lunes, 16 de noviembre de 2009

Inmoralidad, obscenidad, y decadencia artística

En tono irónico, siempre le digo a Chanchi que su país es una nación decadente, obscena, que va rumbo al despeñadero por haber extraviado su brújula moral después de la descristianización. Es evidente que Francia es un lugar acabado, sin "valores", donde el colapso social es inminente. Ejemplos sobran de la obscenidad gala, que tanto daño ha infligido en la conciencia nacional.

Hoy abro Le Monde, voy a la sección Culture, donde este respetable medio en el artículo Découvrir kes nus sulfureux d'Atget me muestran la siguiente bajeza, exhibida en una exposición de "arte", como esos pervertidos le llaman a la obscenidad:

Femme (1925), de Eugène Atget (1927 -)

Díganme: ¿es necesaria esta falta de pudor en los medios escritos, lo que nos llevará sin duda a la crisis moral y los suicidios colectivos? ¿Hasta cuándo con estas inmoralidades que ofenden a Dios y al Verbo Encarnado?

Lo que me lleva a pensar en todas las groserías que se deben aguantar en un país decadente, que "viene de vuelta", donde los padres se comen a sus hijos y donde todos quieren escapar y emigrar a Chile. Hay obras que han sido un escándalo, por ejemplo, celebrar el erotismo con el mamarracho llamado Idole Éternelle, del decadente Auguste Rodin, escondido en un lugar non-santo llamado Musée Rodin, lejos de la vista de los visitantes a la ciudad, ya que constituyen lo peor del arte y la cultura de los hijos de Dios. Ver foto a continuación:

L'Éternelle Idole (1886), de Auguste Rodin (1840 - 1917)


Estas cosas, gracias a Dios, Jesús y la Virgen Santa, en Chile no ocurren. No pues, ¡qué se han imaginado! Nosotros tenemos artistas que pintan bellos parajes campesinos. En 1866 jamás habríamos permitido estas bajezas, que atentan contra la estética y el "amor". Miren que venir a mostrar monas piluchas y cochinadas que pervierten la mente y el alma, contraviniendo las enseñanzas del Cristo.

Pero Francia, ¡puaj! Imagínense que la perversión tanto ha percudido a esas naciones imperialistas que en el horrible Musée d'Orsay (ver entrada), otra exaltación del mal gusto, se encuentra la siguiente obra de un degenerado llamado Gustave Courbet, llamada L'Origine du monde:

L'Origine du monde (1866), de Gustave Courbet (1819-1877)

Bueno, ya no hay más que decir. Quizás el real motivo por el que una mujer con minifalda no puede caminar por las calles en Chile, ni en Brasil ni ningún país católico, sin que la tapen a piropos, silbidos, e incluso groserías, es porque somos un país que ha vivido brutalizado por la moralina de la iglesia de Roma. Probablemente esto explique por qué las mujeres en Chile ganen mucho menos, y además si no pueden exhibir un mulso aunque haya 35º C de calor, y si el macho piropero de seguro la agarra a puñetes, me imagino que también sobran los machitos latinoamericanos que le prohíben a la mujer el interrumpir voluntariamente su embarazo. Sospecho que todo se engloba en un mismo fenómeno, que es la represión sexual que promueven los de sotana. Los mismos que con un descaro inédito, incluso bajo estándares chilenos, nos quisieron meter un mamarracho de 14 metros de un tal Karol Wojtila. Al cual, menos mal, le dijeron que no.

Somos un país que produce esculturas de un Santo Varón. Jamás tuvimos, ni tendremos, a un Auguste Rodin. Es que así somos. Viva Chile, amén.

14 comentarios:

kiki dijo...

No soy católica, y defiendo el arte a toda costa.. soy músico, tengo 17 años, y me considero una adolescente normal, excepto por lo de la religión, ya que el dios Sol (mas conocido como Jesús, Horus, Attis, Krishna, Dionysus, Mithra, entre otros que no recuerdo) no me ha dado nada, y la única vez que le rogué algo con vehemencia, me fallo.
La única de las obras que me causo algo de rechazo fue L'Origine du monde; y no sabría explicar bien el por qué.

Herr Löbel dijo...

Aunque te pueda a llegar causar un rechazo una obra de arte (intencionada o inintencionadamente) no es razón para censurar o prohibir una manifestación artística... o cualquier otra manifestación humana!

emperor_zeta dijo...

Jamás podría alienarme con una postura tan retrógada (está de moda esa palabrucha jeje), represora y por sobretodo cristiana.
Tratar de envenenar todo con su retorcida forma de ver el mundo y principalmente el cuerpo humano me parece asqueroso, toda vez que estos señores (por no llamarles subnormales), van en contra del arte de cuerpos desnudos ya desarrollados, no así de niños. Bueno, ya se sabe de sus preferencias así que no doy la lata con eso...
Saludos

Jose Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SergioA dijo...

Muy cierto, Francia es una nación sin brújula que pasará desde la descristianización a la islamización.

Quizás a Chanchi le gustaría vivir en un país donde los hombres quieran casarse con ella, no ponerse su ropa.

Chile Liberal dijo...

Durante los años (¿siglos?) en que la iglesia de Roma gozó del monopolio de la educación, dígane: ¿hizo algo para reducir los prejuicios sexuales?, ¿hizo algo para defender la igualdad de la mujer?, ¿hizo algo para enseñar sexualidad?

No. Todo esto se ha logrado con la educación laica.

En la medida en que no hagamos algo para liberalizar la educación laica, seguiremos arrastrando el lastre de la educación oscurantista.

Ni hablar del arte. Los artistas en una sociedad libre tienen licencia para derribar muros, y romper esquemas. ¿Cuántas veces la misma iglesia de Roma, o los regímenes totalitarios, han encarcelado, perseguido, exiliado, incluso matado, artistas?

Oh, pero para alzar un mono gigante al Encubridor de Pedófilos, ahí sí que sacan las garras. A eso le llaman "arte".

SergioA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SergioA dijo...

@Carlos

Será la Historia la que nos diga cuales fueron los aportes del laicismo y cuales fueron las causas de su fin.

Como aporte, dudo que el "arte laico" llegue a compararse con el de la Antigua Grecia o el del Renacimiento.

Respecto a su fin, no cabe duda que conductas antievolutivas como la promoción de la anticoncepción, la legitimación de las parafilias o la discriminación positiva, hicieron menos competitivas a las sociedades laicas y serán determinantes en su desaparición.

Chile Liberal dijo...

@Sergio: se desprende de tu comentario que ahora sí que se viene la crisis moral, ahora sí que sí. Más de 6 mil años de civilización humana, pero ahora sí que ya llegó la hecatombe.

Permíteme una dosis de escepticismo.

SergioA dijo...

@Carlos

La Evolución y la Historia continúan: los débiles merman y los fuertes prosperan.

El fin del laicismo no da para hecatombe, ni siquiera se defenderán.

Chile Liberal dijo...

@SergioA: En cuanto a tu comentario anterior, ya está en carpeta traer un ateíto y una ateíta, para que los ateos nos multipliquemos.

SergioA dijo...

Ah, qué bien!

Felicitaciones.

Mario Abbagliati dijo...

Es obvio que nada bueno puede salir en términos artísticos de una cosmovisión milagrera como el cristianismo. Enterremos de una vez por todas a Bach, San Juan de la Cruz, Rafael, etc., y abracemos con emoción y esperanza a esos nuevos artistas ateos, que de seguro liberarán a la humanidad. El arte es laico o no es digno de tal nombre.

Ignacio Burges dijo...

Bueno estabamos mejor cuando la Inquisicion requisaba "La Maja Desnuda" de Goya, por "obscena" o prohibia el Quijote por "hereje", o cuando un Papa repintaba los desnudos de la capilla Sixtina, o cuando el cura Savonarola quemaba obras de arte entre ellas del mismo Rafael Sanzio antes citado, que curioso.