martes, 5 de agosto de 2008

Elegía a Yves Klein (sí, es arte)

El maestro Yves Klein llegó a la conclusión que las manos no bastaban para crear arte, por eso inventó las Anthropométries, es decir, usar el cuerpo para pintar. Bajo su estricta supervisión, y en performances públicas con no poca parafernalia, le pedía a sus modelos que se cubrieran de pintura (azul, de preferencia) y refregaran sus cuerpos desnudos contra la tela.

Algunas de sus obras se exhiben en el vanguardista Centre Pompidou, de París, el cual Chile Liberal ha visitado recientemente y he documentado en fotografías (disculpen que la calidad no sea óptima). Las imágenes -y un video- pueden verse a continuación.

Antes, una breve reflexión: una sociedad que respeta a sus artistas, por provocadores, abstractos o irreverentes que sean, es una sociedad que fomenta la diversidad y a la vez se protege de la tiranía, la censura y la estupidez. Algo incomprensible para las hordas que aclaman y exigen tijerazos al censor de turno.

Este blog continuará defendiendo la libertad de expresión.

Ahora, las fotos. Primero, el edificio del Centre Pompidou visto desde un café en las cercanías, luego el encuentro fortuito de una despedida de solteros y de solteras (él, vestido de mujer) quienes gentilmente accedieron a que los paseantes los fotografiasen juntos; luego una vista panorámica de París desde el museo (con la Torre Eiffel de fondo), algunas obras de la exposición permanente, y finalmente el video "Monocromía azul" (Google videos) con una performance de Yves Klein con el acompañamiento de la Sinfonía monótona (ver aquí presentación justo frente a su cuadro en el Centre Pompidou).









11 comentarios:

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Discúlpeseme la inmiscución en asuntos artísticos, pero me parece haber hallado cierta incongruencia entre dos afirmaciones sostenidas en esta entrada y otra del mismo blog, publicada en abril.
1. En «Elegía a Yves Klein (sí, es arte)», dice "una sociedad que respeta a sus artistas, por provocadores, abstractos o irreverentes que sean, es una sociedad que fomenta la diversidad y a la vez se protege de la tiranía, la censura y la estupidez".
2. En «Saquémosla», dice "invitar a sacar la mona del San Cristóbal, así como el payaso en Río de Janeiro, es un signo de que avanzamos como continente".

Entre ambas afirmaciones, parece mucho más admisible la primera.

Chile Liberal dijo...

@Cristian: la Mona del San Cristóbal no puede ser objeto de arte, es un símbolo religioso. Celebra el absurdo de una mujer que da a luz siendo virgen.

Es un símbolo religioso que pretende exaltar el del dictado papal del dogma de la Inmaculada Concepción.

Eso no es arte, es una estatua de discreto valor artístico que sirve para justificar el que somos un país católico. No lo somos.

La estatua es mero proselitismo mitológico.

Si bien da Vinci o Miguel Ángel crearon maravillosas obras crísticas, eso fue durante la época en que las ideologías crísticas dominaban la vida pública (por fortuna, hoy Europa es laica). Pero asumo que estos artistas trabajaron para el Vaticano por necesidad.

Mientras que una figurín religoso normalmente responde a intereses de terceros, el arte más rico proviene de la individualidad del artista. De hecho, el cuadro más célebre de da Vinci es la Mona Lisa, que no tenía nada de religiosa (probablemente un autorretrato de da Vinci vestido de mujer).

El problema es celebrar un dogma.

SergioA dijo...

Tu muestra es la muestra de la falta de creatividad de la cultura de un continente viejo que no tiene nada que aportar al futuro.

Chile Liberal dijo...

@SergioA: algo parecido debe haber dicho Franco de Picasso.

SergioA dijo...

Chile Liberal: Franco y Picasso eran europeos y están muertos. Yo, ni lo uno ni lo otro.

Chile Liberal dijo...

@SergioA: ¿Franco era europeo?

Para nada. Acuérdese: «L'Afrique commence aux Pyrénées»

SergioA dijo...

jaja
nunca he oído decir: ¡qué simpáticos son los franceses!

que se los coman los musulmanes

Cristian Mancilla Mardel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristian Mancilla Mardel dijo...

¿Y acaso un símbolo religioso no puede ser considerado una pieza artística?
¿Qué quedará, entonces, de la Victoria de Samotracia? ¿Querrás despreciarla como hacen los futuristas?
¿Qué ocurrirá con la Venus de Cnido, la Venus de Milo, las esculturas de Zeus, los frisos del Partenón, las pinturas con temas mitológicos sobre los muros en Pompeya, los innumerables mosaicos en este mismo sentido, los arcos triunfales, el Panteón romano etcétera?
Y esto lo pregunto sin mencionar aún los monumentos literarios que honran las costumbres religiosas, como el Poema de Gilgamesh, la Ilíada y la Odisea, la Eneida, todas las tragedias griegas conservadas y muchos fragmentos de lírica (incluso de Jenofonte, quien no critica la religiosidad, sino solamente el antropomorfismo atribuido a los dioses).

Toda expresión artística estará siempre en relación con el mundo de su autor y tocará este o aquel tema. Censurar el arte cuando toma el tema religioso parece una exageración injustificada y perjudicial para el propio arte.

Chile Liberal dijo...

@Cristian Mancilla: me parece bien que pongas a las mitologías crísticas al nivel de las otras mitologías, pero no comparto el valor artístico. Desde luego las genialidades de la Capilla Sixtina son únicas, pero la Mona del San Cristóbal es tosca y fea.

María no concibió virgen, como ya he explicado, fue un error de traducción (el Corán lo aclara muy bien, dice que es una "muchacha joven").

Lo que me parece horrendo es que se celebre a una niña de 12 a 14 años madre soltera, tal como lo fue María.

Creo que la edad para embarazarse debe ser más en la adultez. Por lo visto, el Espíritu Santo fue un pedófilo.

Chile Liberal dijo...

@SergioA: es cierto, nunca se ha escuchado a alguien decir "¡qué simpáticos son los franceses!"

Imagínate que una vez le comenté a mi chanchi, que es francesa, si estaba consciente de que los españoles sienten un complejo de inferioridad respecto a Francia.

"¿Sí?" -me dijo-, "me parece bien que se acomplejen".

Insoportables.