miércoles, 25 de junio de 2008

Privaticemos las ballenas

Invitamos a la diva chilena a que proponga entregar los derechos de explotación a empresas balleneras. Su conservación será un buen negocio, y no se extinguirán

Hace un tiempo se hizo un experimento muy simple que arrojó resultados elocuentes. En una primera etapa se le pidió a un grupo de varones contestar un cuestionario. Luego se repitió el ejercicio, con un cuestionario de igual dificultad, salvo que antes de responder se les mostraba a los participantes una foto de una mujer bella. Las respuestas correctas fueron menores en la segunda etapa. Conclusión: a los hombres nos cuesta concentrarnos cuando estamos frente a una beldad. Más aún nos cuesta debatir. Y si se trata de Leonor Varela, elegida en este blog como la mina más rica de Chile, llevarle la contra será muy difícil.

Pero la belleza de nuestra diva no debe obnubilar nuestro razonamiento. Si las ballenas están en peligro de extinguirse es simplemente porque son propiedad pública, o sea son de todos nosotros, pero como son de todos, en realidad no son de nadie, y la caza indiscriminada está a punto de condenar a las ballenas a la extinción. Japoneses, islandeses y noruegos son grandes consumidores de carne de este cetáceo, ¿por qué les vamos a negar que deleiten sus paladares con ballena?

Si los derechos de explotación de la ballena fuesen asignados a empresas pesqueras, éstas se esmerarían por aumentar sus utilidades, como corresponde a toda empresa capitalista. O sea, sería de interés para la propia pesquera el conservar las ballenas, porque si se extinguen, agotarán su propio rubro. La extinción de las ballenas, dicho de otro modo, sería muy mal negocio: nadie mata a la gallina de los huevos de oro. Si queremos ponernos serios en cuanto a la preservación de esta especie, es imperativo que la privaticemos.


Conservar, ¿para qué?

No queda claro cuál es el objetivo del lobby anti-comercialización de ballenas, conservar la ballena o evitar su caza. Si el objetivo es el primero, entonces reaundar la explotación ballenera es urgente (ver artículo The Economist, Whaling: Too Much Blubber), tal como explicamos anteriormente. Pero así todo, este lobby debe explicarnos qué tienen de carismático estos enormes mamíferos. No es que me disgusten las ballenas, pero tampoco guardo un especial cariño hacia ellas. Nunca he visto una, ni creo que veré una porque no tengo planes de ir a ver ballenas, y no conozco a nadie que quiera tampoco (de seguro hay, pero pocos). He vivido toda una vida sin ver una ballena. Tampoco me interesa comer carne de ballena, nunca la he consumido y no me apetece degustarla. Entiendo que es grasosa y no muy sabrosa. La verdad sea dicha, si la ballena desaparece a mí no me va ni me viene. Sí estoy seguro que si desaparecen, islandeses, noruegos y japoneses se entristecerán bastante. Si los consumidores quieren ballena, déjenlos que coman. Conservarla será excelente negocio.

Tampoco estoy tan seguro de que su extinción generaría un desastre ecológico serio. En el planeta han existido muchísimas especies, y muchas otras se han extinguido y la tierra sigue igual. La extinción de los dinosaurios no significó el fin del mundo. El 99% de las especies que han existido ya se extinguieron. Las especies aparecen y desaparecen, van y vienen, no veo cuál es el motivo para tanta polémica, especialmente cuando se trata de especies descomunalmente enormes e intimidantes, y más bien feas.

Al parecer el lobby anti-comercialización de ballenas quiere evitarles sufrimiento, ya que al cazarlas, hay que desde luego afilar los arpones y matarlas. Esto es evidentemente absurdo. Todos los animales deben matar a otros para su subsistencia. Los Homo sapiens somos también animales y debemos alimentarnos. La idea no es someter a los animales a abusos innecesarios o matarlos por gusto. Si la caza de ballena tiene como objetivo alimentar a los consumidores, no hay motivo alguno para oponerse con tanta vehemencia a la caza de ballenas. Llamar la atención de los consumidores sería recomendable, pero las prohibiciones sólo generarán mercado negro, costos de aplicación, y tal como ha ocurrido con especies como el rinoceronte blanco y los elefantes, su extinción está asegurada con una prohibición. Por otro lado, incluso es bueno que algunas especies desaparezcan.


Explotar para conservar
Muchas especies están en peligro. El gráfico de la derecha (fuente: The Economist) muestra varias commodities y su valor comercial. Como vemos, las cantidades son interesantes. Acá hay enormes oportunidades de negocio, pero las prohibiciones y moratorias han mostrado resultados más bien negativos. De hecho, el mercado negro y la ilegalidad son los peores aliados de los ecologistas y amantes de los animales. Es incomprensible que no atiendan criterios lógicos y que no propongan la privatización de especies como forma de preservación.

Las prohibiciones de venta y compra de estos commodities, así como sus moratorias, están condenadas al fracaso absoluto si es que hay consumidores dispuestos a comprarlos, o si hay gobiernos que no respaldarán las medidas, y más aún, si su valor es atractivo. En el caso específico de la ballena, los países consumidores de su carne no parecen cooperar en el prohibicionismo, y sus consumidores, de hecho, parecen ir en aumento, simplemente porque la polémica ha despertado la curiosidad.

Si de algo estamos seguros es que las vacas, los pollos y los cerdos no se van a extinguir pronto, porque la industria que generan tiene intereses en su conservación. El mismo principio es válido para las ballenas. Su privatización debiese ser la bandera de lucha de Leonor Varela, y tema central en la reunión que lleva a cabo la Comisión Ballenera Internacional (CBI) en Chile.

Presidenta Bachelet, su proyecto de ley que crea un santuario de ballenas no es la solución. Privatice mejor.


ENCUESTA: Pueden votar en la encuesta situada en la parte superior de la barra lateral.


Más información
Especial EMOL: Leonor y las ballenas (fuente de las fotos)
The Economist, Special Report: Whaling

33 comentarios:

Carlos Riquelme dijo...

Yo creo que las empresas balleneras no tendrían problema en agotar el recurso. Simplemente se cambiarían de negocio. Especialmente cuando cambiar de rubro es más barato que conservar el que ya se tiene.

Hugo dijo...

Comparto lo señalado por Carlos R. Las empresasa agotarían el recurso y se irían a cazar otra cosa o a otro negocio.
Privatizar ámbitos que competen a todo el planeta es casi utópico hoy en día (con suerte se puede hacer por países), siempre habrá países que no respeten los acuerdos.

Anónimo dijo...

para chile liberal todo es privatizar...a privatizar , a privatizar, que el mundo se va a acabar...
muy bien está el mundo a medida que se privatiza...claro, se cuidan los intereses de quienes pueden comprar...
¿que te parece la privatización y producción de hombrecitos para el consumo de paladares exóticos y delicados?
alicia

Anónimo dijo...

La trata de blancas también es un negocio privado, muy lucrativo, con alta demanda.
Probablemente este liberal este a favor de esta forma privada de esclavitud.

Chile Liberal dijo...

A los dos primeros comentaristas: caen en una falacia lógica. Si los propietarios de los derechos de explotación de la ballena agotan el recurso, ¿quién va a satisfacer la demanda de los consumidores de ballena?

Siguiendo esta línea de pensamiento, ya se habrían extinguido las vacas, los pollos, los cerdos y los pavos, ¿por qué no se han extinguido? Porque hay empresas dedicadas a explotarlos, y a conservarlos.

En el caso de la ballena, Leonor Varela debiese promover los beneficios de comer bistec de ballena y longanizas de ballena, al mismo tiempo que determinar quiénes la explotarán.

Sólo empresarios ineptos permitirían su extinción. Un empresario capitalista tiene como trabajo aumentar su capital, no podría permitir que su fuente de utilidades se agote.

@Alicia: tú lo has dicho, >>privatizar...a privatizar , a privatizar, que el mundo se va a acabar<<. Si hubiese más Douglas Tompkins, las reservas ecológicas del mundo estarían aseguradas. Toda la degradación de suelos, mares y aire se produce por falta de dueño. De hecho, también propongo privatizar la atmósfera.

La privatización de hombrecitos me parece muy bien, si es que hay suficiente demanda, debe haber alún agente dispuesto a satisfacer a los consumidores.

@Anónimo jue jun 26, 05:17:00 PM: no sólo la trata de blancas tiene alta demanda, sino que la trata de negras, de asiáticas y de latinas. No, no estoy a favor de esclavizar a nadie, pero recordemos que la gran empresaria Anita Alvarado fue a satisfacer las urgencias sexuales de los consumidores nipones, y se hizo de un patrimonio considerable gracias al trabajo duro.

Respecto a la trata de blancas, la maravilla de la Internet está supliendo las asimetrías de información y ayudando a optimizar el mercado, y la sociedad. Sitios web como East European Women, o Russian Story, entre muchos otros, ofrecen mujeres que cumplen con las 3B: Buenas, Bonitas y Baratas. Dudo que sea esclavitud, creo que ninguna ha sido forzada a entregar sus datos a estas empresas. Y ojo que no es prostitución, sino que simplemente mujeres del ex bloque comunista que al ver a sus países en ruinas prefieren vender su vida matrimonial a quien esté dispuesto a ello, sopesando atractivo físico y solvencia económica de los demandantes.

En cuanto a la prostitución misma, es la profesión más antigua del mundo y quien quiera ejercerla, que lo haga. También quien desee ofrecer "hombrecitos" para satisfacer a "paladares exóticos y delicados". ¿O acaso pretenden prohibir la prostitución? En este blog ya se ha argumentado a favor de la prostitución, que responde nada más que a la privatización de los genitales.

En cuanto a las mujeres del ex bloque comunista, cuántas mujeres incluso en Chile, en particular en los estratos bajos, y en la cultura católica, simplemente se casan para que las mantengan? ¿No es acaso el matrimonio una forma de prostitución? Para que vean la importancia de que la mujer se integre al mercado laboral, para que se libere.

El mismo aborto responde a la necesidad de privatizar el útero. Salvo que para los iluminados del Tribunal Constitucional, lo que ocurre dentro del útero es cuestión de dominio público.Privaticemos el útero.

socióblogo dijo...

A un par de amigos les había explicado por qué te tengo como archienemigo en mi blog. "Porque ese tipo estaría dispuesto a privatizar hasta a los gatos callejeros y cree que liberalismo es eso", les decía.
Leyendo esto, creo que tengo razón.

Ahora bien, me molesta un poco el sentimentalismo pro-ballena que se puso de moda, básicamente porque encuentro que es un poco frívolo. Confieso que no sé casi nada de biología o ecología, pero estoy seguro de que hay otras especies amenazadas que juegan roles cruciales en el mantenimiento de equilibrios ecológicos de las que ninguna actriz o presidenta se preocupan.

Nicolás V. dijo...

Las ballenas terminarian siendo criadas en bañeras gigantes

Nicolas dijo...

El plan aunque parezca infalible, dependerá de los costes de preservación de ballenas, si estos superan los de las ganancias no hay negocio, es más fácil y menos costoso extinguirlas.

Anónimo dijo...

Chile Liberal reduce todo, incluso la naturaleza a mero objeto de manipulación.
Podría vender hasta sus hijos...

Chile Liberal dijo...

@Anónimo: la naturaleza es objeto de manipulación, aunque no faltan quienes creen que es una realidad de origen místico que responde a un gran Diseño concebido por un creador del cosmos.

@Nicolás V: correcto, habrá muchas ballenas en bañeras. De ahí mis dudas expresadas en el artículo: ¿lo que quieren es conservar la ballena? ¿o simplemente evitar su caza?

De otro modo, sería altamente recomendable asignar los derechos de propiedad del "santuario" de ballenas de Bachelet a un sujeto como Sebastián Piñera, que podría cobrar entrada por observar a las ballenas en su entorno natural.

Fíjate que gracias al prohibicionismo sobre las ballenas y las distorsiones, no podemos determinar cuánto cuesta una ballena ni podemos calcular su valor real y establecer si es viable económicamente su explotación... tal es el grado de distorsión que genera el socialismo, en el que el cálculo es imposible. Pero es lo más probable, como especulación razonable, que sea muy lucrativo el vender su carne a los consumidores.

@Socióblogo: soy partidario de administrar la información de la manera más eficiente posible, para que la economía sea eficiente. Las privatizaciones no son capricho, sino que corresponden a la necesidad de dejar a la "mano invisible" el manejo de los enormes flujos de información, en vista de la absoluta incapacidad e ineficiencia de lograr eficiencia por parte de un planificador central.

Lo que propongo no es utopía, sino pragmatismo. Menos aún propongo una ideología, a no ser que alguien crea que E=mc2 es una cuestión ideológica o dogmática.

Si queremos realmente salvar las ballenas, privaticémoslas.

Juan Emar dijo...

estimado: si usted cree que privatizar es una propuesta pragmática y no ideológica...

Es más, si cree que el pragmatismo no es ideológico...

Pues le privatizaron sus ideas. Y se las están administrando de manera eficiente y hegemónica.

Concuerdo con el colega pop: las ballenas están de moda, y hay hartos ecosistemas completos amenazados y desapareciendo por la acción de la "manipulación" de la naturaleza de la panacea de empresas (privadas y estatales).

Acción Civil Política dijo...

A Chile Liberal le falta leer a Charles Taylor para entender que el Liberalismo no es privatización a destajo, y a Ulrich Beck, para entender que lo que plantea y su confianza en el positivismo tienen un claro carácter ideológico, rayando en el fervor religioso.

Chile Liberal dijo...

@Juan Emar: el liberalismo que propongo es ideología, así como el ateísmo es una religión. Asumo que no comprendes qué es una ideología. No podría esperar otra cosa de ti, que ya dijiste que Einstein fue un creyente fervoroso.

Ojo, ¿era una empresa privada los pascuences, que arrasaron por completo Rapa Nui, incluso destruyéndose a sí mismos y sin siquiera saber los salvajes de dónde vienen sus propias estatuas (moais)?

La depredación de ecosistemas por parte de grupos indígenas es abismante. Explícame por qué Tompkins compra hectáreas y las conserva para las futuras generaciones.

Sí, ya sé, que Focault y los posmos... Trés passé my dear.

Te planteo una pregunta: ¿qué hacer con el derecho, totalmente legítimo, de los japoneses, noruegos e islandeses, a comer ballena?

@Acción Civil: nunca he planteado la privatización a destajo. He planteado que privados se hagan cargo de todo aquello en lo que pueden obtener utilidades. ¿Por qué? Porque son capaces de administrar mejor la información que un ente burocrático.

Vaya fervor religioso. Me van a salir ahora de nuevo con que E=mc2 no es cierto, sino que hay que tener fe en Einstein para creerlo. Hay que tener fe en Darwin para entender la evolución (que es al "azar", claro está), hay que tener fe para darse cuenta que en Cuba la gente se muere de hambre y recién se les permite tener teléfonos celulares, mientras que en Hong Kong nadie se muere de hambre y hay teléfonos por doquier.

Es una aporía de fe declarar que Alemania Oriental era mucho más pobre que Alemania Federal. Es una cuestión ideológica y de fervor religioso el notar que Corea del Sur es un país rico, y Corea del Norte un país pobre. Es una cuestión religiosa el observar que la URSS colapsó, y que ya no hay países donde la economía se planifique.

El problema es que ustedes harían bien en darse cuenta de una buena vez que el socialismo es un fracaso, es un error intelectual producto de la arrogancia de quien cree que sabe, y que es incapaz de dejar que las decisiones las tomen los individuos libres, mucho más eficientes para captar información y que su sumatoria de decisiones es más poderosa que cualquier plan económico. Por lo mismo, privatizar las ballenas es rentable, tal como he explicado.

Juan Emar dijo...

"My dear":

Usted es el que no sabe ni por un poco lo que es la ideología. Y por la isla de pascua, menos. Si cree que la ideología es la adscripción a un partido político, pues claro que lo suyo no lo es.

Pero eso es una definición infantil. Similar a la de la iglesia cuando piden "no ideologizar el debate".

Ideología es una manera de ver el mundo, el prisma con que te lo explicas y valoras. El aparato de ideas que configuran tu posición en el aparato de producción si nos ponemos marxistas. El modo en el que se justifica el orden hegemónico, si prefiere a Manheim (ya que parece que no ha leído a Marx). En cualquiera de los casos, estamos hablando de una lectura valórica de la sociedad. Valórica no sólo en términos morales, sino en sus prioridades y "deber ser".
"No hay ser más ideológico que el que cree que no tiene ideología".

Sobre la naturaleza como manipulación y propiedad del hombre, me parece divertida la semejanza entre esa forma obsoleta de entenderla y el mito de Adán, en donde Dios le pone el mundo a su disposición para que se "enseñoree".
Curioso como su ateísmo parece a ratos religión. Efectivamente.

Ahora, sobre isla de Pascua (ejemplo fetiche de ud.)efectivamente hubo una depredación de el entorno, la cual se explica por una sobrepoblación abismante (10.000 personas en 166 km2). Las guerras entre clanes y anarquía se explican -aunque le duela- porque los guerreros se aburrieron de la casta sacerdotal que pedía sacrificios excesivos, y los exterminaron.
Sobre los moais se sabe. Y bastante. Lo que quedó inconcluso es la escritura que usaban, el rongorongo, porque el tráfico de esclavos se llevó al Perú a los últimos pascuenses que sabían hablarlo.
Bella empresa esa, el vender personas. Manipularlas.

Por último el tema Einstein -que tanto le duele- se lo vuelvo a aclarar: que Einstein haya sido un ferviente creyente no quiere decir que haya sido un ferviente religioso. Creo que cae en una falacia.

Su obstinación por la "sinfonía inconclusa", o "Teoría del todo", era una resistencia a la incertidumbre la física cuántica.
"Dios no juega a los dados".
No el hombre, no la razón, Dios.

"Bottom line" -ya que usted gusta de los anglicismos- la obstinación de Einstein descansó en darle la espalda a la posibilidad que no haya una armonía universal. Puede no ser un viejo con barba, pero filosóficamente eso es Dios. Por donde lo mire.

Tiene harta tarea para la casa entonces, "My dear".

Y lea libros de verdad, Wikipedia se equivoca a veces.

Juan Emar dijo...

P.S.: Lipsey y Lancaster ya demostraron que las preferencias individuales no son agregables.

Y sobre arrogarse el derecho de tener la razón en el socialismo...puf

Claro está que no es monopolio de los socialistas.

Contesto su pregunta con otra igual de absurda, ¿Y qué pasa con el derecho de un pedófilo de satisfacer su hambre sexual de niños?
¿O con el deseo de hacernos casas de alerce?
¿O calefaccionarnos con leña?

Etc...

Hay hartos "derechos" que están bastante torcidos. Parafraseando a Mafalda

Chile Liberal dijo...

Contestar una pregunta con una pregunta, vaya.

¿Qué pasa con aquel individuo que demanda comer carne de vacuno? ¿Qué pasa cuando miles de millones demandan comer carne de vacuno? ¿Por qué no se han extinguido las vacas, a pesar de ser muy codiciadas? ¿Por qué no se han extinguido los cerdos, los pollos, los pavos?

Ahora haz la comparación con la ballena, y verás por qué es completamente sensato privatizarlas.

Si un sabelotodo, por bien intencionado que sea, decreta que no puede haber propiedad privada sobre las vacas, te aseguro que se extinguen. En India andan moribundas por las calles, porque son sagrdas. Declara a las vacas "propiedad pública" (o sea, de nadie), y se extinguirán, porque al carecer de dueño, nadie las va a cuidar.

Lo que nos lleva al tema de fondo. ¿Por qué matar a una ballena es "cruel", y se aglutina la multitud para defenderla, y nadie reclama por las extraordinaria brutalidad con la que se faena la carne de vacuno?

El Parque O'Higgins se repleta de gente dispuesta a proteger a la ballena, pero cada 18 de septiembre, se repleta de gente que no tiene reparo alguno para comer carne de vacuno. ¿Por qué la ballena tiene más derecho a protección que la vaca?

El tema de los pedófilos es, una enfermedad mental (y ya he explicado que un sacerdote y un creyente convencido es, por su propia esencia, un trastornado mental). No veo nada de perverso ni intrínsecamente malvado en pedir un plato de carne de ballena en un restaurante noruego o japonés.

Reacciones, por favor.

Acción Civil Política dijo...

Chile Liberal te quedaste corto en los argumentos frente al señor Emar.
Redundaste y redundaste...en el mismo y simple argumento...
Pero bueno, ya lo dijo el señor Emar, te falta lectura...

Las decisiones individuales no siempre maximizan el interés. Basta con pensar en un atochamiento vehicular.

Tu falta de argumentos fuertes se nota en que derivaste de uno basado en una cuestión económica, de eficiencia y cálculos racionales, a una cuestión axiológica.

Juan Emar dijo...

Cada vez nos parecemos más a la Isla de Pascua que a ud. le gusta describir.

Me quedan algunas dudas de si acaso podemos "cultivar" las ballenas de la forma en como se hace con vacas, cerdos, y pollos.

No defiendo tampoco la forma en como se crían estos animales: generan un desastre ecológico gigantesco tanto a la atmósfera (metano) como la contaminación de aguas. Pero es obvio que la cantidad de gente obliga a generar verdaderos "Auschwitz" de animales.

Como le digo al comienzo, cada vez nos parecemos más a la Isla de Pascua decadente y sobrepoblada que agotó sus recursos naturales.

Asumo que con respecto a lo anterior (ideología, isla de pascua, Einstein) no tuvo nada que decir, y que por eso se saltó a este aspecto de la discusión.

¿Por qué será que los neoliberales prefieren agonizar en un mundo depredado con la ilusión de que su "libertad" quedó resguardada en empresas privadas, que pensar que no todos son perfectamente racionales, calculadores, y sobre todo, sustentables?

Enfermos mentales (como los sacerdotes o pedófilos) también están a la cabeza de empresas privadas. Aunque no lo crea.

Chile Liberal dijo...

@Juan Emar: Tú dices "Me quedan algunas dudas de si acaso podemos "cultivar" las ballenas de la forma en como se hace con vacas, cerdos, y pollos.". Claro, debido al prohibicionismo actual ("moratoria") el mercado no puede captar la información y no sabemos si el negocio de las ballenas será rentable. Pero bastaría levantar la moratoria y si hay empresarios interesados en el rubro, será el mercado el que lo determine. Insisto: si las vacas no se han extinguido, a pesar de la enorme demanda, menos aún se extinguirán las ballenas. Los econazis debiesen promover el consumo de ballena: a mayor demanda, mayor necesidad de conservar ballenas para su explotación. De paso, sería digno terminar con la moratoria actual sobre la ballena y ponerle fin a la hipocresía de la "caza con fines científicos", resquicio legal que encontraron Japón y Noruega para así abastecer a sus mercados. Estos países han pagado a otros países pequeños para que aprueben la cacería con fines científicos, o sea, una vez más vemos como el prohibicionismo genera corrupción.

También dices "generan un desastre ecológico gigantesco tanto a la atmósfera (metano) como la contaminación de aguas". Desde luego. Esto se produce cuando no hay derechos de propiedad sobre la atmósfera ni sobre las aguas, lo que genera externalidades negativas con consecuencias devastadoras, como la polución de la atmósfera y la contaminación en los mares. Si privatizásemos la atmósfera, su dueño no permitiría que se contaminase con CO2 ni metano ni partículas cancerígenas. Si terminásemos con la brutalidad de las "aguas internacionales", ningún país permitiría que se contaminasen sus territorios marítimos.

Mientras que la eliminación de las aguas internacionales sería fácilmente aplicable (de paso, ningún país permitiría pesqueras ilegales en sus mares, lo que protegería a las ballenas), la privatización del aire es mucho más compleja, y prácticamente imposible. Por lo mismo, como es técnicamente muy engorroso, la solución sería aplicar un impuesto al carbono, mucho más efectivo que el sistema de canjes. Si un privado se beneficia del uso del aire y percibe ganancias por ello, a pesar de contaminar y afectar a otros, es perfectamente lícito el sancionarlo con un impuesto.

Desde luego que algunos considerarán absurda la idea de privatizar el aire. Sin embargo, a esos mismos les parece perfectamente elogiable el crear la figura de "Gerente del aire".

Podemos nuevamente comprobar la virtuosidad de profundizar el proceso de privatizaciones.

Sí, es el mercado el que contamina. Pero es el Estado el que no deja que el mercado se regule y que evite la contaminación atmosférica y de aguas.

@Sr Acción Civil: esto es pelea de perros grandes, no de quiltros.

Al pan pan, vino vino dijo...

Sobre lo que tienen al costado respecto a la píldora del día después: el primero de los derechos civiles es el derecho a la vida.
Saludos,
Álvaro P.

Chile Liberal dijo...

La que pare, decide.

Anónimo dijo...

Pelea de perros grandes... Juan Emar ¿y el otro dónde está?
Se escuchó el ladrido de un chiguagua...ah era ChileLiberal, que se cree perro grande...

¿Algún complejo?

¿Por qué te crees grande?

Juan Emar dijo...

Me dejó pensando que defienda los impuestos (bonos de carbono).

¿Impuestos que irán a una empresa privada?

¿O recolectados por el Estado?

¿Cuál Estado? Ya que el daño a la atmósfera, efecto invernadero, y capa de ozono está lejos -muy lejos- de sólo afectar el lugar de dónde se emiten.

Difícil dilema.

Sigo encontrando perverso la figura de "pagar por contaminar". O el concepto mismo de "externalidades".

Le dejo esto para que le de ud. otra vuelta.
Está hecho por economistas bastante informados -y nada de socialistas por lo demás-

http://www.eumed.net/cursecon/9/Los%20recursos%20naturales.htm

Ruego me excuse el formato. Olvidé rápidamente como poner un link en los comentarios.

Saludos

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Suponiendo que tienes razón y tomando en cuenta tus planteamientos, me surgieron algunas dudas:

¿Cómo compatibilizar el estado “salvaje” de las ballenas, para convertirlas en animales domésticos para su producción, considerando que el espacio necesario para ello es bastante más grande que el que se necesita para las vacas, lo que quizás se traduzca en altos costos para implementar “piscinas” donde criarlas?

Probablemente, para los balleneros sea más fácil y rentable seguir cazándolas que “cultivarlas” en espacios privados. Por lo demás, suponiendo que esas piscinas se hagan en el mar

¿Cómo evitamos el daño ecológico que generaría, a otras especies y productos del mar, incluso de otros países, el asentar a una especie de esa magnitud, que además es nómade en un territorio marítimo determinado?

Supongamos, que los derechos de propiedad efectivamente se adjudican con respecto a la atmósfera y las aguas.
¿Cómo el dueño o los dueños de la atmósfera podrían resguardar la protección de ésta, si consideramos que la contaminación se produce hasta por el simple hecho de fumar, barrer las calles?

¿Acaso, los sujetos deberían dejar de fumar o barrer porque el dueño de la atmósfera lo pide?

¿Qué pasaría con las fábricas, las industrias?

¿Cómo evitamos que el dueño de la atmósfera no termine por frenar la producción industrial, que emana contaminantes?

Incluso, hasta el cine desaparecería pues es una de las industrias que más contamina en ese sentido.

En definitiva, de qué forma el dueño impediría la contaminación. Claramente es complejo.

En cuanto a las aguas internacionales, se genera un problema similar.

¿Quiénes deberían ser dueños de las aguas internacionales, los estados, algunos privados?

¿Cómo evitamos que eso afecte el flujo comercial, la pesca y extracción de productos, incluso el libre flujo de personas?

¿Podría el pescador artesanal seguir realizando su oficio o tendría que pagar dinero y someterse al criterio del dueño del mar?

¿Cómo afectaría esto el costo de los productos, considerando que el dueño del mar o la zona marítima, cobraría por usar su “terreno”, probablemente altos precios, aprovechando en algunos casos, el que las rutas marítimas no son antojadizas?

Chile Liberal dijo...

@Juan Emar: un Estado nacional puede aplicar un impuesto a los grandes contaminantes, es decir, a quienes obtienen utilidades contaminando (me opongo a castigar el uso de leña por parte de los más pobres). P. ej. una empresa como Toyota produce automóviles, y debe pagar por pintura, metales, etc, todo lo necesario para producir un automóvil, excepto que no pagan por hacer uso del aire que ellos contaminan, pero sí obtienen beneficios. En el bello mundo de la teoría, el "dueño del aire" debiese cobrarle al dueño de Toyota por el servicio (el aire), pero esto es imposible. Si un privado no es capaz de hacerlo entonces -con esto contesto tu pregunta- un Estado nacional puede hacerlo, calculando la cantidad de partículas emitidas.

Esto debiese estimular a Toyota o a cualquier empresa del mundo a contaminar menos, incluso a traspasar los costos a los usuarios , quienes demandarán vehículos más baratos. Es razonable esperar que esta misma empresa comience a invertir en tecnologías alternativas, que ya lo hace, no por mera bondad, sino para mantenerse competitiva.

Es necesario oponerse a la participación del Estado en toda aquella actividad en la que un privado puede percibir utilidades. A falta de ello, el Estado puede hacerse cargo. Soy partidario de un Estado Mínimo.

Ve este anuncio (en inglés pero creo se entiende la idea) Toyota Regenerative Energy

@Jorge Gómez:

"¿Cómo compatibilizar el estado “salvaje” de las ballenas, (...)"
Fácil: basta privatizar el santuario de ballenas que se creó en Chile. De hecho, puede crearse un santuario y cobrar por la entrada, de este modo la preservación de ballenas sería rentable sin faenarlas, sino como objeto de admiración para que los turistas las fotografíen.

"¿Cómo evitamos el daño ecológico que generaría, a otras especies y productos del mar, incluso de otros países, el asentar a una especie de esa magnitud, que además es nómade en un territorio marítimo determinado?"
Lo ignoro, no soy experto en ballenas, pero es razonable creer que no sólo es necesario crear centros de cultivo de ballena, como se hace con el salmón, sino que asignar los derechos de explotación en estado salvaje. O sea, Mr X es dueño de las ballenas donde sea que estén, no necesariamente en un criadero de ballenas. Contrasta además con la respuesta de la pregunta anterior.

Las ballenas tienen también ciclos migratorios. Un experto puede procesar esta información y proponer soluciones técnicas. Mucho más factible es que esta investigación se haga motivada por el lucro.

"¿Cómo el dueño o los dueños de la atmósfera podrían resguardar la protección de ésta, si consideramos que la contaminación se produce hasta por el simple hecho de fumar, barrer las calles?"
El dueño de la atmósfera puede calcular la cantidad de emisiones, como ya se hace, y cobrar por ello. Si es imposible privatizar la atmósfera, el Estado puede hacerlo.

En cuanto a fumar, las tabacaleras deben pagar por el daño que genera el fumar por parte de sus consumidores. Es más fácil cobrarle a la tabacalera que a los fumadores.

"¿Acaso, los sujetos deberían dejar de fumar o barrer porque el dueño de la atmósfera lo pide?"
No, pero se puede cobrar a las tabacaleras, quienes traspasarán el costo a sus consumidores.

"¿Qué pasaría con las fábricas, las industrias?"
Hay 600 centros fijos de contaminación en el área metropoliotana, sólo se les pide cerrar en los días de preemergencia. Si se les cobra un impuesto, probablemente deban despedir gente. Acá hay que sopesar los costos sociales con los beneficios ambientales. No tengo respuesta para esto, simplemente porque carezco de información. Presumo que las empresas están usufructuando del aire y que es lícito cobrarles por ello. Si la gente se queda sin trabajo, eso no es problema de las empresas. Ninguna empresa existe para dar trabajo (beneficencia) sino para aumentar su capital. Por lo mismo, preferiría cobrarles y dejar gente sin trabajo. Pero no soy categórico al respecto.

"Incluso, hasta el cine desaparecería pues es una de las industrias que más contamina en ese sentido."
No sé de dónde sacaste eso, tiendes a ser chamullento. Pero el problema es menos grave de lo que crees, y se nota que conoces poco del mercado: las productoras traspasarán los costos a los usuarios. Esto no es ningún problema porque el público puede vivir perfectamente sin ver películas. Distinto a la situación con el aire, sin oxígeno no podemos vivir.

Nota la paradoja: sin oxígeno no podemos vivir, el aire es gratis pero su calidad en Santiago es atroz. Por pagar por respirar, podríamos tener oxígeno y mejorar nuestra salud.

Las películas son un pelo de la cola. Una gran industria, genera mucho empleo (el menos en EEUU), pero si sube el precio de las entradas, podemos reducir las idas al cine.

Nuevamente, esperaría que esto estimulara a la industria a contaminar menos, para evitar pérdidas. El mercado se regula de esta manera: la mano invisible en todo su esplendor.

"¿Quiénes deberían ser dueños de las aguas internacionales, los estados, algunos privados?"
Los países. Luego se pueden privatizar las rutas marítimas, tal como se han privatizado carreteras.

"¿Cómo evitamos que eso afecte el flujo comercial, la pesca y extracción de productos, incluso el libre flujo de personas?"
Cuando se privaticen las rutas marítimas, sería descabellado creer que el dueño de las rutas entorpecería el flujo. Tal como a los dueños de las carreteras concesionadas, a ellos lo que más les interesa es que la mayor cantidad de gente transite, o sea, mayor cantidad de usuarios, lo que se traduce en más utilidades.

El pescador artesanal tendrá que pagar licencias de extraxcción no a las autoridades navales, como ocurre hoy, sino a los dueños. Será de interés del dueño el asegurarse que la explotación pesquera no es excesiva, de otro modo deberá cambiar de rubro.

El interés comercial hará al privado mantener mucho mejor controlado la cantidad de especies que se explotan. No como ocurre hoy, en que la información es dispersa y difícilmente ejecutable.

"¿Cómo afectaría esto el costo de los productos, considerando que el dueño del mar o la zona marítima, cobraría por usar su “terreno”, probablemente altos precios, aprovechando en algunos casos, el que las rutas marítimas no son antojadizas?"
Recuerdo en los años 80, poca gente tenía teléfono, cuando la compañía de teléfonos era estatal. Eran, de hecho, carísimos. Luego se privatizó y la gente reclamaba contra la CTC. Un par de años más tarde, se masificó el teléfono, y casi todo el mundo tenía uno.

Probablemente el mito más ridículo respecto al mercado es hacernos creer que si se nos cobra por algo, no podremos acceder a ello. Al dueño, desde luego, le interesa que su producto sea masivo.

Menciono esto para que te contestes tú mismo la pregunta.

Raul R. dijo...

Hola, muy buen artículo Chile Liberal.
Una lastima la calidad de los post y los argumentos para oponerse a una medida tan eficiente. Atacan el pragmatismo o la ideología, y no argumentan porque una medida así no ayudaría a la conservación de las ballenas. (Hay un par de excepciones)

Esta es la experiencia de Zimbawe y sus elefantes. http://www.docstoc.com/docs/893518/ambientalismo-y-libre-mercado
(Es un extracto de este artículo)
“En Zimbabwe, por ejemplo, la manada de más o menos 50,000 ha crecido 5% anualmente. Ahí el gobierno otorgó a las comunidades de campesinos el derecho de cazar y pueden vender esto derecho. Como resultado, la población tiene interés en la salud de la población de elefantes. También tienen incentivos para administrar los elefantes para la cacería, lo que es tremendamente más lucrativo que la caza ilegal del comercio de marfil. La cacería promedio proporciona $25,000, en la cual el elefante es el trofeo principal. El valor del marfil es de sólo $4,000. Debido al valor turístico de la caza, los dueños privados protegen sus manadas de los cazadores ilegales y de enfermedades, de la misma forma en que los granjeros protegen su ganado doméstico.
En contraste, Kenya ha escogido combatir la caza con leyes de protección de los elefantes, prohibiendo la cacería. En lugar de otorgar derechos de propiedad, el enfoque de propiedad colectiva continúa. Como resultado, la cacería ilegal ha proliferado con la ayuda de sobornos a los guardias de los parques y a funcionarios del gobierno. Sin incentivos ni derechos sobre los elefantes, los campesinos no tienen interés en protegerlos. Al contrario, el incentivo para cazarlos ilegalmente se acentúa pues es la única forma en que los nativos pueden beneficiarse de la fauna salvaje. Añadiéndose a la ineficiencia de este enfoque, el año pasado el gobierno quemó ceremoniosamente $3,000 millones de dólares en colmillos como ejemplo para instar a otros gobiernos a sumarse a la prohibición internacional del comercio del marfil.”

Mientras exista la demanda por un producto, la oferta siempre va a existir. Cuando el suministro de una mercancía es artificialmente restringido a través de regulaciones o prohibiciones gubernamentales, los distribuidores de ese producto se encuentran en posición de incrementar sustancialmente los precios, a cambio de asumir un riesgo que les compensa, ejemplo de esto hay miles, el marfil de los elefantes, la piel de cocodrilo, carne de ballena, marihuana, éxtasis, etc.

Les recomiendo buscar y leer el siguiente articulo
“Taylor, Robert (1992) The Market in Environment: Adam Smith Institute (London)”
Lamentablemente por mi ingles básico y mi falta de tiempo no lo encontré.

Pero les dejo esta pagina, que es un aporte.
http://www.adamsmith.org/80ideas/idea/77.htm

Raul R.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Carlitos, para que aprendas a no emitir juicios gratuitos (como decir: tiendes a ser chamullento), bajes tu soberbia y no quedes como ignorante que se cree sabelotodo, y de una vez por todas dejes los ad hominem que tanto te gustan...

Un estudio del Instituto del Ambiente de la Universidad de California atribuye a Hollywood unas emisiones anuales de 140.000 toneladas métricas de partículas de ozono y diesel.

Con un impacto medioambiental tan negativo, solamente superado por la industria petrolera según las conclusiones del trabajo dirigido por los profesores Richard P. Turco y Charles J. Corbett, el empeño de regular la contaminación de Hollywood se presenta como una misión casi imposible.

Juan Emar dijo...

Insisto: ¿UN Estado Nacional?

¿Cuál?

Vuelvo a insistir: las emisiones no afectan solamente al país de donde se lanzan.

Hay un vacío ahí que el dogma no resuelve bien.

Saludos

Chile Liberal dijo...

@Juan Emar: no me captó la idea. La solución es cobrar un impuesto (sanción, no objeto de recaudación) al emisor de partículas. Si Exxon Mobil emite x cantidad de partículas, se le debe cobrar donde las emita. Si las emite Codelco, se cobra en Chile. Si lo hace Renault, en Francia.

Esto es debido a la imposibilidad técnica o dificultad extrema de cuantificar el daño producido ya que es prácticamente imposible privatizar la atmósfera.

¿Cuál es la duda?

Chile Liberal dijo...

@Raúl: Excelente aporte, como de costumbre. En el artículo del Adam Smith Institute, dice que en África un safari cuesta $21.500 donde se permite cazar un elefante, por el que se cobra $11.000 . O sea, el preservar los animales ("game") en terrenos privados es un lucrativo negocio que alienta la conservación de especies y de medio ambiente.

El truco que la opinión pública no entiende es que el conservar debe ser un buen negocio, debe significar lucro. Las prohobiciones, como dice el artículo, llevaron al cuasi exterminio del rhinoceronte, aparte de la caza ilegal y tráfico de animales, con sus consabidas coimas, corrupción e, incidenemente, caza indiscriminada.

Curioso que nadie capte lo sencillo del mecanismo. Aplicado a las ballenas, nadie ha mencionado privatizarlas.

Una lástima.

Juan Emar dijo...

No hay duda, sólo quería ilustrar la paradoja de que el daño afecta a muchos más que quienes recaudarán el impuesto.

Veo que ud. me confirma dicha paradoja.

Salud

Anónimo dijo...

Buenos Días:

Por fuera de este debate, queria comentarles que me parece de mucha utilidad y ademas muy interesante que se formen espacios como este. Les comento que parte de sus argumentos los llevare hoy a una exposicion sobre "Caza de Ballenas de Minke: ¿Cuáles pueden ser las soluciones para disminuir el número de especies en lista roja?"
Y tratare de tomar puntos que aqui se discuten con el fin de generar un dinamica similar en mi clase con mis compañeros. La clase es de derecho económico y el tema es Teoria Económica de la Propiedad.
Gracias, seguire leyendo sus comentarios.
Angélica

Manfred dijo...

Indistintamente los subtemas que han ido saliendo a lo largo de la conversacion, hablare de las ballenas:

Si, hay que privatizarlas y cuanto antes mejor. Las prohibiciones a la caza o las cuotas no se respetan ya que no hay incentivos para no cazarlas (como dejar que se reproduzcan ya que llegara otro y las cazara y se lucrara con ello y nosotros perderemos la ganancia)

Ahora bien, si yo soy "pastor" de ballenas, esta clarisimo que tendre un grandisimo incentivo para dejar que crezcan en numero, pues mi ganancia se basa en que en un tiempo, pueda cazarla y venderla. Ademas que esas ballenas son de mi propiedad, asi que nadie puede tocarlas sin pagarme una indemnizacion (igual que si uno entra en una ganaderia y mata una vaca)

Aparte de que muchos hablais de que no seria rentable. Primero eso es dificil de saber (mas que nada porque no hay precio de mercado real) asi que dificilmente se podria calcular costes. Segundo que muchos solo contais la carne, mientras que las ballenas dan recursos a raudales (barbas, secreciones, aceite etc)

En resumidas cuentas la esperanza de las ballenas es ser propiedad de alguien y que la gente siga demandando ballenas, para que se de accion humano sobre el recurso y se reproduzca y cuide. Sino, me da que habra que ir diciendo "Adios adios" a estos animales