martes, 30 de septiembre de 2008

¿Recesión? ¿Depresión?

Cuando tu vecino se queda sin trabajo, eso se llama desaceleración.
Cuando tú te quedas sin trabajo, eso se llama recesión.
Cuando los economistas empiezan a quedarse sin trabajo, eso se llama depresión.


El Congreso de EEUU debe aprobar un rescate (bail-out) a Wall Street. Pronto

El chiste tiene mucho de cierto. Se cree que una recesión corresponde a dos trimestres seguidos de crecimiento negativo, pero esa definición no sólo es inexacta sino confusa. El mejor indicador de una recesión, y por cierto, de una depresión, es la tasa de desempleo. El impacto que tiene la cesantía (paro) en la economía real sirve mejor para determinar la gravedad de una crisis económica. Si queremos que la gente no pierda su trabajo, es imprescindible que el Congreso apruebe luego un plan de rescate.

Este es un momento difícil para quienes hemos sido defensores a ultranza de la economía de libre mercado. Es en estas duras circunstancias cuando se sabe quién realmente comprende los principios tanto de la economía de libre mercado como del liberalismo.

"La codicia es buena", Adam Smith
Ha sido común culpar la codicia de los inversionistas de Wall Street por la actual debacle. El trabajo de los grandes banqueros es, precisamente, ser codiciosos y generar dinero mediante las inversiones. Por contrapartida, el gobierno cada año anuncia que necesita cobrar más impuestos y demanda más presupuesto, porque el trabajo del gobierno es gastar lo que no le pertenece, y éste es el momento de evitar que la actual recesión se convierta en una depresión, y de hecho, es obligación del gobierno actuar. Los dineros que usurpa el Estado ahora debe invertirse en estabilidad económica.

Era trabajo de los burócratas mantener a los grandes financistas bajo control. Estos últimos probablemente nunca han pedido regulación, pero su propia industria debe someterse a regulaciones para funcionar. Si los burócratas insisten en mantener el control, en caso de una emergencia como la actual simplemente es su obligación intervenir. Se ha dicho que las regulaciones eran insuficientes. Falso. Las regulaciones eran demasiadas, y es al tratar de esquivarlas cuando estalló la crisis. De hecho, lo que se necesita es que el gobierno y los burócratas se desentiendan por completo de la actividad financiera, y si ésta falla, entonces corren por su propia cuenta. Pero como los defensores de todo tipo de regulaciones jamás permitirían dejar en completa libertad al mercado, en momentos como los actuales tienen la obligación de ir al rescate.

Por otro lado, mucha gente se endeudó cuando las tasas de interés se mantuvieron demasiado bajas por demasiado tiempo. Luego la FED subió las tasas y las deudas estrujaron a los más pobres. Las responsabilidades no sólo son de los financistas, sino principalmente de los burócratas.

Troubled Asset Relief Programme, TARP
El plan TARP que había preparado Hank Paulson, secretario del Tesoro, no era perfecto pero era decente. Demandaba poderes absolutos para inyectar la enorme cifra de 700 mil millones de dólares a la banca, aunque en etapas. Desde luego, los partidarios de regularlo todo aumentaron el plan inicial de 10 páginas a más de 100. El proyecto fracasó porque, por un lado, Paulson debe entender que los dineros provienen de los contribuyentes, y por otro, hay que estar muy desconectado del mundo político como para no captar que le pondrían todo tipo de trabas.

Algunos insisten en que se debe dejar que los bancos perezcan. Pensar de esta manera muestra rasgos de sicopatía. La idea no es rescatar a los grandes barones de las finanzas, quienes se han ido a retiro anticipado convertidos en millonarios. El objetivo es evitar una catástrofe mayor. Si bien el plan inicial de Paulson ha sido rechazado, el sector pensante de la opinión pública debe mantener los siguientes elementos en mente:

1) ¿El costo del plan, 700 mil millones, es mayor, menor, o igual al costo de no hacer nada?
2) ¿Es factible que el plan funcione?

La primera pregunta es muy fácil de contestar. El plan implica desembolsar nada menos que el 6% del PIB de EEUU. El costo de no hacer nada puede costarle a la economía norteamericana un 16% del PIB, y el desempleo subirá de un 6% actual a un 20% (fuente: The Economist). Dicho de otro modo, rescatar a Wall Street significa que los beneficios superarán los costos.

La segunda pregunta también es sencilla. El plan no sólo es posible que funcione, sino que incluso es posible que el erario nacional de EEUU se beneficie. Claro, si se compran todos los activos tóxicos desde luego que se gasta dinero (los famosos 700 mil millones, ó 1600 € por cada norteamericano). Pero no hay que ser Einstein para entender que si el gobierno compra un portafolio que cuesta 700 mil millones, probablemente el precio real sea de 500 mil millones, por lo tanto los contribuyentes pierden 200 mil millones. Cuando el sistema se desintoxique, la privatización completa del sistema puede incluso traducirse en ganancias para el gobierno. Así lo explica William Gros en el Washington Post (ver artículo) y se resume del siguiente modo: el precio promedio de los activos que pasarán al Tesoro es de 65 centavos por cada dólar del vendedor, lo que representa una périda para este último de un tercio del valor y una ganancia para el Tesoro de un 10 a 15%; financiado a 3 ó 4% mediante la venta de bonos del Tesoro, puede representar ganancias de un 7 a 8%. La idea puede parecer loca, pero es tan probable como las posibilidades de que el plan de Paulson sea un completo fracaso, por lo mismo, concluyo que el rescate de Wall Street tiene bastantes posibilidades de funcionar, o al menos, las posibilidades de que falle son bajas.

Por todo lo anterior, el plan debió ser aprobado, y los senadores McCain y Obama hicieron lo correcto en apoyarlo. Pero ha sido rechazado y es hora de reescribirlo. Mientras más pronto se apruebe un nuevo paquete, mejor.

Como el Ave Fénix
En la práctica, el sistema capitalista norteamericano ha muerto junto con la desaparición de los principales bancos de inversión. Es hora de reinventar el capitalismo, sistema que nos ha dado estabilidad y prosperidad durante una generación completa. La propia existencia del capitalismo fue posible gracias al sistema financiero y su capacidad para asignar recursos y capitales donde se necesitaban, con más eficiencia que cualquier sistema planificado.

Para que el sistema se reinvente, se necesita que los mismos que lo arruinaron ahora hagan algo.

9 comentarios:

SergioA dijo...

¿Cómo llegas a la cifra de 16% del PIB como el costo de no intervenir?
Las quiebras son saludables, ejemplarizadoras.
Intervenir es premiar y prolongar el riesgo irresponsable.

Se te puede acusar de ser capitalista a la hora de las ganancias y socialista a la hora de las pérdidas.

Ricardo dijo...

Yo no se donde está la evidencia empírica que demuestra que si el mercado financiero no estuviera regulado no se habría llegado a la misma crisis. Yo sospecho que en ese escenario la cosa sería peor y las crisis serían más frecuentes, pero no puedo afirmarlo con certeza. Me llama la atención que te bases tanto en suspuestos tan fuertes... la economía no es una ciencia exacta (sobretodo la macroeconomía), uno puede plantear hipótesis, pero demostrarlas como verdades absolutas es muy dificil (hazlo y te ganas el novel)

Tu dices: "De hecho, lo que se necesita es que el gobierno y los burócratas se desentiendan por completo de la actividad financiera, y si ésta falla, entonces corren por su propia cuenta"... Donde está la evidencia que demuestra que, en ese caso, no se llegará a un equilibrio de "falla permanente"?

A mi en lo personal me gustaría que el plan de rescate se ejecutara, para no sufrir las concecuencias de una recesión. Sin embargo me parece que si el estado rescata a los bancos sienta un muy mal precedente y los incentiva a comportarse de una manera incluso más riesgosa en el futuro... Pueden ser medio suicidas pero saben que, si fallan, Papá estado vendrá a salvarlos.

Es divertida la cosa... en tiempos de bonanza algunos son libremercadistas a muerte, si queda la cagada se dan vuelta la chaqueta y, derrepente, aman el sistema centralizado y esperan que el gobierno los salve... Donde queda la consistencia?

Por muy regulado que fuera el mercado financiero, no hay justificación para los comportamientos suicidas de los bancos... claramente ellos quieren maximizar su profit... y deben hacerlo, pero dentro del marco regulatorio (que de hecho está ahi para ayudarlos y protejerlos de ellos mismos). Que algunos se ccomporten de manera irresponsable y "doblen" las reglas es lo que genera estas situaciones...

Lo más "divertido" de todo esto es que seguramente las "cabezas" responsables de esta crisis apenas sufriran las consecuncias del desastre que han generado. Simplemente se sentarán a esperar (multimillonarios y felices) a que otros arreglen el entuerto para depues volver a sus malas prácticas... Linda la cosa, yo digo que los metan a la carcel. Son mucho peores que los criminales de poca monta (que si están en la carcel... oh paradoja)


saludos

Ricardo dijo...

ups... perdón, Nobel, no "novel"... un lapsus.

rigo dijo...

Yo lo que me pregunto es qué se va a hacer con la monumental inflación que se está inyectando a la economía, más la inflación que el plan paulson trae.

Creo que podrían disparar el precio del petróleo e iniciar una escalada alcista que termine por romper los pronósticos de éxito de quienes, aterrorizado por el miedo presidencial, piensan que los pirómanos que iniciaron el fuego son los indicados para "corregir" el mercado.

socióblogo dijo...

Lo que me pregunto es de dónde van a sacar la plata necesaria para el salvataje en caso de que llegasen a aprobar alguna forma de éste pronto. Supongo que van a poner a la FED a fabricar billetes, lo que dispararía la inflación (y quien tenga dólares, mejor que los venda al tiro, supongo).

En todo caso cualquier bailout debería tomar en cuenta asuntos fundamentales, como que el dinero no se use para financiarles un golden parachute a los CEOs o que los bancos de alguna forma devuelvan lo que les entreguen. Cuando salvaron a los bancos durante la crisis de 1981 acá en Chile el costo para el fisco fue de más del 40% del PIB de esa época y el único banco que ha pagado la deuda la deuda subordinada es el BCI. Los otros siguen debiendo.

Una fórmula de salvataje que encontré atractiva era que a los contribuyentes, que son quienes finalmente financiarían el rescate, se les entregaran acciones de los empresas beneficiadas para que, en caso de que el plan resulte y les empiece a ir bien, puedan recibir dividendos. Como no soy economista no sé qué tan plausible sea, pero como aficionado me pareció interesante.

Chile Liberal dijo...

@SergioA: la cifra de 16% la cité de The Economist, puse el link y aquí de nuevo, y a su vez, la cifra corresponde a lo que se perdió durante la Gran Depresión.

Decir que las quiebras son "saludables" y "ejemplarizadoras" corresponde al perfecto mundo de la teoría. La realidad nos dice, como lo saben los neoyorquinos, que una depresión económica no tiene nada de saludable cuando se reúnan miles de desempleados en el Central Park a beber alguna sopa caliente y el crimen y las mafias azoten a EEUU.

Una quiebra, dos o tres o más quiebras pueden ser saludables. Lo que tú dices es equivalente a decir "ojalá me diera cáncer y si sobrevivo la quimioterapia empezaré a comer mejor y ejercitar más".

@Ricardo: no hay evidencia empírica porque ni yo ni nadie -hasta donde entiendo- ha dicho que la desregularización total del sistema financiero sea perfecto. Lo que sí he dicho es que si el gobierno no se autodesignase el regulador por excelencia, las fallas del sistema correrían por cuenta de quienes asumen los riesgos, que son los mismos que se benefician de las ganancias. Lógico, el sistema capitalista se construye sobre el principio de que quienes más arriesgan, más ganan o más pierden. Esto no ocurre así en la actualidad porque el gobierno vigila al mercado lo que lo convierte en garantía y genera "riesgo moral".

En ningún caso nadie ha dicho que las crisis son evitables. Al contrario. El asunto de fondo es determinar quienes deben asumir los costos.

Tú has dicho: "si el estado rescata a los bancos sienta un muy mal precedente y los incentiva a comportarse de una manera incluso más riesgos en el futuro". Pero ya expliqué que si el gobierno se dedica a regular, entonces tendrá que asumir los costos cuando haya una falla generalizada del sistema, más aún en la crisis actual en la que el gobierno tiene gran parte de la culpa.

¿Existe algún banco que pueda funcionar libremente, sin la supervisión del Estado? No. Es por esto que algunos defienden la regulación mínima (o nula), tal como los mismos banqueros, para que ellos mismos corran los riegos.

Lo que todos han fallado en reconocer es que esta crisis se ha desatado a vista y paciencia del gobierno, la FED, y las propias agencias calificadoras de riesgos.

Es por eso que deben ahora ir al rescate de Wall Street.

@Rigo: muy fácil, EEUU tendrá que reducir su gasto en defensa, y empezar por sacar tropas de Irak. Por otro lado, cuando se desintoxique el sistema, la reprivatización de los activos comprados corregirá el problema.

@Socióblogo: es una solución plausible el aplicar el capitalismo popular luego de la muerte de los bancos, pero depende de que los especialistas ahora determinen el precio de los activos. Y por cierto, de que cuenten con los recursos pronto.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Probablemente no te parezca importante, pero un elemento esencial que en la discusión en general (a nivel de medios y especialistas)parece no considerarse, es la relación entre política y dinero.

Es decir, como la intervención estatal fue claramente usada para favorecer intereses económicos específicos sin tomar en cuenta el paso del tiempo, las lógicas del mercado, etc.

En otras palabras, en ningún caso se ha considerado que leyes como la Ley Gramm-Leach-Bliley, y la Community Reinvestment Act (CRA)
fueron aprobadas por agentes que probablemente también tenían enormes intereses económicos involucrados para estar a favor de dichas regulaciones.

En este caso, claramente los intereses económicos corporativos se imbricaron con los políticos. Todos estaban ganando y nadie se quejaba en ese momento.

En este sentido, concuerdo contigo en cuanto a la intervención, pues el problema es culpa es de burócratas y financistas. Lo que me genera dudas es si la distinción es clara entre ambos.

Chile Liberal dijo...

@Jorge: y otro tema aún menos considerado es que la crisis se desató cuando los pobres no pudieron pagar sus dividendos (hipotecas). O sea, el sistema capitalista les permitió acceder a su casa propia, y ellos por decisión libre se compraron sus casas. Luego, no pudieron pagarlas.

El paquete de medidas ya incluye asignar recursos para que los deudores puedan seguir en sus casas.

Si esto último no es argumento convincente para aprobar el nuevo plan, me pregunto entonces qué podrá convencerlos.

Nicolás V. dijo...

Lo que estamos viviendo más que una crisis economica parece ser otra crisis del sistema capitalista (conste que con esto ni defiendo ni justifico el comunismo....), la crisis no solo se desato por que los pobres no pagaron sus prestamos, sino por que quienes hacian los prestamos vendian estos "paquetes de deudas" a otras entidades, lo que hizo que la codicia de dichas entidades otorgara creditos a quienes no podian pagarlos (negligencia?) y como querian ganar más dinero unieron estos paquetes de alto riesgo a otros de riesgo medio al caer el valor de las hipotecas nos llevo a.... todos sabemos

La codicia es buena? si para los poco que se ven beneficiado por ella pero no a los muchos que jode...

El plan de Bush no es más que una retribución a quienes generaron esta crisis. Ayer el director de la Fundacion de "la Caixa" (banco sin animos de lucro) comentaba que la cifra con la cual pretenden rescatar las operaciones de entidades que no han sido responsables, transparentes y en muchos casos ni legitimas, es 10 veces más de lo que se calcula para acabar con la pobreza mundial.

A mi parecer el Liberalismo (al igual que el comunismo) funcionan muy bien en teoria, pero en la vida real vemos que no mucho... Por eso yo soy más de economia mixta.

Y si queremos que la gente no pierda sus empleos necesitamos es empresarios honestos y etica, no el dinero de los contribuyentes para salvar la neglicencia y especulacion.

salu2