se le crea lo que él mismo nos dice acerca de él y acerca de la persona que él recomienda. No podemos decir que buscamos la verdad sobre una persona, cuando desconfiamos de sus palabras y de sus enseñanzas de él, a no ser que se trate de un mentiroso o de un engañador, que sabemos que sus planes son engañarnos, cosa que no encontramos en Jesús, pues en el siempre fue verdad, y hasta los mismos que lo perseguían no encontraron engaño o mentira en sus palabras.

a) Los Verdaderos Hijos de Jesús.
En el Evangelio de Juan Jesús nos dice: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo el que coma de este pan vivirá para siempre.”, también dice: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.”, también dice: “En verdad en verdad les digo, si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes.”, con esto esta dicho que en verdad es su carne y en verdad es su sangre, no solo un signo o solo un significado de su carne y de su sangre, lo cual son verdadera comida y verdadera bebida; también dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.”, también nos dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día.”, con esto está dicho que pasó con sus apóstoles. En San Lucas dice Jesús a sus apóstoles: “Tomen y coman porque este es mi cuerpo que se entrega por ustedes.”, y se los da a comer; también dice: “Tomen y beban porque esta es mi sangre que se derrama por ustedes.”, y se os da a beber; después en San Juan les dice a sus apóstoles después de la última cena: “Hijitos míos.”; o sea, que sus apóstoles con el haber recibido su carne y su sangre quedaron transformados en cierta forma milagrosamente en carne y sangre de El, pues como dijimos el había dicho: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y Yo en él.”. Por esta razón, como ya tienen en su cuerpo, carne y sangre de Jesús, y por lo tanto la vida de Jesús, pues El dijo también: “Tendrá vida eterna.”, ya son sus hijos verdaderos, no solo hijos adoptivos, sino sus hijos verdaderos, no verdaderos naturales biológicos, pero si verdaderos por transformación milagrosa. Ahora como son hijos verdaderos por transformación milagrosa, no natural biológica, esta realidad se pierde con el pecado mortal.

Por favor respeten esta parte porque las siguientes tienen continuidad con esta.
(Continua)