martes, 21 de septiembre de 2010

Sí a los gays en las Fuerzas Armadas

Una institución republicana como el Ejército de Chile debe abandonar la homofobia. Y no sólo en Chile, sino que todos los ejércitos de países democráticos deben aceptar gays en sus filas

De seguro que al ver por TV la Parada Militar este 19 de septiembre, cuando en Chile se celebra el Día de las Glorias del Ejército, la cantante norteamericana Lady Gaga se decidió botarse a activista y empezar una campaña a favor de la incorporación legal de homosexuales en las Fuerzas Armadas de EEUU. Por su parte, Chile Liberal adhiere con decisión a esta iniciativa, y también queremos que en Chile dejemos atrás los episodios de homofobia, y que nuestras FFAA, pilar estructiral de nuestra república, no discriminen en contra de nuestros compatriotas homosexuales.

El mensaje de la señorita Gaga fue cambiar la ley "no preguntes, no digas" por una nueva: "si no te gusta, ándate a otra parte". Con esto, la recién coronada nueva soberana del pop está canalizando la presión popular sobre los congresistas norteamericanos para modificar la ley existente, que es un resquicio legal que permite a los homosexuales no verse obligados a declarar su opción sexual, pero que en la práctica no termina con las discriminaciones arbitrarias y los abusos de poder contra gays en las FFAA. Además ha dicho algo muy interesante: "no les pedimos señores congresistas que aprueben o desaprueben principios morales sobre la homosexualidad, sino que les pedimos que hagan su trabajo, y éste es respetar la Constitución". (Como Gaga vive en un país regido por una Constitución paradigmática, se puede dar el lujo de exigir que se respete su carta magna, algo que en Chile, lamentablemente, no solemos hacer, porque la nuestra, a diferencia de la Constitución Gringa, fue impuesta por una tiranía, mediante el fraude, y fue concebida por lunáticos.)

Una sociedad sana se construye sobre la base del respeto al prójimo. Discriminar al homosexual abre la puerta a la homofobia, lo que no permite construir una sociedad sana. Las Fuerzas Armadas, por su parte, existen para protegernos de un ataque externo y para resguardar nuestras fronteras, nuestro estilo de vida y nuestras libertades, por lo tanto, su objetivo primario es mantener la paz. Pero si nos vemos enfrentados a una situación de guerra, haremos lo posible para evitarla. Si no es evitable, convengamos que es mejor ganarla que perderla, aunque todos queremos que las guerras no existan. ¿Podemos ganar una guerra si no contamos con buenos efectivos militares? Difícil.

¿Por qué, entonces, dejamos de lado a homosexuales? No parece haber buen argumento para creer que en situaciones de entrenamiento militar o de combate real un gay sea menos profesional que un heterosexual. A no ser que, desde luego, creamos que todos los homosexuales son locas tipo Tony Esvelt. Sabemos mejor que no es así.

No detectamos ninguna razón que justifique, ni en Chile ni en EEUU, la discriminación contra los soldados homosexuales. Sólo la homofobia está detrás de estas leyes discriminatorias. Y contra la homofobia debemos oponer resistencia.


Ya sabemos quienes están a favor. Ver el siguiente video, con la Lady Gaga en persona. Sabemos también quiénes están en contra (sátira, eh). Decidan ustedes por sí mismos qué posición adoptan.

Lady Gaga versus el Pentágono



Nota: y por cierto, John McCain, esta vez, como lo hiciste antes, has sido un fraude total.

9 comentarios:

SergioA dijo...

"¿Por qué, entonces, dejamos de lado a homosexuales?"

Para no ponerlos adelante o atrás.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

El único caso similar de homofobia que recuerdo es el de una pareja homosexual de Carabineros que fueron expulsados de la institución y fueron reintegrados luego. Al respecto, tengo entendido que el General Bernales habría declarado que "eso de excluir homosexuales no está en nuestros reglamentos", por lo cual sería incorrecto hacerlo de acuerdo con él.
No recuerdo más casos por ahora; pero sería bueno documentarlos aquí si es que existen, porque yo me llevo la impresión de que tal discriminación no se da en nuestras filas.

Derecha Social dijo...

Chile Liberal:No entiendo.Si tu estás a favor de no hace concesiones y "privilegios" OK,peroo...¿no es lo que pides discriminación positiva?
....Según tu filosofía liberal,el individuo es libre,nadie lo puede obligar,y en este momento,en Chile al menos,nadie obliga a rechazar a los gays en las FFAA,ni a incorporarlos.
Otra contradicción del blog ícono del librealismo progre,

luigichido dijo...

A un hetero le molestaría practicar lucha olímpica o judo con un gay, o ducharse con él.

Quizá de ahí la reticencia.

Javier Bazán dijo...

Escribes: "Una sociedad sana se construye sobre la base del respeto al prójimo". ¿Ello incluyes a los conservadores que tanto demonizas?

En la novela de Truman Capote "A Sangre Fría" uno de los delincuentes y asesino menciona que, cuando estuve en el servicio militar, había varios uniformados gays. Y eso es en los cincuenta del siglo pasado.

Un Mono Mas dijo...

Este burro es tan liberal que borra los comentarios que no le gustan.

Pobrecito, le da verguenza reconocer que le gusta la dura...

People, denle un cariñito pa que se suelte, que ya no sabe como exponer que tira pal otro lao.

Javier Bazán dijo...

Corrección:

cuando estuvo en el servicio militar, había varios uniformados gays. Y eso es en los cincuenta del siglo pasado.

Anónimo dijo...

soy militar y existen uniformados gays, tanto haciendo la milicia como personal de planta y en otras ramas de la defensa .
aun no estamos lejos de que ese espacio, en un pais machista, que tratamos de maricones a los que pegan a las mujeres, se de.-

Anónimo dijo...

Soy uniformado y no he sentido la discriminación, vivo con pareja hace 10 años, y si estoy en la institución es por que me gusta lo que hago y lo hago bien!!! Ser gay no significa que ando con un bolso de maquillaje ni vestido de mujer, sólo es sentir atracción por el mismo género. Creo que la mejor formación que uno puede recibir viene de la familia, y a mí me enseñaron a llevar los pantalones bien puestos.