sábado, 9 de febrero de 2008

Dos detalles: transporte y energía

El gobierno debe solucionar las serias deficiencias en transporte (Transantiago) y en el abastecimiento energético para evitar un estancamiento económico: la solución es privatzar Transantiago y adoptar la energía nuclear

Transantiago, el sistema de transporte público de la capital chilena, estuvo condenado al fracaso desde que empezó a planificarse, simplemente porque sus gestores abandonaron los argumentos técnicos y se atendieron las ansias del megalómano ex presidente Ricardo Lagos, un hombre obsesionado con mejorar el deficente transporte de los santiaguinos para realzar su impronta. Se le bautizó el "Plan Estrella" y se anunció pomposamente que cambiaría para siempre la calidad de vida de los capitalinos: sí, para peor. El culpable fue la ambición política que obligó a lanzar apesuradamente el sistema antes de las elecciones, y luego, con la débil Bachelet en la presidencia, no se logró estructurar a tiempo un equipo capaz de enfrentar la magna tarea de "arreglar la carga en el camino", la política oficial del Transantiago, y de Chile y los chilenos.

Bachelet tardó demasiado en nombrar un ministro idóneo, lo que demuestra su incapacidad. Cortázar ha enmendado el rumbo, pero ha anunciado lo que Chile Liberal ya anunció cuando se puso en marcha el sistema, y es que el Transantiago tiene problemas de financiamiento. Para evitar la oleada de descontento que este blog anticipaba, se puso un paño frío de 290 millones de dólares, o sea, dinero robado a todos los chilenos para exaltar el la figura de Lagos Escobar. Hay gente que se negó o se niega a pagar la tarifa, lo que recrudece su financiamiento. Aumentar la tarifa actual de $380 pesos (0,60 €) haría desplomar la popularidad de Bachelet, y las protestas se volverían insostenibles, por lo mismo, es casi una política de estado. Cortázar ha anunciado que el Transantiago requiere US $40 millones mensuales en subsidios. La Oposición ha actuado correctamente al negarle más recursos al gobierno. Tal como vimos en un análisis anterior, la propia Concertación se ha desintegrado, ya que un ala del PPD se ha desprendido y se ha pasado a la Oposición (lo anunciamos junto a una desintegración de la DC que hja quedado manifiesta con la expulsión de Zaldívar). Es decir, el gobierno necesita más recursos, pero la Oposición debe negarlos. Estaba loco Lagos cuando pensó que su ególatra proyecto se autofinanciaría. El sistema debe privatizarse ahora ya, y dejar que las fuerzas del mercado regulen su funcionamiento. Quizás sería bueno recomendarle al gobierno eliminar el impuesto a los combustibles y bajar el IVA para que los pobres cuenten con recursos para pagar su transporte. Pero el socialismo es terco y no esto no ocurrirá.

En definitiva, las gravísimas fallas del transporte de Santiago sin duda repercuten en una menor calidad de vida y baja productividad, y todo gracias a la arrogancia de Lagos y la ineptitud de Bachelet (¿por qué tardó en apartar al ex ministro Espejo de su cargo?). O sea, culpa de la Concertación. De hecho, ellos admiten que es su peor política pública.

Energía, otro encargo de La Concerta

Como si fuese poco, el país sufre de un problema de desabastecimiento energético. Hay que entender por qué esto ha ocurrido. Muy fácil, porque a La Concerta, con Eduardito Carita-de-Moai Frei se le ocurrió importar gas natural del campeón mundial en inestabilidad económica y pentacampeón del Campeonato de Defaults, Argentina (cinco veces se han declarado en default). Los amigos argentinos invirtieron muy mal sus recursos y los administraron peor, hasta quedarse sin gas ellos. Michelle Bachelet fue con su sonrisa a pedirle a K que cumpliera sus acuerdos. Uno se pregunta si Bachelet es así de tonta, y sí, lo es.


El gráfico (ver a la izquierda) muestra el porcentaje de gas natural usado para generar electricidad. Noten que en 1995 Chile no dependía del gas natural, pero en el 2005 ya era una de las principales fuentes, y si sumamos las fuentes "hydro", nos damos cuenta que hay razones para preocuparse. La naturaleza y los políticos están en contra del desarrollo económico. No olvidar que la Oposición aplaudió a Carita de Moai cuando se firmó el acuerdo con Argentina: dos dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU). Si esto era ridículo o no, eso es otra cosa. Pero no olvidemos que la izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas.

Cuando Argentina se quedó sin gas en junio del 2006, sólo Bachelet pensó que Kirchner podría desabastecer a los suyos para que los chilenos tuviesen duchas calientes cada mañana. Argentina debió entonces comprar gas a Bolivia, país que tiene gas de sobra, salvo que significó un alza de 56% para Argentina, y por esto, debieron subirle el precio del gas a Chile en 35%. Bolivia proveyó el gas a Argentina con una claúsula en su contrato: ni un centímetro cúbico de gas boliviano a Chile. ¿Por qué Bolivia se niega a privatizar sus recursos y venderlos a Chile, y de paso, salir de la miseria? Respuesta: somos sudacas. En octubre del 2003, en Bolivia más de 70 personas murieron en una oleada de violencia que derrocó a Sánchez de Lozada y así impidier on que el pobrísimo país altiplánico ganase dinero exportando gas a EEUU, vía puertos chilenos (el cabecilla fue el cavernícola Evo Morales). Esto fue demasiado y había que impedirlo: ellos son pobres, y así quieren seguir. En mayo del 2004 estalló el problema entre Chile y Argentina, que prosiguió hasta el invierno del 2006, tal como decíamos al principio (noten que ya había iniciado el gobierno de Bachelet). Las hidrocarburizadas rencillas entre países ponen en jaque el funcionamiento y la seguridad de Chile. Pero todo vale con tal de abastecerse. La pregunta que debemos hacernos es, ¿por qué no solucionar de una buena vez tanta bazofia y adoptar la energía nuclear?

Francia, tal como muestra el gráfico a la derecha, cuenta con un porcentaje de producción eléctrica desde fuentes nucleares mayor en comparación a otros países. Más encima, es el que menos contribuye con partículas de carbono al desastre inminente del calentamiento global. De hecho, la energía nuclear, como muestra el gráfico más abajo, es la que menos contamina. Si nos decidiésemos por la producción de energía nuclear, Chile se evitaría dolores de cabeza con países vecinos y además no arriesgaría su seguridad nacional ni menos aún tendría que destruir los ecosistemas de la prístina región de Aysén donde se deberán construir nuevas represas. De hecho, se evitaría construir plantas de procesamiento del gas natural licuado desde países lejanos. Francia debió en su momento destruir los ecosistemas en el Pacífico, pero los costos fueron menores que los beneficios, y los galos no se ven tampoco obligados a declarar guerras en medio oriente ni a estrechar lazos con dementes islámicos sauditas o a besar en las mejillas a sus abyectos mandamases. Pero no sólo deben atenderse las razones geopolíticas, sino que la mencionada emergencia ambiental que ha desencadenado el carbono es otro factor muy importante.

Si Chile quiere actuar con seriedad frente a sus problemas de desabastecimiento, debe empezar a pensar a largo plazo -por primera vez en su vida-, y no con políticas cegatonas y cortoplacistas, como es nuestra costumbre. Vastas áreas en el árido desierto de Atacama pueden perfectamente utilizarse para albergar reactores . La tecnología está disponible y sólo falta continuar la investigación, pero se pueden contratar expertos extranjeros. Chile, incluso, podría exportar energía, tecnología y conocimiento a sus vecinos.


Este blog se manifiesta a favor de la solución nuclear, pero con una condición: que los cerebritos del Transantiago no estén a cargo de las plantas nucleares, ¿se imaginan?

17 comentarios:

Cristian Mancilla Mardel dijo...

La solución que propones para el Transantiago parece —es, mejor dicho— correcta e ideal. Pero se topará (y yo diría que se está topando) con aquella observación que tú mismo haces: "el socialismo es terco". El año 2007, Eduardo Frei propuso —para mi enorme sorpresa— la estatización plena del sistema de transporte capitalino como solución para el problema, que ya era evidente: por suerte no lo pescaron, pero tampoco se adoptó la medida correcta —la privatización— y, en cambio, nuestro incompetente gobierno insistió con terquedad en seguir adelante con el plan a su manera. Concuerdo, pues, con la solución que propones y con la aprobación respecto con la actitud de la derecha de negar los recursos al Transantiago. Pero hay algo que me asusta un poco: si la derecha logra impedir que el gobierno financie el plan y el gobierno —tercamente— insiste en administrar el plan como lo ha hecho hasta ahora y no aplica una privatización, ocurriría algo muy malo. Me imagino que veríamos menos microbuses, que habría alza de pasajes y ya con estos dos factores sería suficiente para tener un descontento alto y capaz de generar manifestaciones públicas de descontento, lo cual podría redundar en hechos de violencia. Tal vez me equivoque, pero tengo esa impresión por ahora.
Y en cuanto a la energía, siempre me ha parecido que lo más natural en un país montañoso es aprovechar al máximo los recursos hídricos (con sus "deliciosas" pendientes): los ecologistas han aarecido para manifestarse en contra del desarrollo, pero igualmente hay muchas personas que creen sinceramente en la conservación de ciertos parajes particularmente hermosos; pero dudo que eso nos impida plenamente el aprovechamiento de los recursos hídricos, porque tenemos bastantes afluentes a lo largo de la cordillera. Aún así, tampoco parece despreciable la utilización de energía nuclear: muestras que es limpia y, además, sabemos que es muy eficiente. Y en cuanto a la aplicación de este proyecto, varias veces en el pasado hemos contratado expertos extranjeros para aplicar proyectos de diversas áreas en las cuales somos incompetentes: sé que muchos connacionales podrían sentirse ofendidos, pero lo cierto es que no tenemos una experiencia suficiente en el tema y conviene que apostemos al éxito seguro en lugar de a las sonrisitas y los votos. Y aquí de nuevo recuerdo lo que dices: "el socialismo es terco". De tu texto desprendo, pues, que el error más grave en el tema energético fue adoptar el acuerdo con Argentina: no es que sea malo utilizar gas natural, es que no podemos confiar en ese socio tan inestable. En este caso, por ejemplo, podríamos afirmar que la apuesta fue por sonrisistas y votos en lugar de un éxito seguro. Así las cosas, el panorama no es para nada esperanzador. Sólo nos quedaría consolarnos pensando en al menos hay algunos de entre nosotros que tienen buenas ideas.

Nicolás V. dijo...

Una gran diferencia hay entre energia limpia y energia que no contamina la atmosfera, la energía nuclear no es limpia, por que? porque genera inmensas cantidades de residuos altamente radioctivos que pueden permancer activos entre 20.000 y 100.000 años, claro q estos residuos no salen a la atmosfera a menos que no sea por accidente, sino que es enterrada en contenedores a varios metros de la superficie. Alejandome del catastrofismo chernobilesco, enterrar los residuos radioactivos en unas de las placas tectonicas con mayor actividad sismica no creo que sea una muy buena idea.

Nicolás V. dijo...

Por cierto viste el documental zeitgeist, creo que te va a gustar lo puedes descargar directamente de
zeitgeistmovie.com o en cinetube.es
tambien lo puedes ver on-line, no tiene desperderdicio (no hace falta decirte que no lo tomes al pie de la letra, sino que rescata muchas de las cosas interesante q plantea)

Un salu2

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Creo que el Transantiago es bastante privado, lo que se debe corregir es la infraestructura, y sobre todo el marco institucional en que funciona el transporte público en Santiago, formal e informal.
En cuanto a la energía, una de las fallas estuvo en no establecer una norma en cuanto a ésta, porque no hayn diversificación de fuentes de energía, sino que el gas monopolizó el nicho y nos hicimos dependientes de éste.
La competencia en este caso particular no fue de mucha utilidad.
En todo caso, estoy de acuerdo con que debería incentivarse la energía nuclear, en términos institucionales, por parte del Estado, estableciendo normas, incentivos, estándares y criterios, y por parte de privados con la inversión. Pero todo debe ser muy bien analizado.

Creo que, por ejemplo, tampoco deberían estar a cargo de la energía nuclear, la gente de Celco y otras empresas con poca RRSS.

Chile Liberal dijo...

@Jorge, el Transantiago está demandando US $40 millones mensuales, mientras sea planificado centralmente y se impida que las fuerzas de la competencia privada hagan su trabajo, no va a funcionar.

@Cristian, el socialismo ciertamente es terco. Miren, acá va la solución al Transantiago:

- Privatizar por completo y desregularizar los recorridos y frecuencias, dejar que privados se unan al sistema (como ocurría antes).

- Debido a que el sistema de tarjetas parece funcionar, y no es el fracaso rotundo que se esperaba, se debe aprovechar este punto. ¿A qué me refiero? Miren: el Estado debe sacar sus garras y, para empezar, dejar que los privados cobren el precio que corresponde, o sea, la ley de la oferta y la demanda determinarán el precio.

Es evidente que el precio será superior al actual. Para evitar reclamos de la ciudadanía, se elimina el impuesto a los combustibles, lo que redundaría en rebajas a los pasajes. Más aún, se baja el IVA, así los pobres podrán contar con más dinero. Crucialmente, el Estado en vez de despilfarrar dinero, carga las tarjetas de los más pobres mediante un traspaso electrónico de dinero. O sea, una especie de "cheque de transporte" (como el "cheque escolar"), pero en vez de mandar un cheque, es un depósito de dinero en las tarjetas de quienes perciban el sueldo mínimo.

Para que el sistema sea más eficiente, los empleadores podrán comprar mediante las empresas las tarjetas con factura, o sea, tal como una empresa compra sus insumos sin IVA, compra las tarjetas (con un prepago del Estado) mediante facturas. De este modo, el estado no recauda impuesto, sino que se rebajaría al máximo el precio del pasaje, y solamente se entregaría un pequeño subsidio.

Estimo que un santiaguino medio paga alrededor de 15 mil pesos en locomoción. El estado puede perfectamente pagar una parte de los pasajes de los más pobres, sin meter sus manos en el normal funcionamiento de las empresas de transporte. Para alguien que gana el mínimo, un aporte directo con pago a la tarjeta sería muy beneficioso. Así todo, el estado estaría gastando mucho menos que lo que se estima hoy, que es dinero para que las empresas tengan ganancias. El aporte que vaya a los usuarios

En cuanto a energía:

@Cristian: Chile es montañoso, pero sigue dependiendo de las lluvias y del clima, el cual continuará cambiando por efecto del cambio climático. La energía nuclear es más confiable.

@Nicolás: La energía nuclear no genera "inmensas" cantidades de residuos. De hecho, gracias al avance tecnológico, cada vez produce menos residuos. Entiendo tus temores sobre Chernobyl, pero por ejemplo la tecnología de los franceses no se compara a la de los comunistas soviéticos, que tenían reactores nucleares pero ni siquiera duchas calientes y estaban muertos de hambre. Comunistas ni socialistas (ni Concertacionistas) deben estar a cargo de los reacores.

Atacama está expuesto a los peligros de cataclismos, terremotos etc. Pero me parece que un buen estudio debiese determinar el mejor lugar para depositar los residuos que, insisto, serán cada vez menores.

En cuanto a la película Zeitgeist, sí!! la vi me pareció muy buena la parte sobre el cristianismo, de hecho, la analizaré en extenso durante un especial que haré para semana "santa". La parte sobre el 11-S me pareció menos creíble, y sobre la Fed, sin duda que tiene partes rescatables, aunque se les nota que son parte del comando del loco Ron Paul. El monopilio sobre la emisión de dinero es extraordinariamente controversial, si más gente entiendiese el tema, sin duda que veríamos una oleada de protestas.

¿Qué te pareció a ti? La parte religiosa se merece un análisis exhaustivo de mi parte.

Chile Liberal dijo...

@Cristian Mancilla, sobre el Partido Liberal, me habías hecho algunas consultas. Disculpa la demora pero acá vamos:

Hasta hace algún tiempo, se efectuaban periódicamente reuniones de camaradería entre simpatizantes de las doctrinas liberales. Los encuentros eran moderados y convocados por el amigo Álvaro Bardón, en el auditorio de la Universidad Finis Terrae (comuna Providencia, Santiago), y venían distintas personas de thinktanks y miembros de la opinión pública a exponer sobre varios temas. La concurrencia era variada: profesionales de todas las áreas, académicos, trabajadores, estudiantes, jóvenes, y miembros del antiguo Partido Liberal. Luego, con la participación de varios de nosotros en el blog de El Mercurio, especialmente en la sección de opinión de Álvaro, comenzó a llegar más gente y surgió la necesidad de pasar del café y las galletas a la acción política, lo que dividió en parte a la audiencia.

Algunos consideran que el liberalismo no puede entrar a la política, otos (como yo) desean ansiosamente revivir el Partido Liberal, y otros desean formar un referente político distinto pero hay dudas sobre las bases doctrinarias.

Lo concreto es que algunos amigos de este blog están completamente decididos a entrar a la arena política y se han iniciado las gestiones para refundar el Partido Liberal. Como entenderás, el sistema actual está hecho para que no entren nuevos actores, y existe una enorme cantidad de trabas y regulaciones, pero la idea está lanzada y avanza. Las reuniones volverán y las invitaciones se publicarán en este blog ya que están todos bienvenidos.

Si alguno de los amigos lectores se interesa, pueden escribirme a la casilla chileliberal@gmail.com

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Con la apreciación del gasto en locomoción, se puede suponer varios errores en el resto de las propuestas...ya que un santiaguino promedio gasta mínimo 30 mil pesos, no quince...

En todo caso, me gustaría me explicaras como la oferta y demandas impediría que empresarios inescrupulosos vendan leche para animales, como si fuera para las personas...

Chile Liberal dijo...

Un santiaguino gasta hoy una cantidad exacerbada por las alzas de impuesto. Si las tarjetas se pudiesen comprar con factura, si se bajasen los impuestos a los combustibles, e impuestos que castigan a los pobres como el IVA, los más necesitados dispondrían de más dinero. El estado, que tiene dinero de sobra, puede depositar un monto en las tarjetas electrónicas y a fin de cuentas los más pobres terminarían pagando menos y el propio estado gastando menos. En otras palabras, el subsidio del que habla Cortázar se entregaría a los usuarios, no a los empresarios.

En cuanto a los inescrupulosos, bueno, ha habido, hay y habrá siempre. La libertad de prensa es nuestro aliado.

En el régimen comunista soviético, el desastre de Chernobyl se mantuvo oculto durante las primeras horas, ya que los regímenes autoritarios no soportan la libertad de expresión y de prensa.

Ahora bien, preguntas cómo funcionaría la ley de la oferta y la demanda en dicho caso, muy fácil: cada vez que los acusados vuelvan a iniciar una empresa, los usuarios los castigarán.

O sea, esos tipos ya no podrán ganar dinero. Si fuesen realmente avaros en el sentido de Adam Smith ("la avaricia es buena"), habrían entregado un buen producto para así continuar con su negocio y, nota la paradoja, ganar más dinero.

Su Excelencia dijo...

Interesante esto de la refundación del Partido Liberal. La guía señera de Álvaro Bardón es garantía de un liberalismo igualito al del Partido Liberal de Anastasio Somoza.

Al lado de estos "liberales", Dick Cheney es un anarcosindicalista.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Esperaba una explicación menos ingenua que creer que los consumidores castigarán a esos empresarios.

Esa ingenuidad se debe a la suposición errada que no considera las enormes asimetrías de información que los consumidores tienen y que la prensa tampoco puede resolver, porque cuando inescrupulosos hacen sus fechorías, después reinician sus empresas sin que nadie sepa a ciencia cierta quienes son los dueños de dichos negocios.

El de la leche era el mismo de Competa...y la prensa recien lo supo cuando se proceso judicialmente a los tipos...

Si hicieramos un estudio, la mayor parte de las personas no conoce el carácter de la propiedad de lo que consume...no porque no se informe, sino que porque esa información no siempre está disponible...

Cristian dijo...

Jorge,

Carlos se hace el sordo cada vez que se menciona el termino asimetrias de informacion que son el talon de Aquiles de su utopia mercantilista. Sin intencion de insultarte Carlos, me recuerdas a patoace que le saca el poto a la jeringa cada vez que su unica defensa es la fe por si sola.

Jorge, estoy completamente de acurdo contigo, pero creo que te caes en una cosa, si la gente no tiene acceso a una educacion decente que los saque de la ignorancia, la supersticion y la "cultura popular", como puedes esperar que se preocupen por lo que consumen, contrario a lo que tu crees la informacion SI ESTA DISPONIBLE, es cosa de hacer un poquito de investigacion en internet y puedes descubrir hasta el mas desconocido detalle de un producto cualquiera, pero sin saber ingles, como usar los buscadores de internet para ocupar sus mejores capacidades, y como juzgar la confiabilidad de una fuente? ... eso ni siquiera pasa aca en el Reino Unido. Las hordas de consumidores lo hacen porque hay que gastar plata no porque tengan alguna remota idea de lo que estan comprendo o porque.

Chile Liberal dijo...

@Su Excelencia: Entiendo completamente tus resquemores. Pero, para que veas, hay gente (algunos en el blog de EMOL de Álvaro) que consideran que Bardón es demasiado "comunista", y demasiado estatista.

Creo que hay una espada de Damocles clavada en en liberalismo: y es el legado del régimen militar. Yo creo que algunos éxitos económicos, principalmente por la acción de muchos en el equipo económico, no justifican la "gran obra" de la que hablan algunos. Simplemente porque un gobierno que careció de legitimidad democrática no puede lograr grandes cosas.

Las gravísimas situaciones de Derechos Humanos desde luego que son injustificables. Pero individuos como el General Contrera, Espinoza, etc, muchos están en la cárcel, y muchos otros han sentido el rigor de la justicia. Hemos logrado justicia, institucionalizar y democratizar el país, y le debemos mucho a la Concertación por lograr mediante la vía democrática pasar a una nueva etapa.

Pero por todo aquello, creo que los viejos esquemas ya no dan abasto. La fatiga de material es evidente. Y en vista de los progresos en cuanto a justicia, yo estoy por volver a reunir a todos los liberales dispersos bajo un alero.

Muchos, como Bardón, provienen de la DC, y luego se separaron, algunos a favor otros en contra del gobierno militar. Otros se agruparon en el Partido Nacional , y otros se integraron a RN, otros al PPD, otros fundaron el Partido Alianza de Centro. Otros se marginaron por completo.

Mi idea es aún utópica, pero creo que hay interés en fundar un nuevo referente que ya no tenga como eje la Oposición o la Apología del legado de Pinochet (que ya murió, es historia, y sólo la edad le permitió rehuir de la justicia). Sé que aún hay sentimientos encontrados, pero me parece que hay mucha gente muy tolerante y con muy buenas ideas dispuesta a superar el status quo actual. El propio Bardón y otros saben que viene una nueva época y nuevas caras, salvo que aún siguen los mismos de siempre.

Hay mucha gente detrás de este proyecto y de las más variadas faunas y corrientes liberales que incluso parecen contrapuestas. Mi posición es clara pero estoy por dejar las diferencias y reeditar un ideario auténticamente liberal.

Chile Liberal dijo...

@Crisian: no es que evada el tema, es que Jorge tiene enquistado un prejuicio (probablemente es muy de izquierda) que ya se lo he explicado pero no hay caso, insiste en que es condición sine qua non del mercado el mentir y el abusar de la gente.

Maradona hizo un gol con la mano. No significa que en el fútbol algunos hagan goles con la mano, cosa que ocurre, pero que debe sancionarse. Si se emplease más la evidencia en video, como en el rugby, estas cosas no ocurrirían.

Lo mismo con los mercados. Las ofertas, los medios tecnológicos y la libre competencia benefician a los consumidores. El mercado para que funcione necesita de competencia, y así se superan los problemas de desinformación. Esto es tan evidente que me recuerda por qué algunos insisten en negar la teoría de la evolución.

Mira, Cristian, y te aprovecho de explicar de nuevo, Jorge. Tú sabes bien que en el Reino Unido existe el supermercado Tesco, donde va el perraje, y es muy barato. También existe Marks&Spencer, más caro, pero debido a la enorme de influencia de gente como la Nigella Lawson o Jamie Oliver, los consumidores cada vez reclaman alimentos con menos sal, sin grasas hidrogenadas, "transfats", colorantes, y más encima, "productos éticos".

De entrada, todos los M&S te muestran enormes letreros diciendo que sus productos son bajos en sal, sin grasas hidrogenadas, tienen perfectamente marcados los alimentos sin aditivos, y los productos FairTrade. Como sabes, la demanda es enorme y M&S gana muchísimo dinero, tanto así que hasta Tesco está lentamente adoptándolo. Luego, lo más probable es que todos imiten.

¿M&S sigue alguna disposición sanitaria o teme las inspecciones de los burócratas? No, es simplemente por presión popular.

En mercados menos sofisticados, como en Chile, esto no es una realidad, pero lo será. Por ello estoy de acuerdo en que debemos educar. Jamás M&S vendería leche para animales: si así lo hiciese, los diarios harían pedazos el prestigio de la empresa y probablemente se arruine y cierre.

Es a esos mecanismos de mercado a los que yo apuesto. Pero Jorge de seguro que cree que el mercado consiste en embaucar, engañar y aprovecharse, y que necesitamos cientos de miles de páginas de regulaciones y de millares de inspectores sanitarios y decendas de entidades burocráticas, fácilmente corruptibles y -por cierto- inútiles.

Cuando el estado se deja de interferir y espontáneamente florece la libre competencia, la información fluye más aún cuando los consumidores exigen la información.

¿O no?

Tu mismo dices que la información sí está disponible, nada mejor para estimular que esa información fluya que la libertad de expresión, la libre competencia, y la menor distorsión del mercado, y dejar que el poder de los consumidores premie y castigue a quienes informan mejor.

Mucho más efectivo que los millones de corruptibles inspectores de alguna repartición estatal.

Su Excelencia dijo...

Paul Samuelson acuñó una frase que describe perfectamente a tanto partidario, a la vez, de la economía de mercado y de la dictadura pinochetista: fascismo de mercado. Y "de mercado" hasta ahí nomás, dada su intervención en la economía por motivos políticos (el sobrecalentamiento de la economía para ayudar a la campaña de Büchi) o personales (repartija de activos estatales en beneficio propio).

En ciertas circunstancias no hay nada malo en que los liberales (los de verdad) colaboren con gente de otras ideologías. En la II Guerra Mundial, por ejemplo, los liberales (con toda razón) se aliaron al estalinismo para derrotar a Hitler. Claro, estaban en juego la vida y la libertad de cientos de millones de personas. ¿Qué justificación tiene, en el Chile actual, la alianza de liberales con fascistas "de mercado"? Y aunque Bachelet fuera Pol Pot, vender tal engendro liberal-fascista bajo la etiqueta de "liberalismo" es publicidad engañosa.

Chile Liberal dijo...

@Su Excelencia: Entiendo, completamente, hacia dónde apuntas. Y fíjate que otros consideran a Bardón "demasiado socialista".

El movimiento en todo caso ha adquirido fuerzas por acción de sus propios miembros, y el propio Bardón, quien moderó varias discusiones, recalcó que la inicitaiva recae en quienes quieran tomar la batuta. Él mismo creo que está consciente de que no tiene cabida, a pesar de muchas buenas ideas, en la política actual, así como muchos otros. Pero también hay mucha gente de otras corrientes que se ha entusiasmado, y todos con distinas visiones (encontradas) sobre la Conertación o el régimen militar, etc. Álvaro Bardón simplement nos aconsejó aclarar cuál era nuestro ideario y nos recomendó (textualmente) si van a sacar un partido político, no pueden sacarlo a poto pela'o.

También hemos tenido la oportunidad de extender lazos con gente de otras organizaciones y de, por ejemplo, Conertacionistas decepcionados, y creo que entre todos estamos adelantándonos a lo que inevitablemente ocurrirá en un futuro próximo, que será formar nuevos referentes y superar el status quo actual.

Mi intención en este blog no es hacer publicidad engañosa ni mucho menos, todo lo contrario, exponer mi propia visión. Saludos

Su Excelencia dijo...

Bueno, es positivo que un grupo de personas se una en torno a un ideal, evitando temas del pasado que dividen a los chilenos. No nos vamos a pelear por algunos muertitos, o por nimiedades como las libertades civiles. ¡Adelante liberales! ¡Avancemos hacia la economía de mercado!

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Chile Liberal, prefiero que argumentes a que supongas si soy o no de izquierda, porque eso es muy subjetivo.
Insisto en que desconoces mucho de las teorías económicas actuales y por eso caes en el fetiche del mercado como racionalidad superior y única.

Olvidas que el mercado se sustenta en instituciones políticas, estructuras sociales y procesos culturales determinados, y que por sí solo no genera ni sustenta un orden social.

Por lo tanto, dejar todo a la mano invisible es algo tan ilusorio, como creer en alguna religión que es algo que tanto criticas.

De hecho, partes del supuesto, y eso es algo muy del pensamiento liberal -aunque insisto en que eres un liberal a medias como todos en Chile- que el hombre es intrínsecamente bueno, que no engaña, que no abusa.

De hecho, y siguiendo a Carl Schmitt, en tus planteamientos siempre obvias las relaciones de poder que operan entre los sujetos, incluso en el mercado.