miércoles, 2 de junio de 2010

Y'all watching True Blood?

Con más sangre que una clínica de abortos clandestinos, sexo cada 3 minutos, pechugas cada 2 minutos, aderezado con críticas al fanatismo religioso pueblerino y una dosis de humor, la serie norteamericana True Blood es una extraordinaria alegoría de la reivindicación de los homosexuales por ser aceptados en sociedad.

En estos días en que nuevamente un personaje de ultraderecha (esta vez, del supuestamente "moderado" Renovación Nacional) arremete con insultos contra los gays, es recomendable repasar esta serie, ambientada en Bon Temps, un pueblo Cajún en lo más profundo del Sur de EEUU, donde el rechazo a los vampiros es similar a la actitud que lamentablemente aún presenciamos en Chile contra nuestros amigos, familares y colegas homosexuales.

Bon Temps no es un lugar sofisticado. "God hates fangs", rezan los letreros en las iglesias (parodiando a "God hates fags", o "Dios odia a los maricones", como dice la Biblia). Los vampiros son una especie temida, como no si siguen bebiendo sangre a pesar que existe una neva sangre sintética. Algunos miembros de la comunidad vampira viven en franco desenfreno. Imagínense, ahora llegan al apacible pueblito de Lousiana. Uno de ellos, Bill, se "enamora" (¿pueden los malditos chupasangre?) de la dulce e inocente Sookie Stackhouse, y en la serie 1 el asesinato sistemático de vampiros cautivó tanto a Chile Liberal que nos engullimos la serie enterita, y acto seguido, la serie 2, en que un fanático cristiano forma una milicia armada para defender a la humanidad, fue vista de principio a fin sin pestañar por Vuestro Humilde Servidor. Definitivamente, este sitio recomienda a todos quienes quieran reflexionar sobre la intolerancia, los prejuicios y el rechazo al otro por parte tanto de mentecatos como de gente de buena voluntad, que vean True Blood en HBO o la bajen.

Esta producción gringa cultiva la tradición gótica que en la Inglaterra Victoriana vio su esplendor con Drácula. Esta novela también aborda temas tabú en aquella pechoña era: moralina conservadora, represión sexual, xenofobia, colonialismo y el papel social de la mujer, temas espinudos, y elegantemente puestos en el tapete por la magnífica pluma del autor irlandés Bram Stoker. Hasta hoy, en Dublín, Irlanda, hubo un pequeño museo dedicado a aquel ícono de las letras inglesas, y precursor de la estética gótica (con fiestas de vampiros y todo).

Los liberales promovemos la eliminación de barreras, los conservadores están ahí para recordarnos cuáles son las barreras que aún no debemos derribar. La política es el tira y afloja entre ambos. Nada sacamos con emplear el shock y la agresividad verbal, y subir a los Carlos Larraínes como Alanis Morrissette a su ex novio. Nuestro sitio sostiene que ya llegó la hora de considerar el matrimonio homosexual en nuestra legislación, y es hora de seguir presentando nuestros argumentos, que son poderosos, hasta lograr que la ley se logre por consenso, como en toda sociedad civilizada. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, tiene una deuda de campaña con el país, y este blog se encagará de que aquella se cumpla. A pesar del boicot que la misma derecha le puede hacer al presidente.

Por mientras, los dejo con el siguiente video de, bueno, la banda favorita de Vuestro Modesto Servidor, el trío británico Depeche Mode, y su escalofriante video publicitario de la segunda temporada de True Blood. (Lamentablemente, HBO censuró la útima estrofa: es que las perturbadoras letras de M. Gore son poco aptas para EEUU)

10 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Estas confudiendo el matrimonio homosexual con la homosexualidad. Nadie está en Chile persigue a los homosexuales por su condición. Y aún así los tratan como el Ku Klux Kan. Cuando los únicos que comportan como el Ku Klux Kan son los de Movilh, llegando a funar. Una herencia de la Revolución Rusa. Son ellos los que no respetan las opiniones de los heterosexuales.

zoidzilla dijo...

"Los liberales promovemos la eliminación de barreras,"

Yeah, los liberales auténticos; los socialistas en cambio promueven controles de precios; aplicar impuestos pigouvianos a la comida chatarra; que el Estado regule la convivencia y régimen patrimonial de los homosexuales, etc...

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Me temo que la Biblia no dice eso que citas entre comillas.

Mario Abbagliati dijo...

"Los liberales promovemos la eliminación de barreras"

Esto es de una ambiguedad total. ¿Barreras a qué? Quizás quiso decir privilegios.

Mario Abbagliati dijo...

Carlos,

En el supuesto de que el matrimonio dejara de estar reglado por el Estado y pasara a estar únicamente en el ámbito privado de decisión de las personas, ¿qué crees que ocurriría con el matrimonio gay?

emperor_zeta@hotmail.com dijo...

creo que el movilh asi como los Pro-gay, se estan comportando de una manera bastante mas intolerante.
por otra parte creo que es una lastima el como se ha ido "mariconizando" el mito del vampiro fomentando una suerte de ignorancia respecto al tema.

Javier Bazán dijo...

A Fernando Villegas, 'El Chascon', Movilh fueron a funarlo en su casa, en la comuna de Ñuñoa, por unas opiniones.

Chile Liberal dijo...

@Cristian:

palabra de dios:

Romanos 1
Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas SON DIGNOS DE MUERTE, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

@¿Nadie persigue a los homosexuales? ¿Eso es gracias a la acción de los Carlitos Larraín?

Bastante ha avanzado nuestro país. Atrás quedaron las persecusiones a homosexuales de Ibáñez del Campo y Aguirre Cerda, hasta las burlas de Topaze y el diario comunista El Clarín contra Jorge Alessandri.

Me dan risa los izquierdistas ahora claman ser muy tolerantes. Mira estas inaceptables burlas en 1973

Ostentación de sus desviaciones sexuales hicieron los maracos en la Plaza de armas

Las yeguas sueltas, locas perdidas, ansiosas de publicidad, lanzadas de frentón, se reunieron para exigir que las autoridades les den cancha, tiro y lado para sus desviaciones. Pese a que la reunión había sido bastante publicitada, la policía no se hizo presente. Entre otras cosas, los homosexuales quieren que se legisle para que puedan casarse y hacer las mil y una sin persecución policial. La que se armaría. Con razón un viejo propuso rociarlos con parafina y tirarles un fósforo encendido.

Diario El Clarín, 24 de abril de 1973.29

Javier Bazán dijo...

ChileLiberal:
Parece que el asunto de la homofobia va más allá de las etiquetas políticas, en Chile.

La pregunta que habría que hacerse, ¿Cuál es la raíz de la homofobia? ¿Cuál es su génesis, para la autoridad se molestase en persiguirlos? ¿Viene de la herencia europea o de los aborígenes americanos, de ambos?

Chile Liberal dijo...

Aclaración: como este es un sitio de carácter cultural, destaco que la siguiente estrofa del tema "Corrupt" de Deche Mode fue censurada por HBO:

"I could corrupt you
It would be ugly
They could sedate you
But what good would drugs be?"


algo así como
"Soy capaz de corromperte
Será algo horrible
Ellos pueden sedarte
¿pero de qué servirían las drogas entonces?"


Pero EEUU no quiere que adultos responsables, que serían los televidentes de HBO en la hora que se exibe esta serie, escuchen nada relacionado con las drogas. En el fondo, país con muchos cucufatos e hipócritas.