miércoles, 22 de octubre de 2008

El Gran Hermano nos observa

Ver noticia: Macul refuerza seguridad con cámaras de vigilancia



El alcalde de Macul, Sergio Puyol (DC), da un gran paso hacia un Estado policial


La novela 1984 describe un mundo en que el Estado controla la vida de todos los individuos, el paraíso de los elementos conservadores. Gracias a Carabineros de la 46a comisaría y a la Municipalidad de Macul, es cuestión de tiempo hasta que la obra de George Orwell sea realidad ya que los ciudadanos son espiados mediante sofisticados elementos tecnológicos, y todo con el beneplácito unánime de la prensa y de la idiotizada opinión pública. Es tan enorme la falencia de defensores de la privacidad en Chile que no ha habido ninguna voz de protesta ante semejante atropello a la individualidad. Simplemente, Chile no tiene una tradición de defensa de las libertades individuales.

Liderados por el ultraconservador El Mercurio, los medios se han dado un festín aterrorizando a la población, lo que agradecen los políticos conservadores de izquierda y derecha. Es cierto que la criminalidad va en aumento y las cárceles ya no dan abasto: de ello se aprovechan los conservadores para infundir miedo y así promover su agenda de represión policial, sapeo, construcción de cárceles y envío de pacos armados a la calle, etc. Los conservadores no entienden que existe una relación directamente proporcional entre embarazo adolescente y delincuencia. Mientras las conejas paren a mansalva, gracias a la complicidad del lobby conservador y su demencial oposición al aborto (penalizado en Chile), los mismos conservadores exigen a gritos instaurar un Estado policial. Si fuese por ellos, de seguro retornarían a la detención por sospecha y al infame artículo VIII de la Constitución de Pinochet, que en la práctica establecía el crimen de pensamiento (ver thought crime y freedom of thought). Pero como no pueden, emplean el método del terror como alternativa para promover su agenda.

Es cuestión de tiempo hasta que se instalen cámaras en todas partes y la policía nos observe en todo momento y en todo lugar. Todo a pedido de la población. Éste es el triunfo máximo de los totalitarios: que los sometidos exijan ser reprimidos, e incluso lo agradezcan.

Como se celebran Elecciones Municipales, el blog Chile Liberal manifiesta su más enérgico rechazo al alcalde Demócrata Cristiano Sergio Puyol, comuna de Macul, e invito a que se unan al sitio en Facebook Que Puyol no sea más alcalde de Macul.

No a las cámaras de espionaje. No al Estado policial. Fuera Puyol.

7 comentarios:

Flo dijo...

Sapeo, jajaja, pero no hay otra palabra - acá todos hacen del asunto ajeno, el propio.
En todo caso me gustaría saber qué propones para controlar mejor a los carteristas, rateros de todo tipo y semejantes.
Además, en sabiendo los ciudadanos que hay cámaras, quizás pensarán mejor si se sacan la comida de entre los dientes en la calle, o agarran a la "pareja" a besos apasionados o qué sé yo.
Por lo menos no son cámaras ocultas, ¿podrá ser que estés exagerando?

Omar Audicio dijo...

No sé si tu postura es algo débil en el plano lógico, o yo soy demasiado torpe para entenderla, cosa que es posible dado que soy lego en el desarrollo filosófico del liberalismo.

De tus escritos, me da la impresión de que buscas la libertad como "bien en sí". Me parece que tú subordinas todo a la libertad. Faltaría, en este punto, ensayar una definición de "libertad", y por supuesto, una definición de "bien", para tratar de entender la frase que usé arriba.

Si libertad es el pleno poder de actuar conforme a lo deseado, y definimos arbitrariamente esto como "bien", caemos en un contrasentido, puesto que ligamos el "bien" al concepto de "libertad" sin que nadie esté de acuerdo con nosotros. Hay aquí, entonces, un Gran Hermano epistemológico en el interior de tu mente. Pero por muy al interior de tu mente que esté, afecta a los demás a través de tus opiniones. Desde el momento que hay opinión, es cuando menos cuestionable que exista la libertad en el sentido en que la he postulado más arriba, puesto que emitir una opinión ya condiciona las opiniones del resto, en especial si existe un dogmatismo tipo "Gran Hermano" en tus opiniones.

Desde ese punto de vista, hay quienes no ligan la libertad directamente con el bien, sino como un modo de alcanzar el bien, haciéndolas, por tanto, cosas distintas. Aún más, puede decirse que las pérdidas de libertad se justifican si generan en el futuro mayor libertad. Así, la pérdida de libertad que suponen las cámaras de seguridad se podría considerar como una pérdida temporal de libertad para obtener en el futuro una libertad mayor (desplazamiento seguro por las calles).

Particularmente, no creo que exista ningún acto o pensamiento que pueda considerarse "libre" en el sentido de incondicionado o como fruto de una voluntad aislada del resto del universo. No creo que haya ningún suceso en el universo que no condicione a los otros. Por tanto, considero adecuada cualquier pérdida de libertad que genere un bien mayor, incluso mayor libertad futura. Entendiendo "bien", en este caso, como percepción subjetiva de felicidad. (Frase vacía en sentido de Wittgenstein, pero decidora)

¡Saludos!

socióblogo dijo...

No me gustan las cámaras, pero si tuvieran la capacidad de espiar al interior de casas o departamentos me preocuparía más. En realidad es casi seguro que sí pueden. No debe ser tan rara la situación en que un edificio esté justo dentro del rango de visión de una cámara.

También sería deseable que el alcalde pudiera justificar el gasto en cámaras mostrando alguna evidencia de que efectivamente logran el propósito buscado. Dudo que la sola instalación de cámaras reduzca los delitos; seguramente hacen falta muchas otros factores como lograr coordinar bien al sapo delante de la pantallas con los pacos, etc.

Al menos que se comprometa a una evaluación de su proyecto en 1 año más, a ver si sirvieron de algo. En una de esas las cámaras solamente entregan una ilusión de seguridad: en ese caso bastaría con instalar "cámamras placebo" de cartón, que serían harto más baratas.


Para Omar Audicio, la cita de Benjamin Franklin que ya es cliché, pero igual nunca está de más: they that can give up essential liberty to obtain a little temporary safety, deserve neither liberty nor safety.

Chile Liberal dijo...

La fauna de rateros y carteristas simplemente cambiará su hábitat de la calle X, donde se sapea, a la calle Y, donde no hay cámaras. Con esto complemento el comentario de Socióblogo y le contesto a Flo.

La solución a un problema complejo como la delincuencia debe ser una aproximación integral. Para empezar, ya he notado que si la familia es el mecanismo más eficiente en la creación de capital humano, y las madres adolescentes las más ineficientes, está claro que el aborto tendrá un efecto positivo. Las madres solteras adolescentes y sin educación son las más proclives a procrear delincuentes. Pero esto no es todo. El dinero que se gasta en cámaras de sapeo, represión policial etc, puede destinarse a escuelas. En tercer lugar pondría a los elementos disuasivos. Pero aquí es todo lo contrario.

Los hijos de El Mercurio lo primero que exigen es "mano dura", más pacos y más cámaras, y más leyes. Absurdo. Debemos enfocarnos en las causas de la delincuencia.

@Omar: correcto, la definición más simple y elegante de libertad es la que expresó John Stuart Mill en On Liberty: libertad consiste en hacer lo que uno quiere. Esto es importante ya que definir libertad como "ausencia de coacción" me parece incompleta y por lógica las definiciones negativas siempre son más torpes que las definiciones negativas.

Si existe un Gran Hermano en mi mente (tu párrafo tercero) la verdad no te capté la idea.

@Socióblogo: podrías algún día elaborar sobre la cultura del terror que cunde en la prensa y que se observa en la población. Para mí es un útil instrumento del lobby Conservador para promover su agenda. Admito que es una opinión colorida pero necesito que alguien explique o divague sobre el pánico que se siente en Santiago (ciudad bastante segura por lo demás).

Omar Audicio dijo...

Me parece que el bien y la libertad no son sinónimos, y que no toda pérdida de libertad es necesariamente mala, especialmente si ella puede, a futuro, hacernos más libres.

Yo creo que el uso de control y represión por parte del Estado y lo que tú propones son cosas equivalentes en muchos sentidos. Planteas no imponer ciertas medidas, pero te ves forzado a reemplazarlas por otras que podrían ser tanto o más represivas. Por ejemplo: la educación efectivamente disminuye la delincuencia, pero lo hace forzando a la gente dentro del concenso social de lo aceptado. El aborto como lógica antidelincuencia puede entenderse como una coerción a hacerle el bien a la sociedad eliminando al feto (me parece que hay algo de nacismo en ese argumento).

Es muy cierto que debemos enfocarnos en los orígenes de la delincuencia, pero la represión, a mi juicio, es siempre necesaria. La gente con la más fina educación y el más alto coeficiente intelectual es capaz de las peores atrocidades, como ha quedado demostrado en la historia.

Al menos creo que deberías matizar un poco tus palabras. Me gusta el blog, aunque creo que defiendes un liberalismo ingenuo, insistiendo en que la libertad es el bien. Para mí el único bien es el "bien" mismo, una sensación, un estado mental subjetivo, y tal vez la verificación de las condiciones de posibilidad de dicho estado. Las reglas que coaccionan nuestra libertad (algo así como el contrato social de Rosseau) se justifican porque nos permiten vivir en sociedad, y mediante el progreso (imposible como individuos aislados), controlar la naturaleza,intervenirla en nuestro provecho, generar riqueza y así ser más libres y tender al objetivo superior de la felicidad. A mi juicio, no se evita la catástrofe policial descrita por Orwell en "1984" eliminando los medios de coacción, sino regulándolos mediante un proceso democrático que genere un sistema de contrapesos de poder, para que puedan seguir dándose las relaciones de conflicto, poder y autoridad con todos los miembros de la sociedad como agentes activos. Creo que esta es la máxima libertad a que se puede aspirar, lo que para mí no es una tragedia.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

En realidad, me da lo mismo que haya cámaras en las calles porque yo no delinco y, si lo hago, estoy dispuesto a enfrentar las penas que me impongan después de un juicio justo. Pero sí parece cuestionable que la I. Municipalidad de Macul gaste (tal vez con subsidio) ciento cincuenta millones de pesos en unos aparatos que podrían haber resultado mucho más baratos (¡hasta mi abuelita tiene cámara de seguridad en su casa!).
Si salgo a la calle, estoy expuesto a que otros me vean y a ver a otros. Por esto mismo me pareció mal que la "diosa del caño" fuese aprehendida (no creo que haya llegado a transgredir el art. 373ro del Código Penal): es algo enteramente natural ver y ser visto en la vía pública. Y si alguno se siente incómodo, tal vez sea porque no tiene buenas intenciones o porque pretende hacer algo que es lícito, pero que es penado por la ley (como la "diosa del caño"): pero entonces es la ley la que falla y no la cámara. Entonces, las cámaras no son reprobables por estar instaladas en la calle, sino que solamente por haber costado tanta plata (!). Para la seguridad ciudadana, en todo caso, sería más efectivo flexibilizar las normas en torno a la tenencia y porte de armas. Siguiendo un ejemplo de otro blog que he leído, ¿por qué he de esperar a los bomberos si yo mismo puedo apagar el incendio (y estoy obligado a llevar un extintor en mi auto, por ejemplo)?
Por otra parte, es cierto que la legalización del aborto influye en la disminución de la delincuencia. ¿Pero cómo justificar así el asesinato de cada embrión particular (pues yo los considero humanos)?

Omar: no creo que el bien sea una sensación, sino que un juicio. Tal vez te refieres a la felicidad en lugar del bien.

socióblogo dijo...

" Y si alguno se siente incómodo, tal vez sea porque no tiene buenas intenciones o porque pretende hacer algo que es lícito, pero que es penado por la ley "

O sea, ¿quien nada hace nada teme? El problema con ese "argumento" (que en verdad es más un cliché que otra cosa) es ignora un asunto importante: que quien nada hace igual puede temerle a la arbitrariedad estatal. Dicho de otro modo, cuando a alguie le dicen "por qué temes a la vigilancia si tú no has hecho nada malo" es perfectamente lógico responder que no le temes a la vigilancia, sino a lo que le Estado pueda hacer con los resultados de ella.

" Entonces, las cámaras no son reprobables por estar instaladas en la calle, sino que solamente por haber costado tanta plata (!). Para la seguridad ciudadana, en todo caso, sería más efectivo flexibilizar las normas en torno a la tenencia y porte de armas."

[citation needed] Si nos aportas alguna evidencia de que las armas son efectivas para disminuir la delincuencia, nos prestarías un gran servicio. Mientras tanto, seguimos sabiendo que en USA la tenencia de armas es bastante libre y hay miles de homicidios al mes, mientras que en Suiza hay armas en todas las casas y no hay miles de homicidios al mes. Cuando nos demuestres que existe algún nivel de asociación entre las variables "tenencia de armas" y "homicidios al mes" (como ejemplo de delincuencia) tal vez podamos creer esa afirmación.