sábado, 15 de marzo de 2008

El "biomagnetismo" es un fraude, y ¿qué hacen las autoridades?

Expreso aquí públicamente mi apoyo a mi amigo Cristian y su blog CAE, quien en colaboración con otro amigo, Ricardo, han dejado al desnudo el fraude de los charlatanes del "biomagnetismo" en su interesante funa virtual, el ensayo Los mitos del biomagnetismo refutados. Invito a todos los lectores de Chile Liberal a dirigirse a este notable aporte a la blogósfera.


Quiero manifestar además algunos alcances. Se ha hablado mucho sobre la "derechización" de la prensa chilena, y los dardos se dirigen principalmente a los dos periódicos de distribución nacional que acaparan el interés de la intelligentsia chilena: El Mercurio (Conservador) y La Tercera (Liberal). No es culpa de nadie que la mayoría de los lectores educados de Chile prefieran informarse mediante alguno de ellos. Sin embargo, ellos tienen hermanos menores (tabloides), princialmente La Cuarta y Las Últimas Noticias, y también La Nación (vinculado al gobierno). Pero algo patético une a la prensa de calidad y a los pasquines: su nulo rigor científico para educar e informar a la ciudadanía sobre medicina y ciencia. Y aquí cabe la pena destacar el papel de los blogs.

Se ha dicho que los blogs son la letrina de la prensa mundial, que nada bueno proviene de ellos, o que son como el gran muro cibernético de un baño virtual donde cualquiera escribe cualquier cosa. Pero hay blogs que han iniciado campañas geniales, y comienza de a poco a acuñarse el concepto de "blogocracia".

En los blog de Cristian y de Ricardo se ha hecho un seguimiento por meses a todas las tonterías seudocientíficas y charlatanerías de toda índole que abundan en nuestra prensa. Los aciertos desde destacar la protesta de La Sapienzia contra Ratzinger, en el blog de Ricardo, hasta el hecho criminal en que tres personas murieron por culpa de la charlatana Marrua Eva. Como saben, este sitio defiende un axioma fundamental de la moral utilitarista: en un país civilizado, el único papel que cumple el estado es prevenir que unos dañen a otros. Cuando la charlatanería tiene rienda suelta y goza de completa libertad en la prensa, uno se pregunta para qué entonces tenemos periodistas profesionales. Uno se pregunta por qué hay empresas que auspician a estas empresas periodísticas. Uno se pregunta por qué los lectores aceptan felices tanta idiotez. Durante el siglo XIX, periódicos valientes como El Amigo del Pueblo se dedicaron con encono a educar a nuestra joven república, su lucha a favor de la libertad de expresión y la lucha histórica en favor de la libertad de prensa no puede reducirse hoy a que cualquiera diga que con unos imanes se puede curar el SIDA y el cáncer, sin que nadie se inmute. Es inaceptable la mediocridad de nuestra prensa, supuestamente el cuarto poder en una república democrática.

Este blog es heredero de la tradición racionalista y progresista de los grandes pensadores "de peluca". El siglo XVIII y su defensa de la Razón parece haber dado paso a la mediocridad y la falta de rigor en el siglo XXI. Gracias a la ciencia hemos curado la polio, nuestras mujeres prácticamente no mueren en un parto, nuestra esperanza de vida supera los 70 años, las pestes no son más que una molestia en nuestra infancia y no causan millares de muertos. Gracias a los aportes de los grandes científicos, que a escondidas como Da Vinci debieron comenzar sus primeras investigaciones, hoy gozamos de una calidad de vida que la humanidad nunca había disfrutado. Y todo esto para que hoy tengan tribuna todo tipo de charlatanes y sujetos versados en habladurías baratas, sin que ningún periodista tenga los cojones de exigir pruebas, o de indagar sobre dónde obtienen sus doctorados, o de inquirir respecto a los resultados de sus investigaciones... triste, realmente triste.

Así todo, ver a los charlatanes es uno de los precios que debemos pagar por disfrutar de los beneficios de la libertad de expresión, pero valiéndonos de esta última, también hay miembros y amigos de la blogósfera que sacan su voz y defienden la preeminencia de la Razón.

A modo de opinión personal, creo que en un país donde una estatua gigante de yeso se instala sobre el Cerro San Cristóbal para que toda la ciudad crea que una "virgen" puede dar a luz mediante la "concepción divina", es un país donde habrá viejujas vendiendo quesitos mágicos embaucando a centenares de personas, y también tendrá a mediocres animadores de TV alabando la charlatanería, y periódicos cubriendo al biomagnetismo sin mostrar atisbo de rigor ni interés en educar.

El charlatán seudocientífico Isaac Goiz Durán pretende dictar conferencias en Chile, invitando incluso a gente gravemente enferma a abandonar la medicina científica, todo bajo vista y paciencia del ministerio de Salud.

73 comentarios:

Cristian dijo...

Muchas gracias por el apoyo Carlos y por la excelente introducción. Pareciera que las habilidades investigativas de los periodistas se limitan a crear una historia que venda en vez de una que informe, y usar el sensacionalismo, la mentira y la pseudociencia para perpetuar tonterías sobrenaturales y alternativas en el imaginario colectivo. En mi memoria está grabado a fuego cuando Marrua Eva causó el incendio que mató a 3 personas LUN, en vez de publicar un artículo criticando a las “brujas” que prometen curar enfermedades con sahumerios e informar que la diabetes no se cura con sahumerios, entrevistó a otra bruja para que diera su opinión al respecto.

Ojala esta cosa se mueva y no se permita a Isaac Goiz dictar cursos, conferencias u ofrecer consultas de la misma manera que sucedió en Costa Rica.

Cabe destacar que hace poco me enteré de que Alvaro Scaramelli también es un promotor del biomagnetismo en su centro de “terapias alternativas” Inner Life. Parece que el biomagnetismo y la charlatanería ejercer una atracción irresistible sobre los famosillos criollos.

Este es sólo el principio de la lucha en contra de los enemigos de la razón.

Chile Liberal dijo...

Gracias a uds por poner el tema en el tapete y estampar una denuncia.

Cabe destacar que el señor Isaac Goiz, requerido por la justicia de varios países por sus fraudes, no puede reclamar "libertad de expresión" porque evidentemente sus ideas pueden conducir a la muerte, tal como ocurrió con la asesina Marrua Eva. Lo que acá se busca es encontrar por los medios legales para evitar graves daños a terceros.

Recomiendo leer:
Siete signos de la ciencia fraudulenta

Saludos

Su Excelencia dijo...

¿El Mercurio, prensa de calidad? ¿La Tercera, liberal? Bueno, en un blog donde Álvaro Bardón pasa por liberal, todo puede ser...

Florencia dijo...

La práctica de la medicina alopática, hija de la sagrada ciencia que tanto defienden Uds., no me parece lo más respetable del mundo tampoco. Y no sólo acá; he tenido experiencias lamentables con ella fuera de Chile también.
Ir al médico no trae más beneficios que ir donde uno de los personajes infames a que se refieren en sus columnas, si la consulta dura 20 minutos, te miran la garganta y la nariz y te recetan antibióticos, como me ha sucedido incontables veces en carne propia y ahora de mis hijos.
A fines del año pasado tuve un episodio respiratorio que duró 2 meses y tres tipos de antibióticos, de los cuales ninguno funcionó. Más por matar posibilidades que por fe, fui a un médico antroposófico, quien me mandó a hacerme rigurosos exámenes, me revisó con santa paciencia y me recetó unos remedios que fui a comprar casi disfrazada para que nadie me reconociera. Y he aquí que a la semana me mejoré completamente. Llevé también a los chiquilines y me pasaron cosas parecidas.
Porque claro, una puede haber obtenido un pregrado en economía chez don Alvaro Bardón, pero no tiene por qué cacharlas todas en cuanto a prevención de enfermedades y cuidado global de la salud.
Y es simplemente un insulto que un gallo que estudió chorrocientos años, te dé un moco de su tiempo y te recete irresponsablemente algo que no sólo puede no servirte a ti, sino que además puede dañar a las futuras generaciones gracias a la resistencia.
Así que si es por denunciar a los charlatanes y personas que administran "remedios" al tun tun, la lista se engrosaría considerablemente si nos ponemos pesados e incluimos a algunos respetables del Colegio Médico.
Respecto a los periodistas, hoy no ando de ánimos de insultar a nadie, por más razón que tenga.

Cristian dijo...

xbawlFlorencia,

El gran problema parece ser que muchos médicos "alopáticos" (termino despectivo inventado por la homeopatía) no están bien preparados en tratar a los pacientes como personas y la gran mayoría de la población tiene una educación pobrísima respecto a como pensar críticamente y como darse cuenta cuando le están viendo la cara. La mayoría de la gente tiene aprehensiones que son generalmente fruto de la ignorancia más que de la investigación.

Si no fuera por la medicina moderna no tendríamos las expectativas de vida que tenemos hoy. Que algo sea “oriental” y tenga muchos miles de años de antigüedad no tiene nada que ver con su eficacia para curar enfermedades. Hace 5000 años la gente no vivía ni la mitad de lo que vivimos ahora. No veo como las técnicas “milenarias” que aplican charlatanes de todos los colores (como la medicina china) sirvan de algo si cuando no existía la medicina moderna obviamente no servían mucho. Es cosa de revisar las tasas de mortalidad en China en los últimos 100 años.

Creo que en algo tienes razón y es que la medicina moderna es muy impersonal (aunque no todos los médicos son así, mi médico local que se llama John es re paleta y no me trata como “un paciente” si no que como una persona).

De cualquier manera esto se trata de parar a un personaje que fue acusado de ejercicio ilegal de la profesión en Costa Rica por el Colegio Medico de ese país y que viene a Chile en abril a difundir su pomada. No de un debate sobre que es bueno y que no de las terapias alternativas. Espero nos apoyes.

Y si tienes datos de médicos “alopáticos” que se han mandado cagadas, por favor denúncialos. En Internet hay un sitio web que se dedica a esto que se llama Quackwatch (en inglés) la mayoría de los médicos que se funan en este sitio son “alopáticos” (que después encontraron una pomada curalotodo y se dedicaron a hacer plata como Goiz es distinto)

Muchos saludos

Chile Liberal dijo...

@Florencia:

"me revisó con santa paciencia..."

El comentario que haré probablemente sólo Cristian lo entenderá, quien vio en Inglaterra el documental The Enemies of Reason. El profesor Richard Dawkins asistió a terapias con muchos de estos charlatanes. Parte de su denuncia consistía en mostrar la cantidad de millones que se gasta en el sistema estatal de salud en la homeopatía. Todos sabemos que las pastillas de homeopatía no tienen ingrediente activo alguno, de hecho, no son más que la institucionalización del efecto placeboo. El propio Dawkins reportaba sentirse mejor después de la consulta, de hecho, hay evidencia que sugiere que mucha gente se siente mejor. ¿Cómo se explica?

Dawkins, que es una eminencia, invitaba a investigar a fondo el efecto placebo. Él mismo cree que puede haber mecanismos mentales desarrollados evolutivamente y que existen en nustra mente para aliviar algunos dolores. De hecho, la diferencia fundamental era que muchos "médicos" alternativos recibían al paciente por una hora y escuchaban atentamente al paciente. A pesar de lo bueno de la salud estatal en Inglaterra, las consultas no pueden durar más de 20 minutos, y muchas veces los médicos se equivocan en sus diagnósticos.

Me parece que si todos tenemos una hora para contarle a alguien nuestras dolencias, tendemos a sentirnos mejor, podemos incluso recuperarnos. ¿Por qué no se investiga al respecto?

Estoy completamente de acuerdo que la calidad de las prestacioes médicas es mala, y en el mismo documental que te mencionaba, el propio Dawkins concluye que la ciencia se ha alejado de la gente, ya nadie le explica ciencia a la gente, y ha caído en a arrogancia. No es de extrañarse que se busquen respuestas en métodos alternativos, que son charlatanería pura.

Pero en algo que equivocas completamente, Florencia. Si alguien necesita un transplante de riñón y resulta que le sacan un ojo, en todo el mundo hay formas de iniciar acciones legales. Como vimos en el caso de la Marrua Eva, la charlatana causa de la muerte de tres personas, y no hay nada que hacer. El charlatán Goiz puede convencer a la gente de que el biomagnetismo cura el SIDA, ¿y qué se hará al respecto?

No confundamos las cosas. Hay doctores irresponsables y errores, la diferencia es que hay regulaciones. El negocio de la charlatanería goza de chipe libre, y cuando Vodanovic aparece curando enfermedades, los periodistas en vez de indagar, terminan intercambiando chistes con él.

El objetivo de este artículo fue destacar la mediocridad de la prensa escrita en cuanto a su nulo ánimo por educar, y menos por denunciar a timadores e irresponsables, incluidas las negligencias de la medicina científica.

The Enemies of Reason

Franco Giordano dijo...

buen texto este y buen
blog por lo demas...
me dejas un comentario en mi
blog??
http://creemoselespacio.blogspot.com
vamos, no cuesta nada ;)

Abrazos Fraternales!!!!!

Cristian dijo...

Franco,

Tampoco cuesta nada dejar un comentario decente. El tuyo es casi spam.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Concuerdo en todo lo que dices.

Pero ahora te digo, dejemos que el mercado actúe solo...

¿Por qué apelar a la intervención del Ministerio de Salud, si el mercado va a eliminar a los charlatanes y los consumidores elegirán racionalmente?

Cristian dijo...

Jorge,

Dejemos esa discusion para otros temas, aqui se trata de detener a un charlatan aqui y ahora y no de ponerse a discutir sobre el mercado. Son dos cosas distintas.

Para eso hay montones de otros posts al respecto en este blog.

Muchos saludos

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Que están graves...

En todo caso tiene relación, puesto que acá se hace mención de un oligopolio, que segmenta la información según públicos en un mercado.

Entonces, el diario barato está plagado de ruidos...farándula y demases en defintiva desinformación...y el diario más caro, contiene información más relevante e "ilustrada".

Acá no se menciona que son los directores y editores de los medios quienes definen qué se informa, cómo y cuando según sus intereses.
Los periodistas son meros transmisores de información.
Los periodistas consecuentes, comprometidos con la información y la "verdad", son sólo quijotes que rápidamente son eliminados de las salas de prensa.

Actualmente, la prensa funciona en base a lo que vende, al mercado, por eso abundan los programas de farándula, y el mercado da espacio para que charlatanes se hagan propaganda y hagan negocios.

De hecho, les recomiendo leer un artículo que escribi para Información Pública, que se llama Homo Alienatum.

francisco dijo...

le encuentro toda la razón a jorge, si se trata de efecto placebo o magia no es relevante. la atención recibida por un "tipo" de medicina debería ser proporcional a su capacidad de curar. lo único que se debería procurar es la capacidad de los pacientes de exigir reparación por daños causados por tratamientos (o fakta de estos). yo no se, pero una vez fui a donde un chino y con acupuntura me ayudó mucho con unas dolencias y la verdad es que por otros motivos vi muchas veces médicos (a cuarenta lucas la consulta) que no me ayudaron mucho. me considero una persona racional, no sigo ninguna religión y ejerzo la ingeniería, sin embargo desde que practico el kung-fu me salud ha mejorado notablemente. ustdes dirán que esto se debe únicamente a una mejora en mi estado físico sin embargo he experimentado curas específicas con métodos extraños (acupuntura, digitopuntura, etc.). probablemente todas etas cosas tengas su explicación científica como que la aguja al entrar estimula no se que nervio y este hace que se secrete no se que hormona que ayuda a no se que cosa, pero a lo que voy es que más que atacar a determinados tipos de medicina (muchos de los cuales tienen su origen en la práctica) se debe atacar a farsantes específicos. lo demás lo hace el mercado

Chile Liberal dijo...

@Francisco, excelente comparación con la acupuntura. Ésta se encuentra muy bien investigada y documentada, y ha sido un aporte a la medicina. Sus defensores jamás han sido expulsados de países y hay pruebas concretas de su eficacia para calmar dolores etcétera por la forma en que actúa en el sistema nervioso.

Otra cosa es que con unos imanes se cure el SIDA y se den explicacione científicas que un alumno de primer año me medicina ya sabe que son ridículas, como las del PH.

@Jorge: ya no sé cuántas veces tendré que repetirte siempre las mismas cosas, pero como soy buenito, lo hago: para proteger a algunos miembros de la comunidad del daño que otros le puedan ocasionar, es lícita la intervención. Te sugiero nuvamente que leas el artículo en CAE. Por favor trata de opinar después de entender. Acá hay un charlatán que viene a decir que puede curar el SIDA.

En cuanto a la prensa "de calidad", quiero creer que fue un error de redacción mío pero hasta Su Excelencia se confundió. Quise decir que si los pasquines y la supuesta prensa de calidad (división que proviene de los broadsheet vs tabloid) incluso muestra sensacionalismo cuando aborda estos temas, entonces estamos mal. Y ac
a cumplen un papel importante los blogs y la comunidad que exige calidad (y el papel de la tecnología).

Por ejemplo el caso de los Brain scanners que denunció Ricardo, resulta que El Mercurio termina pasmado contándonos las bondades de leer la mente, ¿algún intento por inquirir al respecto? Casi nada. Si esa es la prensa de calidad, y reconozcamos que a CUALQUIER periodista -me imagino- le gustaría trabajar en El Mercurio, ¿qué queda para el resto?

Y no me vengan con el cuento de que los editores y los directores, porque ellos también son periodistas.

Es una cuestión de cumplir el papel de la prensa, que es de denunciar, ejercer la libertad de expresión, y educar a las masas. Pero se van por lo fácil, sin embargo creo que somos varios acá los que exigimos más calidad cuando abrimos el diario. Ojo que en mi casa y yo mismo desde siempre hemos sido suscriptores de El Mercurio, pero así todo creo que debe mejorar bastante.

Muchos odian el Wall Street Journal o el The Times o Le Monde, pero son los referentes de sus propios países, con todos sus sesgos ideológicos, que son inevitables. Pero no me imagino en Le Monde la historia de las "super habilidades" con los periodistas poco menos que "ay qué lindo, que choriflay esta técnica", cero ánimo de informar o de al menos cuestionar la validez de lo que informan.

Es una opinión, sé que hay varios periodistas leyendo este blog espero que nadie se lo tome como algo personal.

Saludos.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Que eres buenito, un niño devoto, pero se nota que no leíste lo que recomende.

En todo caso, esa es la
contradicción que siempre te criticaré.
Porque cuando mencione que la intervención del Estado era necesaria para evitar el caso de la leche para animales vendidas a niños o los daños al medio ambiente por parte de empresas como Celco o engaños como los de Monsanto, siempre dices que el mejor fiscalizador sería el mercado (claro después de varios muertos).

Como entiendo perfectamente lo que siempre escribes, lo que critico es tu inconsecuencia, me pregunto por qué no criticas a las empresas de “llame ya” que prometen mil y una cosas, o a las empresas de telefonía que estafan, vendiendo tarjetas de 3500 pero que en realidad tienen 3300 o a las multitiendas que cobran más del interés legal sin que la gente lo sepa.

Si hablo en tu clave: El tipo está ejerciendo la libertad de inventar un negocio, de hacerlo lucrativo y venderlo. La gente es la que debe decidir si compra o no eso.
¿Por qué usar al Estado como inventor en este caso y no en los otros, si la salud también está en riesgo?

Los blogs permiten nuevos canales de expresión. Pero supongo que sabes, hay algo que se llama agenda, que está manejada por los medios más grandes, que son los que en definitiva imponen la opinión, la construyen, definiendo lo válido, lo falso, lo verdadero, lo correcto e incorrecto.

¿Qué es para ti prensa de calidad?
Hablar de prensa de calidad es como tratar de decir que la prensa es objetiva.

Para tu información, los directores de los medios, no son periodistas, son ingenieros, abogados, pues en cualquier medio existe la separación entre la parte administrativa del medio y la parte periodística.

Si hubiera mayor pluralidad de medios, quizás la calidad y la variedad de información sería mejor. Pero basta ver las portadas y verás bajo que principios está funcionando la prensa, no sólo escrita sino televisiva.

Pero acá los medios están pensados para generar dinero, no para cumplir el rol de informar, educar y entretener.

Yo leo varios diarios, porque la información y su tratamiento va variando entre uno y otro.

Cristian dijo...

Mi tono es grave pues la situacion es gravisima, creo que no es el momento de correrse pajas mentales, es el momento de ahcer algo para detener a Isaac Goiz.

Y otra cosa, hay mucha gente que le atribuye a la acupuntura mucho mas beneficio del que tiene en realidad, un informativo articulo al respecto aqui

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Cristian y Carlos, entiendo que es irrisorio, pero ¿qué proponen?
¿Meter preso al chamullento o prohibirle el ingreso al país?
¿Prohibirle a la gente asistir a verlo?
¿Clausurar los lugares donde hará las charlas?

Los medios están constantemente desinformando a las personas, en mcuhas cosas y sentidos, y ahora recien se escandalizan...

Acá tuvimos a Omar Garate vendiendo sus pulseras de los doce poderes, hasta don Francisco lo hacía y nadie los criticó...claro,
son libres de vender lo que quieran...

Cristian dijo...

Jorge,

No son libres de vender lo que quieran cuando faltan a la verdad y rompen la ley (es ilegal tener titulos truchos, por ejemplo).

Isaac Goiz tuvo que salir arrancado de Costa Rica por mentiroso y estafador. El Colegio Medico de ese pais presento una denuncia ante la justicia para lograr esto. Lo que buscamos con esto es que en Chile pase lo mismo.

Si nos movemos rapido es probable que algo resulte, y si no pues que al menos quede constancia que no todos los chilenos aguantamos estas tonteras

Perdona si fui medio duro contigo, me caes bien y coincido en muchas de tus criticas (mucho mejor informadas que las mias) a Carlos, pero ojala que frente a esto nos concentremos en lo que nos une en vez de en lo que nos divide.

Existe la posibilidad de hacer algo concreto con esto, no la desaprovechemos.

Muchos Saludos

Chile Liberal dijo...

No pueden dejar de ver la interesante refutación de Guillermo Salfate Valenzuela a Cristian en Atina Chile:

Refutación de un creyente en el biomagnetismo a Cristian

Pueden también leer más sobre esta persona, Guillermo Salfate Valenzuela

Me parece extraño que este señor atienda en un Centro de Salud y que cuente con una licencia.

Les puedo asegurar amigos lectores que si yo fuese diputado de esta república estarían en revisión todas estas leyes y fiscalizaría con celo, porque con la salud de las personas no se juega.

Anónimo dijo...

Escribió Chile liberal
"Todos sabemos que las pastillas de homeopatía no tienen ingrediente activo alguno, de hecho, no son más que la institucionalización del efecto placeboo. El propio Dawkins reportaba sentirse mejor después de la consulta, de hecho, hay evidencia que sugiere que mucha gente se siente mejor. ¿Cómo se explica?"

Hasta en la ciencia hay misterios, y de a poco se han ido resolviendo... imagina, ya tenemos gran esperanza de vida gracias a fundamentos que se han ido aclarando. Y la gran mayoría que se adelanta a esos descubrimientos, o que van descubriendo porque funciona... quienes se preparan para la investigación, son los grandes fraudulentos de la historia.

* Los resultados de homeopatía de Belfast

En 1810 el médico alemán Christian Friederich Samuel Hahnemann publicaba el "Organon, el arte de curar", piedra angular de la homeopatía. El principal fundamento de la teoría se define en la ley de los similares (homeo- es el prefijo griego que designa igualdad) por la que una enfermedad se cura con la misma sustancia tóxica que la produce —de ahí que se llame ley de los similares-, pero a dosis infinitesimales. Los homeópatas disuelven esos venenos en etanol —lo que llaman tintura madre- y la diluyen en agua sucesivas veces, no importa cuantas, según ellos el remedio se "imprime" en las moléculas de agua. Tales disoluciones son la parte controvertida de la disciplina, puesto es posible que a esas concentraciones no haya ni una sóla molécula del principio activo en la solución homeopática. Sin embargo su efecto ha sido demostrado en numerosos estudios y se estima que un 15% de los médicos occidentales siguen esta línea.

Madeleine Ennis, farmacóloga de la Queen’s University de Belfast, ha sido siempre el azote de los homeópatas. Asegura que, a esas concentraciones, en los remedios homeopáticos no hay más que agua, por lo que químicamente no tiene sentido que funcionen. Sin embargo en su estudio más reciente Ennis y su equipo se llevaron un "pequeño" chasco: descubrieron que soluciones ultradiluidas de histamina funcionaban en un experimento con basófilos, unas células sanguíneas que actúan en la inflamación. La solución homeopática en la que probablemente no había ni una sola molécula de histamina funcionaba realmente como la histamina. Aunque Ennis se ha visto incapaz de explicar el porqué del efectivo funcionamiento y sigue mostrándose escéptica, ha asegurado que si los resultados son reales y la homeopatía no actúa como un placebo, habría que reescribir parte de los fundamentos de la física y de la química.

http://www.elmundo.es/elmundo/2005/03/22/ciencia/1111509888.html

Alejandro dijo...

No creo que el Biomagnetismo sea un Fraude ¿Porque?

Porque cada átomo de nuestro cuerpo y cada ser vivo tiene carga eléctrica, por lo tanto para que funcione debe tener polaridad y para que cada átomo funcione correctamente debe estar su polaridad correcta.

Sabían que actualmente el Magnetismo de la Tierra a bajado hasta el hoy 0,5 Gaus? cuando hace 10 o 15 años tenias 4, 5 incluso 7 Gaus. ¿no será por eso que ahora la gente se enferma mas?

Sabían que la Gente que tiene un resfrío y que vive en Arica, viaja el mismo día a Punta Arenas y se le pasa el el resfrío? porque ocurre esto si el resfrío sigue en el cuerpo? bueno porque los Polos tienen 0,4 y 0,7 Gaus y si te vas mas al Centro del Ecuador solo hay 0,3.

Incluso puedo afirmar conscientemente que cuando yo mismo fui a la Antártica, y directamente al Polo Sur viajé con una alergia y un principio de resfrío, el cual estando allá se me pasó milagrosamente. ¿casualidad?

Por mi trabajo viajo constantemente por Chile, estudié Ing. Eléctrica

Yo antes de hacer cualquier afirmación procuraría prudencia, en la Vida todo se devuelve.

Pero por mi parte esto tiene algo de base, no curará el Cáncer o el Sida (ésta ultima encierra 24 tipo distintas de enfermedades y que ni la ciencia a podido aislar) Pero para otras cosas yo diria que sirve, además tengo entendido que no entregan medicamentos.

Slds

Jose dijo...

valla, un programa como "Enlaces" de TVN conducido por Eric Goles (premio nacional de ciencias) va a arriesgarse a algo así? supongo antes de producir un programa como éste, hay que hacer una investigación previa.

http://video.google.com/videoplay?docid=6746049822443251852

Donde la mejoría, el antes y después son obvios.

Yo cacho que estay puro....

Chile Liberal dijo...

@Alejandro: ya volveré a la carga con este tema. Mientras tanto, te recomiendo que dejes la ingeniería eléctrica y te dediques al biomagnetismo ya que podrás curar el SIDA. Viejo, te harás millonario. ¿Qué esperas?

@Jose: el doctorcito le sacude las patitas al paciente y comienza a repetir partes del cuerpo humano, luego dice "diafragma, diafragma, diafragma"... y según él, sólo cerrando los ojitos y repitiendo sus mantras, puede detectar una enfermedad.

Mientras tanto, Ericito Goles mira atónito, ni siquiera investiga. ¿Rigor? Ninguno.

Huevadas, nada más.

CELESTE dijo...

Hola soy celeste, me convencerías si tu padecieras de algún malestar físico comprobado por un medico, pero q ambos te trataran por separado claro y ver cual da resultado

Me preguntaba si tú te has hecho el biomagnetismo. Lo digo como hablas con tanta seguridad.

En estos momentos yo llevo dos sesiones de biomagnetismo, y te cuento que soy tan alérgica que ninguna pastilla me hace efecto solo el dcam q es puro corticoide que yo se q hace pésimo envenena la sangre y solo me dura un mes, y me vuelve la alergia y asi todos los meses lo mismo, por eso creo q nada pierdo en realizar estas sesiones, q por lo cierto no he necesitado inyectarme por que no he tenido alergias y eso q soy fuertes me producen asma y la única manera q tenia para parar el asma era inyectarme y ahora desde que tengo esas sesiones no me ha pasado.

Solo estoy probando pero lo único q se es q no tengo alergia y la alergia la he tenido siempre de q tengo uso de conciencia.

Tu que piensas que haría cualquier persona en mi lugar seguir con las corticoides y dejar el biomagnetismo no creo cierto ?

Chile Liberal dijo...

Que presente las pruebas entonces a la comunidad científica, y que aproveche de ganae mucho dinero y prestigio científico con aquellos asombrosos tratamientos. ¿Por qué el mitómano Isaac Goiz insiste en que hay una conspiración científica en su contra?

fotón dijo...

Los mismos de siempre !!!. Guillermo Salfate les comenzó a hablar un poco de física cuántica y ustedes salieron arrancando...

Nunca podrán hacer nada respecto al Dr Goiz o a otras personas...deberían detener a miles de personas que tratan correctamente con Biomagnetismo y a cientos de miles que se han tratado con resultados sorprendentes.

El mercado, las personas siguen aumentando en todo el mundo como lo he podido comprobar.

Tal como dice Salfate, no existe una ciencia que pueda medir la Conciencia o un amorómetro que pueda medir cuánto amor tiene una persona...y para el caso de ustedes no existe algo que pueda medirles sus desgracias, rabias, envidias, trastornos y cercanías con sus laboratorios farmacológicos productores de asesinatos en masa, como bien lo sabe la Ciencia que ustedes protegen con tanta vehemencia. Inventen algo que ayude a sumar en bien de las personas y no a dividir...Dividiendo se quedan muuuuuuy atrás en la escalera de la evolución HUMANA...

Tal como les decía Salfate , vayan a Sintergética donde también se hace magnetismo y se enseña muchas ramas más que ustedes nunca comprenderían por el bloque duro y materialista de vuestras neuronas. La Siontergética es AUSPICIADA POR EL MINISTERIO DE SALUD DE CHILE...
Jaaajajaja y andan buscando a Goiz...Más payasos no pueden ser con su defensa a la ciencia dura...LES QUEDA COMO PONCHO LO INTANGIBLE, EL MISMO LUGAR QUE RESPIRAN, COMEN Y VIVEN ESTA BAÑADO DE MAGNETISMO...o acaso usteds no lo sienten?...
PAYASOS!!!

Chile Liberal dijo...

Mientras no presenten las pruebas que demuestren que han curado un caso de VIH, no importa que escriban porque lo único que leo es blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah blah.

Pruebas, señor. Pruebas.

fotón dijo...

Ahora siga leyendo en su propio leguaje e interpretación:
bla bla bla bla bla bla bla bla bal bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla ...etc

Ahora que tus neuronas estan en el suelo, recógelas para leer este fundamento tuyo de los bla bla bla.

PAYASOS OTRA VEZ.

fotón dijo...

El cuento de una ciencia oficial es un invento de las nuevas inquisiciones.

Hoy ya no podríamos hablar con propiedad de una ciencia o una medicina oficial.

Muchas prestigiosas Universidades del Mundo tienen departamentos de medicinas alternativas, y centros para la investigación de la interacción mente-cuerpo.
En muchos países los Ministerios de Salud tienen oficinas para las prácticas alternativas.

En un mundo cada vez más dirigido por la diosa razón ¿cómo podríamos explicar el fenómeno universal de un florecer de medicinas y terapéuticas alternativas, suaves, dulces, toda esa inmensa corriente de lo que hoy se llama medicina complementaria?
Sería un signo de locura colectiva muy grande el que ya casi un cincuenta por ciento de la humanidad recurra a aquellos que para la ciencia son bichos raros sin ningún argumento científico.
En esa óptica serían víctimas ignorantes o desquiciadas, todos los americanos que en el solo año de 1997 invirtieron en todas esas cosas no científicamente reconocidas alrededor de veintisiete mil millones de dólares- no subvencionados por un sistema de seguridad social.

Decenas de millones de dólares se invierten hoy para investigación de las Prácticas Alternativas desde la oficina para las medicinas complementarias y alternativas -CAM- adscrita a los institutos nacionales de la salud. (NIH)Ginseng, Ginkgo biloba, medicinas manuales, oligoelementos, acupuntura, yoga, meditación y hasta oración.

¿ Cómo puede ser posible, se dicen algunas mentes escandalizadas, semejante proliferación?

Pero ya las excomuniones no alcanzan para frenar la expansión.
En el mismo París curanderos y radiestesistas a pesar de decenios de esfuerzos del colegio médico para lograr su extinción son también hoy una legión.

En Alemania, los Heilpraktiker son la versión moderna de los médicos descalzos. En el corazón de la Universidad de Viena, el instituto Ludwig Boltzmann para la acupuntura tiene su sede en la policlínica de la misma Universidad de Viena.
En decenas de universidades americanas se enseña oficialmente el toque terapéutico, que a más de su teoría propia no es en su práctica diferente de la antigua imposición de manos.
En varias universidades americanas se investigan oficialmente los efectos de la conciencia. Stuart Hameroff y Roger Penrose lanzan desde la medicina y la física una propuesta seria sobre un sustrato para un modelo cuántico de la conciencia en el nivel de los microtúbulos neuronales.

Los Julios Verne de nuestra época están en los laboratorios.
En el Instituto Heart Math se investiga sobre la tasa de variabilidad de la frecuencia cardíaca y estados de conciencia tan extraños a la ciencia mecanicista como el amor impersonal.

En un ya clásico experimento; The copper wall project, Elmer Green de la fundación Menninger pudo registrar patrones de descarga sobre el cuerpo de sujetos sometidos al toque terapéutico sin contacto físico.

En miles de estudios con todo el rigor científico se exploraron los efectos que sanadores entrenados pueden ejercer sobre cultivos bacterianos, cultivos de hongos, actividad enzimática, cultivos celulares, cicatrización de heridas.

Cada vez son más contundentes, y obviamente debatidos, los estudios que sobre el efecto a distancia de la oración se han realizado siguiendo todas las normas del método científico. La memoria del agua continúa siendo un interrogante muy grande para las mentes abiertas como las de todo genuino científico.

El problema ya no es el de discutir si las medicinas complementarias funcionan. El quid es el de saber cómo lo hacen.
Miles de años pasaron para que pudiéramos conocer algunos de los mecanismos de acción de la acupuntura.
Sin embargo millones de seres humanos se siguieron beneficiando entre tanto.

Si con la sola aspirina pasaron cien años usándola para comprender su modo de acción y aún hoy estamos descubriendo nuevas indicaciones,
¿cuál es el prurito de conocerlo todo a la luz de la ciencia para que podamos decidir si sirve o no?.

Es bien peculiar que mientras en otros territorios de la vida vamos resolviendo los antiguos fundamentalismos, la ciencia pretenda ocupar el lugar y ser el patrón de medida de toda actividad humana.
La medicina es mucho más arte que ciencia y como arte tiene miles de años pues como ciencia es apenas una recién nacida.

Además de su vigencia científica, las cosas tienen vigencia práctica, social, económica, cultural.
Si la sola vigencia posible fuera de la ciencia entonces no podrían existir las culturas. La ciencia que es un modelo de realidad y uno de tantos códigos de lectura para ver el mundo no puede usurpar el monopolio de la verdad; también son ciertos los sueños, y nuestros sentimientos, aunque sean tan difíciles de explorar, también hacen parte de la realidad.
El sol nos calienta aunque no entendamos de la física de la fusión.

La oración o la homeopatía trabajan a pesar de todas las excomuniones.
¿ Será un asunto de sugestión?
No se me pasa por la cabeza un veterinario sugestionando una vaca, o un investigador que logra echarle el cuento a las células de su cultivo para que se comporten distinto bajo el influjo del sanador.
Es demasiado simplista echar la culpa de todo esto al placebo.
Si somos realmente serios tendremos que cambiar nuestra actitud y no botar, como alguien dijo, el agua sucia de la bañera con el niño adentro.

Hay algo precioso en todo esto, al lado de toda la superstición y la magia trasnochada, existen cosas de tal valor que bien vale la pena que entre todos echemos una nueva mirada.

No se trata de negar la ciencia, ni de hacer borrón y cuenta nueva; se trata de reconocer que hoy es más necesaria que nunca expandir las fronteras de nuestra visón del mundo.

En muchos países los ministerios de salud tienen oficinas para las prácticas alternativas.
No es infrecuente encontrar hoy que durante la cirugía cardíaca el cirujano recibe ayudas de las llamadas alternativas para regular la energía.
Los laboratorios de la farmacopea occidental no quitan el ojo ni los intereses de la botánica más tradicional.
Ellos son los mayores beneficiarios de la etnomedicina, pues saben de la enorme correspondencia entre el uso tradicional de las plantas y la presencia de principios farmacológicamente activos.

Cuando se mira la ciencia de vanguardia, en el mismísimo frente de onda de la investigación científica nos encontramos exploraciones que parecen propuestas por practicantes complementarias: el efecto de los campos electromagnéticos sobre la vida, la conciencia, las medicinas alternativas.
En Harvard se habla hoy ya sin rubor de epidemiología de la religión, al descubrir que el pronóstico de las enfermedades crónicas no es ajeno al sistema de creencias.

La ciencia, la que no se compra ni se vende, la ciencia que no es un simple instrumento de la inquisición, tendrá que ver con cosas como honestidad y transparencia.
Descubrirá que los valores humanos mueven toda una farmacopea interna. Sabrá que, como el cerebro, el hígado, el bazo y el timo con todo el sistema inmune se ponen tristes.
Comprenderá que el sistema inmune también aprende y que de todas las variables de la vida, la de las actitudes es fundamental para explicarnos salud y enfermedad.

La ciencia descubrirá también en la vida el principio de incertidumbre y aceptará las limitaciones para aplicar leyes generales a un hombre cuya característica esencial es su irrepetibilidad, su inalienable unicidad.
Unicos, irrepetibles, totales. Interdependientes.
Los hombres serán mucho más que fósiles moleculares y la medicina será una ciencia para la humanidad, ni sólo arte oriental, ni sólo ciencia occidental; blanda y dura, con cuerpo y alma no separados ni separables, la nueva medicina será el arte de rescatar la ciencia de nuestra indisociable integridad.

ESCRITO POR EL DR.JORGE CARVAJAL POSADA Y COPIADA DESDE BLOG DE GUILLERMO SALFATE EN ATINACHILE.

hypnotikalmagic dijo...

Pues que más se podrá decir al respecto??? que pasaría si en este momento me declarará en contra del biomagnetismo??? Claro, sería bien recibido con bombo y platillo en el reducido grupo de "escépticos" y ni me preguntarían donde estudié, ni podrián en duda mi capacidad intelectual, ya que para ellos sería como de su especie, si no creen lo que digo, leean y a ver donde encuentran cuestionamientos a quienes opinan como ellos, saludos.

Tony D dijo...

estoy investigando acerca del biomagnetismo porque antier una persona se ofreció gratuitamente a curarme unos dolores de espalda, cuello y cabeza que me tenían aquejado por ya un par de semanas, ni todo el naproxeno del mundo y paracetamol me quitaban ya el dolor.

Así que a pesar de ser taaan escéptico decidí aceptar, total que tenía que perder? Pues bien, hoy domingo ya es el segundo día que mis dolores se fueron totalmente después de la terapia del susodicho par biomagnético. Como buen hombre de ciencia decidí tratar de averiguar como esta mujer lo había hecho (la curación) el caso es que nadie me razones convincentes de porque es un placebo, pero pues si es un placebo que maravilla porque me siento genial con este placebo!!

Estoy de acuerdo que ya decir que curan cáncer y sida quizás sea una exageración, pero si sirve para curar cosas pequeñas a través de cualquier método (aunque sea estimulando el subconsciente del paciente para que se acabe curando sólo) pues es algo bueno no? Quizás no sea un método ortodoxo pero funciona.

Lo que si veo es que los detractores no están aportando mucha evidencia concreta, tal parece que están persiguiendo una agenda específica como si tuviera miedo a algo.

Les digo algo? deberían de hacerle como en los estados unidos al respecto de terapias alternativas no probadas: todos los promotores de estas terapias deben incluir el "disclaimer" de que no está comprobada su efectividad, que no es algo diseñado para curar o remediar todas las enfermedades y que su uso o consumo es responsabilidad de quien lo consume y de quien lo recomienda. Así con esto educan a la gente de que quizás sea una charlatanería pero pues al menos le dan la oportunidad de probar algo y evitan que haya charlatanes vendiendo falsas esperanzas. El blog está muy bueno, pero veo como los detractores se van por otro lado y como dice el último comentario, si el también se pone como detractor, de inmediato lo aplaudirían y no le cuestionarían las credenciales...

Personalmente ya no me interesa como es que funcione el dichoso "par biomagnético" sólo se que por x o y razón en el universo me quitó los dolores que todas las pastillitas recetadas por el doc nunca quitaron. Eso es lo que importa a fin de cuentas. Así que no le traten de bloquear a nadie el derecho a por lo menos experimentar.

Anónimo dijo...

Pensé que la Medicina era la práctica que curaba, parece que no, parece que solo es medicina aquello que se ajusta a unos criterios rigidos y establecidos y que todo lo demás hay que llevarlo a la hogera (¿de las vanidades?) y en todo lo demás incluimos prácticas ancestrales y posibles nuevos descubrimientos que no sean avalados por la Industria.
Lo gracioso de este tipo de blogs es que enseguida empiezan a salir testimonios de pobres ignorantes aliviados por seudociencias.
La persona que escribió "El biomagnetismo es un fraude" ¿con que criterio lo hizo ?, es decir , supongo que lo investigó cientificamente y por eso habla de ello, es asi ¿no? , porque si nó estaría engañando y dando una opinión a priori que no puede ser considerada muy cientifica que digamos.
Por otro lado decir que el Dr Goiz ha estado en una clinica española poniendo a prueba su metodo, en Julio se publican los resultados.
Mi opinión personal es que la Industria Farmaceutica tiene secuestrada a la Medicina y que la pretensión de que solo los farmacos curan las enfermedades es una falacia y causa de gran parte del sufrimiento al que está sometida nuestra sociedad. Salud.

Anónimo dijo...

oye el bioagnetismo no es medicina oriental. Si no te gusta no la uses, yo la use y a mi me dio resultados, nadie obliga a nadie a creer en esto, pero deja a los que quieren creer tranquilos, vive tu vida, si quieres quedar en la memoria de las personas como el heroe que salvo al mundo puedes hacerlo de otra manera. Si tu dices q al doctor goiz lo persiguen, es gente como los coludidos de las farmacias que quieren ganar plata vendiendo remedios y por eso quieren eliminar a este doctor que yo creo no le ha hecho mal a nadie, y si da cursos tu no hagas el curso no ma y listo se acabo el problema total cada uno ve en lo que s gasta su plata, unos se la gastan en droga y copete y otros llendo a los cursos del doctor goiz, que te importa, vive la vida tranquilo, deja a cada persona con su tema, total pa eso es la democracia o no??

Anónimo dijo...

Cuando uno habla de fraude debe tener las ideas claras y dominar bien el tema. Creo que nunca te has dejado ver con el biomagnetismo, si lo hubieras probado tendrìas base para hablar, si bien es cierto no podemos ser simpàticos para todo el mundo, por lo tanto cada ser humano tiene libre albedrìo para poder escoger u optar por lo que mas le convenga, por que tienes que dar la lata hablando mal de personas que posiblemete hasta lo envidies por la capacidad que tiene como investigador y precursor en la materia.
Cuando salieron los parches Leòn ¿Quièn dudò de ellos? muchos hemos probado èste sistema y si lo analizas es con un magneto (imàn)y la magnetoterapia, y la auriculoterapia, son todas medicinas alternativas, estamos en el siglo 21 debemos abrir nuestras mentes a otras culturas y no tratar de incultos, charlatanes,brujos a personas que quieren intentar nuevas opciones sin dañar tanto el estomago, y sin enfermarse màs, ya que siempre tienes que tomar de 2 a 3 remedios diferentes para un solo malestar, eso es bueno para los farmaceuticos y malos para nuestro cuerpo y nuestro bolsillo.
Pienso que hay cosas mucho màs interesantes por las cuales debemos estar preocupados como pueblo, en ayudar a nuestros semejantes y a levantar nuestro paìs con actitudes positivas, no pisoteando las ideas y creencias de los demàs, vivimos en democracia y todos tenemos derechos a creer en lo que màs nos convenga..No te gastes en tonterìas nunca podràs salir victorioso. Acèrcate y conoce la tèrapia y despuès hàbla con fundamento.

María del Pilar dijo...

Saludos a todo quien me lea. No sé trata de creencias ní actos de fé. Toda persona que l o dude que se someta a las pruebas que cada día están más a la muestra. Si alguien se ha muerto o le ha pasado algo, 1º habria que saber bien el diagnóstico de la persona, 2º, el terapeuta podria no estar bien preparado y 3º no se puede generalizar sino se conoce el caso de cerca.Por último le digo que vea también los casos positivos que son muchos en la curación o mejora con lo imanes, molestense por investigar en vez de críticar o puede que Vds, tengan ínteres ocultos tras estos comentariso nefastos?
Pl

JUAN FRANCISCO dijo...

Hola, vivo en Perú y veo que mucha gente busca el tratamiento con imanes para sus males, hay muchos detractores como defensores.
Tengo un Blog, dedicado a la tercera edad ( curiosamente son los que mas asisten a estos tratamientos ) y me gustaria que entren al mismo y hagan los comentarios en un articulo que esta en el Blog, esto ayudara a muchos a analizar mejor las cosas.
la dirección es:
www.jovendelaterceraedad.blogspot.com
Gracias

Laura dijo...

Hola,he leído el artículo y los comentarios y puedo decir que a mis 34 años he pasado toda la vida de rehén de la medicina tradicional.No niego sus grandes maravillas y la solidez de muchas de sus teorías(que en su gran mayoría,debemos reconocer,se basa en una concepción materialista del ser humano, y aquí ya nos movemos en el terreno de las creencias o dogmas,no de las epistemes o saberes justificados que hoy en día demandan una complejidad e integración conceptual muy grande para entender con mayor justicia la realidad).Sin embargo,puedo decir que en mi caso, la medicina ortodoxa no pudo curarme 15 años de cistitis crónica(a razón de 12 veces por año,con la consecuente carga de antibióticos ingeridos),ni las transformaciones cancerígenas en el cuello del útero debidas al hpv,tampoco los dolores de columna crónicos.Sin embargo, aquí en Uruguay dí con una profesional biomagnetista seria,discípula del dr Goiz y debo decir q también de Hipócrates,porque ha puesto toda su ciencia y fe en que las enfermedades remitan Y así se dió.Por primera vez en 15 años puedo tener relaciones sexuales sin sufrir dolores y molestias de la cistitis y todo lo demás desapareció.Eso es Ciencia, no sólo el buen entendimiento del esqueleto retórico que le da origen,y que muchas veces no sirve para menguar padecimientos de seres humanos concretos.Además,es epistemología de bolsillo que la ciencia se ha ido entendiendo cada vez más por su dimensión pragmática más que por una acabada comprensión y justificación racional de sus postulados.El Popperismo sigue aún en toda su vigencia y científicos del mundo entero lo encomian:el manejo de la Verdad a lo sumo podrá ser visto siempre como una aproximación,pero lo que no podemos comprobar que es falso, y aún más si da resultado,mas vale ni tocarlo.Basta pensar en el astrónomo Le Verrier y su actitud conservadora al no descartar así como así la teoría newtoniana al fallar los cálculos de su aplicación en la descripción de la órbita de Neptuno..hasta q al final "eureka!" se descubrió Urano..aquí bien vale la extrapolación!No descartemos viejas concepciones,pero abramos los brazos de par en par ante nuevas cosmovisiones y artes que nos modifican la vida en pro de una evolución o avance. Laura

Laura dijo...

Hola,he leído el artículo y los comentarios y puedo decir que a mis 34 años he pasado toda la vida de rehén de la medicina tradicional.No niego sus grandes maravillas y la solidez de muchas de sus teorías(que en su gran mayoría,debemos reconocer,se basa en una concepción materialista del ser humano, y aquí ya nos movemos en el terreno de las creencias o dogmas,no de las epistemes o saberes justificados que hoy en día demandan una complejidad e integración conceptual muy grande para entender con mayor justicia la realidad).Sin embargo,puedo decir que en mi caso, la medicina ortodoxa no pudo curarme 15 años de cistitis crónica(a razón de 12 veces por año,con la consecuente carga de antibióticos ingeridos),ni las transformaciones cancerígenas en el cuello del útero debidas al hpv,tampoco los dolores de columna crónicos.Sin embargo, aquí en Uruguay dí con una profesional biomagnetista seria,discípula del dr Goiz y debo decir q también de Hipócrates,porque ha puesto toda su ciencia y fe en que las enfermedades remitan Y así se dió.Por primera vez en 15 años puedo tener relaciones sexuales sin sufrir dolores y molestias de la cistitis y todo lo demás desapareció.Eso es Ciencia, no sólo el buen entendimiento del esqueleto retórico que le da origen,y que muchas veces no sirve para menguar padecimientos de seres humanos concretos.Además,es epistemología de bolsillo que la ciencia se ha ido entendiendo cada vez más por su dimensión pragmática más que por una acabada comprensión y justificación racional de sus postulados.El Popperismo sigue aún en toda su vigencia y científicos del mundo entero lo encomian:el manejo de la Verdad a lo sumo podrá ser visto siempre como una aproximación,pero lo que no podemos comprobar que es falso, y aún más si da resultado,mas vale ni tocarlo.Basta pensar en el astrónomo Le Verrier y su actitud conservadora al no descartar así como así la teoría newtoniana al fallar los cálculos de su aplicación en la descripción de la órbita de Neptuno..hasta q al final "eureka!" se descubrió Urano..aquí bien vale la extrapolación!No descartemos viejas concepciones,pero abramos los brazos de par en par ante nuevas cosmovisiones y artes que nos modifican la vida en pro de una evolución o avance. Laura

Anónimo dijo...

La homosexualidad se cura con Imanes??? de ser asi me pongo un iman en el ojete??

GUILLERMO CASTELLAR dijo...

Te conviene investigar antes de hacer daño, e indirectamente colabores en que muchos dejen de curarse. Yo, personalmente aprendi el uso del biomagnetismo, y fui mi primer paciente, descance por fin de los sufrimientos del colon y pectorales. Una señora con dos meses de diarrea, con una sola sesión, se ls suspendió la diarrea, otra con lumbalgia atroz, con cuatro imanes, logró gran alivio, asi siguen los casos. Por favor, investiga y puedes llegar a ser un gran biomagnetoterapeuta.

Guillermo.

GUILLERMO CASTELLAR dijo...

Creo que debemos apoyar estas corrientes alternativas, e ir buscando locurativo de cada una de ellas, ya esta bueno que los farmacos alopaticos, al cabo de un tiempo empiezan a producir: DEPRESION, SUPRESION SISTEMA INMUNOLOGICO, ENDURECIMIENTO HEPATICO, ANSIEDAD, ENTRE OTROS. CADA FARMACO TIENE MUCHOS EFECTOS COLATERALES. QUE TAN CIENTIFICA ES?

Anónimo dijo...

Este personaje cristian, es un tipo limitado y obtuso, ademas de tener temores por lo nuevo no le entra en la cabeza que algo simple resuelva grandes problemas. les dire los problemas de biomagnetismo:
1) que la terapia cura.
2)que no cuesta.
3)que la descubrio un mexicano.
si no se convencen vean el biomagnetismo sometido a prueba en marbella a mas de 200 pacientes por el Dr. raimond hilu y el Dr. Goiz. esta hecho con todos los protocolos y los resultados hablan por si solos.
ademas esta terapia llego para quedarse digan lo que digan.
Recuerden que estamos en el 2011.
saludos a todos.

Marisol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Bu, bu Cristian muy mal, tranquilo. Con que clase de profesionales te tratas que no creo que sean buenas experiencias. En ningun momento te dicen que dejes la medicina y la verdad es un tema super interesante y muy benefico para quienes lo tomamos.

Cristian Andres dijo...

yo llevo años estudiando kung fu, reiki,taichi y otras disciplinas orientales que se centran tanto en lo fisico como en lo mental, y debo decirte que en nuestro cuerpo existen fuerzas naturales que la ciencia aun no conoce, ya que se ha centrado en observarla desde un prisma que no le corresponde. No se nada acerca de biomagnetismo, pero lei un poco acerca de la teoria de esta practica y me parece que ellos estan haciendo menos daño que el imperio farmaceutico.
El problema es, ha sido y sera siempre, la existencia de charlatanes, asi que, por favor, bajense un poquito de la nube, y acepten que hay cosas que no comprenden.
Si los grandes cientificos no hubiesen reconocido ser ignorantes(en el buen sentido de la palabra), jamas se hubiese descubierto nada.

Anónimo dijo...

saca tu porqueria de pagina , ya que lo unico que hace es tirar mierda con ventilador ,sin mayores fundamentos.

viviana dijo...

yo estoy a favor de todas las terapias alternativas y especialmente del biomagnetismo ya que en una sesion me quito un dolor lumbar que tenia hace tiempo y ningun remedio lo habia curado asi que no pueden decir que es un fraude si ni siquiera saben de que se trata y si se refieren asi a la virgen que bueno se puede encontrar en sus almas creo que hay medicos muy buenos pero los tratamientos que dan junto con sus remedios hacen mas daño en vez de mejorar y si ellos quieren salvar vidas dejen de atacar a los que tambien hacen lo mismo pero con la diferencia que no hay efectos secundadarios cada persona elige lo que le hace bien asi que preocupense de sus vidas y dejen a los demas en paz.

viviana dijo...

yo estoy a favor de todas las terapias alternativas y especialmente del biomagnetismo ya que en una sesion me quito un dolor lumbar que tenia hace tiempo y ningun remedio lo habia curado asi que no pueden decir que es un fraude si ni siquiera saben de que se trata y si se refieren asi a la virgen que bueno se puede encontrar en sus almas creo que hay medicos muy buenos pero los tratamientos que dan junto con sus remedios hacen mas daño en vez de mejorar y si ellos quieren salvar vidas dejen de atacar a los que tambien hacen lo mismo pero con la diferencia que no hay efectos secundadarios cada persona elige lo que le hace bien asi que preocupense de sus vidas y dejen a los demas en paz.

Anónimo dijo...

jajejwajjawe ke risa esta pagina es total mente ridicula los creadores son unos ineptos cristain y carlos etc.

Anónimo dijo...

Por este critérios Jesus Cristo era uma fraude, um charlatão. São invenções ou mentiras as histórias de que ele tenha curados doentes e ressucitados os mortos ou multiplicado o pão e andado sobre a água. O que está correto é a nossa ciência moderna, que tantos bens nos trouxe ainda que tenha provocado também o aqueciemnto global, prenúncio do suicídio desta civilização científica.

angel saez moreno dijo...

y donde esta la libertada de vender la pomada? jajaj .. no fuera de broma muy buena columna y las autoridades deben tomar cartas en el asunto , no podemos dejar que este tipo de estafadores MERCADERES DE LA IGNORANCIA sigan impunes

Ignacio González dijo...

Me dio lata leer todo lo que han comentado... en fin, me sumo a los comentarios, aunque el artículo sea viejo...
Yo soy terapeuta en sanación energética e imposición de manos, he tenido muy buenos resultados tanto para mis pacientes y también para mi bienestar personal... no considero que algo deba estar científicamente comprobado para creerlo, es más lo que te haga sentido o no... por lo mismo, si un paciente viene a preguntarme si lo que yo hago está científicamente comprobado, yo digo "no, no lo está, hay investigaciones acerca del aura y los chakras, pero no son concluyentes". ESA ES LA VERDAD! para qué les voy a mentir a mis pacientes, a veces yo mismo me quedo con la boca abierta porque no entiendo el motivo de una sanación "milagrosa". Lamentablemente mi gremio es una porquería, lleno de charlatanes, arrogantes que se creen supersanadores, gente que se cree dueña de la verdad, estafadores y, lo peor de todo, personas que tratan descaradamente de vender como ciencia LO QUE NO ES CIENCIA!
A mí me gusta mucho la medicina alópata; aunque no estoy de acuerdo con muchas cosas que plantea, sigue siendo lo mejor que tenemos. Si no funciona en muchos casos, suele ser más por temáticas de justicia social más que nada. Yo hago la sesión de sanación y trabajo paralelamente con médicos, y necesito la aprobación de ellos para dar de alta a un paciente, que ellos me digan si se puede diagnosticar a alguien como "sano", y que por lo tanto ya no es necesario hacer más sanaciones o tomar medicación alópata.
Pero si viene un paciente con cáncer, y se niega a tomar su tratamiento, soy yo mismo el que lo manda directo al oncólogo. Para mí la introspección y la sanación "desde dentro", finalmente hace que una persona se sane, pero si tienes un tumor, ¿vas a ponerte a meditar hasta que encuentres profundamente el por qué has creado esa enfermedad en ti? CLARO QUE NO! anda de inmediato a sacarte ese tumor y después tienes todo el tiempo que quieras para hacer un trabajo de autoconocimiento... pero si te pones a meditar primero, el cáncer te va a matar antes.
Con respecto al biomagnetismo, considero que es bastante peligroso. Yo mismo hice el curso en mayo de 2011 y puedo afirmar con toda veracidad que son unos charlatanes descarados. Hace unos meses fui a encarar a Francisco Mena, mano derecha de Goiz y director del Centro doctor Goiz en Chile, para cuestionar duramente la epistemología de su terapia. Fueron tres horas de tensa disputa, pero el tipo cometió falacias, circularidades, no tenía base... y solo decía "pero si la gente sana", siguiendo con la lógica de que el resultado prueba la eficacia de todo el proceso. Le hice ver que ninguno de sus resultados comprobaba la absurda teoría biomagnética, y que los resultados de sanación eran muy similares a los efectos que logra el placebo... pero de verdad no supo qué responderme... de Francisco Mena no desconfío al cien por ciento, para mí es un tipo cegado por su admiración a Goiz, muy agradecido de que Goiz haya sanado a su familia de enfermedades mortales, pero está tan encandilado que no se da cuenta de sus propias incoherencias cuando habla, las cuales afirma con mucho convencimiento...
Este es mi testimonio, fui directo a encarar a quién más sabe de biomagnetismo en Chile, y no tiene idea de microbiología básica, así como tampoco de infectología, ni de ciencia en general.

Anónimo dijo...

microbiologia e infectologia ..lo que se plantea en estas areas es erroneo,,para que quisieras saber algo erroneo?

Gavifoli dijo...

Desde hace años que mi familia completa se trata con el Biomagnetismo, mi padre pudo recuperarse de un problema hepático que le llevaba años, mi madre se evito una operación y mis hermanas y primos se curaron las alergias... la medicina a cambiado y si crees que esto es un fraude, te invito a que me des una respuesta científica para que justifiques el porque. se feliz yendo a tu doctor y te corten las orejas, no te sirven de nada ya que sigues siendo sordo...

Anónimo dijo...

Puedes tu Chile Liberal decir lo que quieras en tu espacio, puedes tener “libertad de expresión”, es tu blog de todas maneras, pero que lo que tu digas sea correcto eso ya es otra cosa...


Menudo "liberal" saliste que no solo hace tiempo apoyaste un bombardeo o guerra contra Iran, sino que ahora dices que es bueno apoyar la práctica de medicina de la "corriente principal". Y un liberal de verdad no saldría con la humorada de que el “racionalismo y la ciencia” fue lo que nos dio la civilización actual (si no hubiese habido una relativa libertad económica, tu “ciencia” y “racionalismo” no hubieran logrado nada… y se puede comprobar eso actualmente en donde hay un deterioro notable de dichas ramas… eso y el hecho de que los mayores liberticidas, genocidas y asesinos de la historia han sido unos declarados “científicos” –hasta Marx se declaró una vez como uno- o “racionalistas”).


¿Sabes siquiera la historia de la práctica de medicina? Aquí te muestro un poco de ella, sobre todo para que valorices un poco tu posición que en realidad no tiene NADA de liberal y por el contrario tiene MUCHO de socialista (o por lo menos intervencionista o mercantilista).


En las últimas décadas se ha extendido la idea de que si existe una profesión en la que la regulación y codificación legal son imprescindibles para evitar graves consecuencias al cliente esa es la médica. Desde el tipo de tratamientos autorizados legalmente hasta la sanción penal de la mala praxis, pasando por la información que el médico puede dar al paciente, todo debe estar regulado por el estado para el bien de la salud de los individuos y de la sociedad en general. De lo contrario, ¿quién iba a defender los intereses del paciente? Después de todo, se dice, el médico sabe mucho más que el paciente sobre su estado de salud y sobre los tratamientos que podrían hacerle mejorar y, en consecuencia, nos encontramos ante un desequilibrio debido a una disparidad en la información; lo que la pedantería neoclásica denomina asimetría en la información. Vamos, que el médico estaría en una supuesta relación de superioridad que hay que corregir.


Debido a este tipo de argumentos SIMPLONES, la medicina se ha convertido en una actividad en la que la relación directa y contractual entre productor y consumidor ha sido reemplazada por una relación indirecta, condicionada y mediatizada por un tercer elemento, el aparato estatal, que impide los acuerdos libres en nombre de la supuesta defensa de la salud de los ciudadanos.


Debido al extremo intervencionismo de corte paternalista en el que se encuentra sumergido el mundo de la medicina y la sanidad queda fuera del universo de los planteamientos "razonables" –incluso de los muchos liberales– que los propios pacientes, en su relación libre con los médicos, podrían encontrar fórmulas para defender sus intereses sin necesidad de que la actividad médica se vea encorsetada y paralizada por un sinfín de regulaciones.


Crisbio

Anónimo dijo...

Sin embargo, si miramos hacia atrás comprobaremos que Papá Estado no siempre ha estado ahí para decir cómo hay que ofrecer los servicios sanitarios y, para sorpresa de muchos, los intereses del paciente no parece que se hallaran desamparados.


De hecho, si nos remontamos a la antigua Grecia nos encontramos con una sociedad en la que la relación médico-paciente era completamente libre. Y sin embargo, en esta época en la que ni siquiera las responsabilidades del médico estaban codificadas por las leyes, existía un fuerte incentivo para ofrecer siempre el mejor servicio posible al cliente que buscaba un tratamiento. El principal incentivo para la existencia de prácticas médicas que protegieran el interés del paciente era la valoración que la población hacía del servicio de los médicos, una valoración que generalmente se realizaba en función del historial profesional. Hasta tal punto esto es así que Jacques Jouanna, en su obra Hipócrates, explica que el médico hipocrático corría el peligro de recibir unas penas mucho más duras que las sanciones legales que hemos conocido posteriormente: la censura social. En ausencia de regulaciones estatales, el médico que ofrecía un mal servicio quedaba marcado y, a su vez, este marcaje social incentivaba el esfuerzo de los médicos por ofrecer un tratamiento adecuado y minimizar los errores.


Es precisamente en este ambiente de libertad entre médico y paciente donde surge el famoso juramento hipocrático a través del cuál el médico se comprometía ante sus colegas a poner la salud del paciente en el centro de sus decisiones, a ayudar al enfermo evitando los daños intencionales, a no abusar de él y a mantener el secreto médico. Y es que la responsabilidad difícilmente surge en un ámbito que no sea el de las relaciones libres. El cumplimiento de este juramento en su práctica y cumplimiento diario otorgaba la reputación que permitía prosperar a un médico. Su incumplimiento, en cambio, suponía el descrédito social y la reprobación de la propia clase médica.


Qué lejos nos encontramos de aquellas relaciones libres en el marco de las cuales se resolvían los problemas de la medicina. Observando el caos actual de la sanidad pública uno se pregunta cómo hemos podido permitir que el estado desnaturalizara la relación médico-paciente para poner al médico a su servicio y al paciente a su merced. Que saludable resultaría un buen paseo en el que desandásemos parte del camino recorrido.


Crisbio

Anónimo dijo...

Remontándonos a mediados del siglo XIX, antes de la llegada de las LICENCIAS médicas (o sea el “permiso” que le da un burócrata de escritorio a alguien para ser “médico”, doctor, etc.,… porque al parecer un burócrata –y no el paciente- es el mejor capacitado para emitir un juicio de si alguien es o no un buen doctor), vemos que Estados Unidos tenía unas de las mayores cifras per cápita en el mundo de doctores en ejercicio. Como demuestra Ronald Hamowy, las escuelas médicas eran numerosas y los costes de asistencia eran baratos. Muchos médicos en ese tiempo practicaban la homeopatía; una especie de aproximación de laissez faire a la sanación era que el cuerpo redujera su exposición a condiciones ambientales negativas como el estrés y mantener una dieta sana.


Era el libre mercado en el área médica y farmacéutica lo que en realidad aseguraba la calidad y el avance de la profesión. En ese entonces no había tonterías como "ministerios de salud" (¿siquiera ENTIENDES que la existencia de semejante ente estatal es una medida de SOCIALIZACION de la función médica y que no tiene NADA de liberal?). Era el mercado (las personas comunes y corrientes) quienes valorizaban a los médicos y mediante el juicio de millones de clientes (a final de cuentas la medicina también es artículo de comercio: debe ser fabricada o preparada con anterioridad) decidían quien era un buen o mal médico.


Pero los que practicaban los que se conocía por medicina ortodoxa buscaron negar la competencia cabildeando para una licencia de ocupación médica a través de los Estados. Esto incluía unir fuerza con la American Medical Association para hacer campaña para un amplio uso de las licencias. Cooperando con la Fundación Carnegie y Abraham Flexner, un auténtico don nadie en la profesión médica cuyo hermano era el director del Instituto Rockefeller para la Investigación Médica, la campaña tuvo éxito con la presentación de infame Informe Flexner. En Making Economic Sense, Murray Rothbard escribe sobre el Informe Flexner y sus desastrosos efectos:


El informe de Flexner estaba prácticamente escrito por adelantado por altos cargos de la American Medical Association y su consejo fue rápidamente adoptado por todos los estados de la Unión.


La consecuencia: toda facultad de medicina y hospital estaba sujeto a la licencia del Estado, que a su vez daba el poder para nombrar consejos de licenciamiento a la AMA del estado. Se suponía que el Estado pondría fuera del negocio, y lo hizo, a todas las facultades de medicina que fueran privadas y con ánimo de lucro, que admitieran a negros y mujeres y que no se especializaran en medicina ortodoxa, “alopática”: particularmente los homeópatas, que eran entonces una parte sustancial de la profesión médica y una alternativa respetable a la alopatía ortodoxa.


Crisbio

Anónimo dijo...

Así que mediante el Informe Flexner, la AMA fue capaz de utilizar al Gobierno para cartelizar a la profesión médica: para empujar la curva de oferta drásticamente hacia la izquierda (literalmente la mitad de las escuela de medicina en el país desaparecieron por la acción de los gobiernos estatales después de Flexner) y por tanto aumentar los precios médicos y hospitalarios y las rentas de los doctores.


Y así empezó la tendencia negativa en el libre mercado de la medicina en Estados Unidos... el cual prácticamente se extendió a todo el mundo. Con menos escuelas de medicina (y por tanto menos doctores) y con muchas mayores regulaciones BUROCRATICAS (de nuevo, nada liberales) los salarios pueden mantenerse más altos de lo que serían en un mercado dominado por la libre empresa y la entrada sin obstáculos a la práctica médica.


Los consumidores, que normalmente determinan el éxito de los productores, han perdido al afrontar costes más altos, además de considerarlos "demasiado ignorantes" como para elegir el doctor adecuado sin la ayuda del Estado (ejem, tu añorado “Ministerio de Salud”). La búsqueda de rentas se incrusta en un sector que debe dedicar cantidades crecientes de recursos financieros para aplacar a los cargos públicos.


Donde el gobierno favorezca directamente los precios de monopolio, veremos ejemplo de monopolio en las licencias. El factor de producción por que se produce la restricción del uso es la licencia, que las leyes hacen un requisito para suministrar a los consumidores. Esas licencias pueden concederse de distintas formas. (…) Las licencias se conceden solo a solicitantes concretos. La competencia se restringe. Sin embargo, los precios de monopolio solo pueden aparecer si las licencias actúan concertadamente y la configuración de la demanda es propicia.


Crisbio

Anónimo dijo...

Quienes pretenden justificar el razonamiento a partir de premisas supuestamente “científicas” como un método fiable de obtener conocimiento del mundo real a menudo usan los fundamentos de su supuesta utilidad para hacer predicciones en el mundo real. Deberían considerar la siguiente historia:


Hace unos años, las organizaciones occidentales de ayuda cometieron el error de intentar suplantar las costumbres locales tribales e imponer las prácticas médicas occidentales en ciertas poblaciones africanas con el fin de prevenir la extensión de enfermedades infecciosas. La estrategia fue una catástrofe: los lugareños no aceptaban ni adoptaban fácilmente estas costumbres extrañas y extranjeras.


Además, las organizaciones de ayuda entendieron totalmente mal la forma en que las prácticas locales eran realmente eficaces para ayudar a prevenir las enfermedades, a pesar de justificarse diciendo que eran "absurdas y supersticiosas" desde el punto de vista científico moderno. Aislar a los individuos “malditos” del resto de la sociedad y restringir el uso del suministro de agua para “arrepentirse” de pecados colectivos nos choca como algo sin sentido y supersticioso. Aún así las prácticas reales adoptadas basándose en este razonamiento eran bastante efectivas para prevenir la extensión de la dolencia.


Ninguna persona sensata en la sociedad occidental intentaría describir estas prácticas tribales como ciencia, aunque es algo bastante similar al razonamiento empleado para justificar la postura metodológica de muchos "científicos". En realidad estas supersticiones realmente muestran una conveniencia pragmática y un poder predictivo, y sus premisas son hipótesis no comprobadas: más de lo que podemos decir de la metodología de muchos "científicos" de la corriente principal.


El ataque a la medicina por parte de los Gobiernos es una amenaza muy seria, y al parecer algo de lo cual “liberales” como tú no se percatan. Ejemplo: la pseudoefedrina, un regalo del cielo para los que sufren de problemas de sinusitis, en muchos países ya no se puede comprar en la farmacia por cualquier cantidad. En E.U.A. por ejemplo, existen reportes de personas que enfrentan hasta 20 años de cárcel por la compra de paquetes de Sudafed a lo largo de varios días en varias farmacias – una acción perfectamente legal hace sólo unos años. Se nota demasiado que los medicamentos simples para la tos y dolores de las personas apenas funcionan. La mayoría han sido reducidos a la condición de los placebos bajo la gestión gubernamental de la medicina.


Crisbio

Anónimo dijo...

Las investigaciones, desarrollo y el infinitamente largo y costoso proceso de aprobación gubernamental de cada nueva medicina significan años de experimentos a un costo promedio de millones de dólares. Eso ha reducido el número de laboratorios dedicados a descubrir nuevos medicamentos. Siempre que el gobierno interviene, decae la competencia y aflora un poderoso oligopolio de pocas grandes empresas. Pero inclusive el futuro de los grandes está en duda, ante el acoso de abogados litigantes que explotan ese nuevo y rico filón.


La situación es trágica porque los avances ocurren cuando muchas fuentes de suministros compiten por el dinero del consumidor. Alexander Fleming jamás hubiera conseguido mil millones de dólares para desarrollar la penicilina y nadie conoce el número de muertos que ocasionan los gastos, retrasos y dificultades impuestos por la FDA, oficina gubernamental que aprueba los nuevos medicamentos en EUA. Y si el Vioxx mata gente, ¿acaso no son también responsables los burócratas del FDA que lo aprobaron?


Esa clase de gestión de los “cárteles médicos” y de “ministerios de salud” tu INGENUAMENTE avalas con tus “clamores” en contra de “malvados charlatanes”. Mucho más nocivos para la salud de las personas son los burócratas, sus “ministerios de salud”, sus medicinas socializadas (supongo que por ello se le llama seguro social(ista)) y su cartelización de la profesión médica… es natural pues que ante el fracaso de la medicina ortodoxa la gente busca otras opciones, ¿quién eres tú para decirles lo que deben hacer? (¿y acaso no te has dado cuenta que lo único que parecieran repetir la mayoría de los doctores o científicos, cual papagayos de circo sea que no se ha “avanzado” en la medicina debido a “falta de presupuesto/apoyo”? OBVIO, pues la gran mayoría son burócratas de gobierno –no, no “fallan” porque no quieran trabajar y se hayan vuelto flojos a causa de la falta de competencia, fallan porque “no los apoyaron lo suficiente”, ¡pobrecitos!)


Si realmente creyeras en el libre mercado aplicarías éste simple principio: si los médicos “ortodoxos” tienen miedo de la competencia… que se aguanten y aprendan a competir. Si ellos con sus métodos “ortodoxos” no curan a los pacientes, entonces lo justo es que el MERCADO (los clientes) los castigue buscando otras opciones (o curan a los pacientes o se quedan sin comer ante la competencia)… y la calidad (al igual que la disminución de precios en beneficio del paciente) se logra con COMPETENCIA tanto la interna como la externa a la profesión médica “ortodoxa”. Eso no se logra poniendo más “regulaciones” (quienes asumen que el mercado no se “autorregula” asumen a su vez que el regulador –el Estado- si se “autorregula”), “buenas personas en los ministerios (ya sea de salud, educación, ciencia, etc.)” ya que esas “buenas personas” o no existen, o no vivirán eternamente, ya que TU estás confiando tu vida a los dictados de un burócrata (al cual ni le interesas realmente pues su “sueldo” no depende de si te curas o no).


Y si tu dices que la “salud” es un tema muy importante como para dejarla a charlatanes, yo te contesto: es mil veces peor dejarla al arbitrio de los Gobiernos, sus burócratas (como sus distintos “ministerios” sanitarios o de salud) y de sus cárteles de farmacias y médicos.


Crisbio

Anónimo dijo...

En la actual administración de muchos gobiernos, hay funcionarios que se comportan como verdaderos talibanes sanitarios. Sí, que son un verdadero peligro para las libertades de los ciudadanos (cosa que tu atacas… al parecer una persona es “libre de consumir las drogas que desee”, pero no de acudir al médico o terapeuta que elija).


Parece ser Chile “liberal” que en realidad eres de las personas que peligrosamente piensan que es el gobierno el que debe preservarnos de todos los males. Con este aval y en el nombre del “cuidado al ciudadano” se efectúan toda una serie medidas arbitrarias que atacan las libertades y derechos esenciales de los ciudadanos.


Desde hace años, por ejemplo, se ha atacado a los fumadores hasta arrinconarlos, y desde prohibición de anuncios televisivos, las medidas han llegado a la prohibición total de fumar en lugares cerrados.


Desde los departamentos, secretarías o “ministerios” de Salud de los gobiernos, se toman medidas que atentan contra la libertad de elegir; que si la prohibición de ventas de medicinas con tal ó cual sustancia, que si la prohibición de la venta de tales ó cuales alimentos en las escuelas, que si la prohibición de publicidad “peligrosa” en los medios de comunicación, que si quitar del mercado a los “productos milagro,” que si controlar la venta de antibióticos mediante receta médica, que si la prohibición del cigarro electrónico (que no produce humo y sustituye al tabaco tradicional), que si la prohibición de toda mercancía con tal ó cual derivado “peligroso,” y un larguísimo etcétera de controles y prohibiciones dignas de un verdadero comunismo-fascismo sanitario.


Ahora resulta que un burócrata desde un escritorio quiere controlarme como consumidor (y lo peor es que un supuesto “liberal” le da alas, honestamente eso demuestra un pobre análisis de tu parte), que no sé distinguir de entre la buena ó mala calidad, que me creo todo lo que me dicen las empresas, que no investigo nada cuando consumo, que no sé distinguir a la publicidad chafa, que no tengo idea de lo que me hace daño, que soy un niñito para que me cuide mi papito gobierno. Otra vez qué horror.


Y lo peor, como diría un columnista, muchos ciudadanos (tú incluido) le abren la puerta a todo lo que digan los burócratas de los “ministerios de salud”, de los cárteles de “colegios médicos” (Adam Smith sabiamente advirtió una vez que los cuerpos “colegiados” generalmente terminan no defendiendo los intereses de los ciudadanos ante el Estado, sino sus propios intereses… y para ello se sirven del Estado) sin tomarse la molestia de investigar si tiene sustento “científico” las ocurrencias de estos funcionarios o burócratas glorificados (pues eso es lo que son los "cuerpos colegiados" de médicos, abogados, contadores, etc.).


Crisbio

Anónimo dijo...

Economistas de la Escuela de Chicago, como George Stigler, escribieron una vez la “teoría de la captura de la regulación” respecto del sector farmacéutico, médico, camionero, el sector aeronáutico y muchos otros. Es decir, generaron docenas de artículos de investigación demostrando cómo las “agencias regulatorias públicas” creadas ostensiblemente para regular sectores “por interés público” se ven más a menudo “capturadas” por el propio sector y luego usadas no para proteger al público sino para aplicar disposiciones de precios de cártel.


Así que déjate de tonterías Chile Liberal y no le hagas el juego a cualquier charlatán que promueve prohibiciones (cual inquisidor civil ó puritano) sin ton ni son.


Yo me hago daño si: fumo y bebo demasiado, como carne diario y nunca verduras y frutas, si sólo consumo refrescos y nada de agua, si consumo demasiado café, si como hamburguesas a diario, si como tacos de cochinita a toda hora, si me la paso sentado todo el día frente a un escritorio ó la televisión, si me paso horas en el internet aislado del mundo real, si me receto medicinas sin consultar al médico, si hay frío y no me abrigo, etc.; todo esto yo lo sé, y no porque me lo dicte un burócrata, sino por la buena educación recibida desde mis padres.


Si no paramos esto, veremos al rato que el gobierno prohibirá consumir palomitas y refrescos de cola en el cine, vender hamburguesas, quesadillas y tacos en la “vía pública,” ver películas y jugar juegos de video “peligrosos,” caminar de noche (de hecho eso ya lo hacen al controlar el horario nocturno de cualquier bar ó cantina), y en general estableciendo controles y más controles que no son otra cosa que fascismo sanitario.


Que se entienda, el papel del Estado debe limitarse a sólo intervenir cuando con la acción de un agente económico se daña a terceros (externalidades negativas); jamás el Estado debe dictar mi conducta para no hacerle daño a mi cuerpo (a menos que se trate del aborto… “los que defienden el aborto son personas que ya han nacido” diría Ronald Reagan). Sólo en el Estado comunista-fascista se tiene tal control. Y ojo, jamás debe confundirse el concepto de externalidad con los efectos de competencia del mercado; si no se tiene cuidado, como le ocurre a académicos charlatanes o a idiotas útiles, al rato se confunden externalidades con riesgos de desastres naturales, con que la competencia y los mercados abiertos son “externalidades negativas” para los pacientes y así una lista larga de falsedades para abrirle paso a los intervencionistas.


Crisbio

Anónimo dijo...

Cierto, en las últimas décadas el mundo ha avanzado asombrosamente y quizás por eso estamos conscientes del deterioro en tres importantes segmentos de la sociedad: las escuelas del gobierno, la seguridad personal y la atención médica. No es casualidad que se trata de tres actividades donde los políticos se han empeñado en meter la mano.


Las trabas oficiales han incrementado de tal manera el costo de lanzar un nuevo fármaco al mercado que hoy sólo pueden hacerlo los laboratorios farmacéuticos con la capacidad financiera de arriesgar 400 ó 500 millones de dólares y varios años de investigaciones. Con ello, la burocracia sanitaria ha impedido que se vendan medicinas que quizás puedan causar algún daño desconocido, pero lo que nunca sabremos es el número de muertos que esas mismas trabas causan al retrasar y encarecer exageradamente los nuevos medicamentos.


En el sector salud no se permite que el mercado funcione. Otro buen ejemplo es que antes, en muchos países, las enfermeras podían reemplazar a los médicos en procedimientos que ahora las regulaciones estatales dictan que tienen que ser efectuados por médicos graduados… aumentando con ello los costos al paciente y disminuyendo el atractivo de ser enfermera.


Si tienes la mala suerte de tener que ir al médico, le espera una experiencia cada día más desagradable y parecida a hacer un trámite en una oficina del gobierno. Si se trata de un hospital, el papeleo es aún más largo y generalmente termina entregando un cheque en blanco por la totalidad de su patrimonio.


Vamos a olvidarnos de aquella época dorada cuando al enfermo era examinado en su casa por el médico de la familia. Aunque los jóvenes no lo crean, esa era la costumbre predominante en los años cuarenta y cincuenta. Pero aún en los años sesenta, antes de la intromisión de la politiquería en la salud, la relación médico-paciente era algo muy personal y el tiempo que ahora toma llenar formularios y reportes impuestos por las regulaciones (las cuales uno termina pagando vía impuestos), era tiempo que el doctor le dedicaba al paciente.


El gobierno obliga hoy a los médicos a dedicar gran parte de su tiempo en el cumplimiento de reglas generales que poco o nada tienen que ver con el paciente específico. Para ello se requiere también personal adicional, lo cual ha multiplicado el costo de examinar a cada paciente, sin beneficio alguno para el enfermo.


Los médicos, y en mucho mayor grado los hospitales, se ven obligados a protegerse de posibles demandas haciéndole todo tipo de exámenes innecesarios a los pacientes. Así realmente han logrado "socializar" la medicina. Los conocimientos y la larga experiencia del médico cuentan poco cuando las regulaciones no le permiten usar su buen criterio, su ojo clínico, sino que debe cubrir todos las posibles ramificaciones de los síntomas. Con ello, a menudo, se termina perjudicando al paciente y exponiéndolo a riesgos adicionales innecesarios.


Crisbio

Anónimo dijo...

El problema básico de la medicina hoy en día es la exagerada intromisión gubernamental en las relaciones del paciente y su médico. Y una vez que el paciente pasa del consultorio al hospital, pierde todo control sobre lo que le sucederá, por lo que hay que tenerle tanto miedo a las burocracias hospitalarias como a la enfermedad misma.


Ir al médico o al hospital con un dolor en el codo o la oreja equivale hoy en día a ir a una tienda a comprar una camiseta y salir con un traje hecho a la medida en Savile Row porque el vendedor determinó que eso es lo que usted necesitaba. El intervencionismo ha dañado profundamente las relaciones médico-paciente en casi todos los países del mundo y las infecciones masivas que suelen ocurrir en muchos hospitales no son reportadas debidamente por la prensa.


Adquirir las medicinas que se necesitan también suele ser problemático. Las autoridades parecen estar dedicadas principalmente a dificultar la vida del ciudadano, convirtiendo todo lo que alguna vez fue sencillo y barato en caro y complicado. En la actualidad, suele tomar a una empresa farmacéutica seis o más años conseguir la aprobación de un nuevo medicamento. Mientras tanto, que se mueran los pacientes y que siga aumentando el costo de nuevos tratamientos.


Lo cual nos lleva a la pregunta de si es tarea legítima del gobierno preservarnos de todos los males, comenzando por aquellos que podríamos hacernos a nosotros mismos, que son muchos, abarcando desde la falta de ejercicio hasta el exceso de trabajo.


Los monopolios subsisten gracias a la intervención estatal. Si no lo crees, por favor explícanos por qué un médico graduado de una buena universidad en Puerto Rico, Argentina o California no puede ejercer la medicina en Florida sin antes obtener una licencia del Estado. ¿Acaso una licenciatura de la Florida nos da más confianza que un doctorado de la Universidad de Stanford?


El caso de la medicina es trágico. Seguramente has notado su deterioro a lo largo de varias décadas. La intervención gubernamental en nuestras relaciones con los médicos, enfermeras, hospitales, laboratorios farmacéuticos y farmacias las han vuelto más complicadas, menos eficientes y muchísimo más costosas.


Con la excusa de garantizar que el medicamento sea efectivo, que el médico considere todas las posibles ramificaciones y complicaciones de la enfermedad, que nadie vaya a auto-recetarse y que los pobres y los ancianos reciban atención médica pagada por el resto de los contribuyentes de impuestos, se ha creado un verdadero monstruo, de una complejidad infernal, diseñado por burócratas empeñados en obligarnos a actuar a su manera, junto con políticos interesados primordialmente en ganarse el apoyo electoral de los grupos de presión.


No vamos por buen camino cuando ciertas personas (incluso “liberales”) defienden todo el intervencionismo y cartelización de la medicina como si fuera un dogma, y se ofende frente a sus críticos. Tampoco cuando discutimos la eficiencia de su gasto como si eso cambiara el resultado final. El régimen actual es temiblemente caro, y eso es grave, pero lo más trágico frente a los acontecimientos es su producto, lo que genera. Abaratarlo, hacerlo más eficiente es casi un deber moral, pero claramente no es la cuestión de fondo.


Debemos animarnos a replantear el escenario sin tantos prejuicios y preconceptos, y asumir que pretenden utilizarnos cuando nos hacen defender un sistema y hacernos sentir como malas personas por pensar diferente. Esa sola prueba debería servir para demostrar cuánto nos han influido. Han instalado la idea de que su visión sobre la medicina, la “ciencia”, la “razón” y hasta la “educación” es indiscutible. Vaya osadía.


Crisbio

Anónimo dijo...

En EUA desde 1964, el tiempo que tienen que dedicar los laboratorios farmacéuticos a las investigaciones y al desarrollo de un nuevo medicamento aumentó de seis a 15 años. ¿Por qué? En 1964 la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) requería que los nuevos fármacos no fueran a hacer daño. Ahora los laboratorios tienen que probarles a los burócratas que la medicina sí va a ser efectiva en un alto porcentaje de enfermos. Eso significa que esos laboratorios gastan un promedio de 15 mil millones de dólares al año en hacer todas las pruebas requeridas por la FDA. Introducir cada medicamento nuevo cuesta un promedio de 800 millones de dólares.


Lo que no cuentan son los muertos que ocasiona el retraso de nueve años en el lanzamiento de cada nueva medicina, el abandono de investigaciones sobre medicamentos para males poco frecuentes y el altísimo precio de venta necesario para recuperar la inversión, durante la limitada duración de la patente.


De hecho, burócratas y políticos han disparado el costo de los medicamentos con regulaciones absurdas, pero se espantan ante el costo de los nuevos fármacos, buscando entonces maneras para que no sea el enfermo quien tenga que pagar por estos, sino un tercero como una empresa de seguro o las llamadas Organizaciones de Mantenimiento de la Salud (HMO).


Si la respuesta a la mejora de la profesión médica y farmacéutica la tenemos ante nosotros, pero nos está prohibido por el Estado utilizar cualquier método alternativo, o los minoristas y los profesionales alternativos están demasiado intimidados por la cultura política de amenazar (como tú bien lo haces) a los que toman riesgos, no veo que haya muchos motivos para estar desconcertados por el problema del virtual estancamiento de la profesión médica (de no haber intervención gubernamental seguramente ya se habrían encontrado métodos –científicos o alternativos- de acabar con el SIDA o el Cáncer… el propio mercado habría empujado a los médicos ortodoxos a diversificar sus “doctrinas científicas” so pena de ser reemplazados por otros). ¿Qué hay en la causa y el efecto que personas como Tú Chile Liberal no entienden?


Crisbio

Anónimo dijo...

Mi punto es simplemente este: el proceso de mercado que normalmente permite la innovación, el ensayo y error, y la acumulación y la aplicación de todo el conocimiento científico disponible ha sido subvertido por las instituciones gubernamentales que han supuesto saber qué es lo mejor, la planificación central del uso de terapias, servicios ó productos medicinales, farmacobiólogos o químicos para combatir las enfermedades. Incluso llevar un nuevo medicamento al mercado requiere de varios años y millones de dólares sólo para saltar a través de la espesura de la reglamentación, que tiene un sesgo en contra del progreso, el capitalismo, y la innovación. Terminamos teniendo que confiar en los “expertos” y las “afirmaciones científicas” rivales basadas en resultados de pruebas enrarecidas en lugar de las preferencias de los pacientes (mercados).


Mucho de lo que le estoy diciendo hoy aquí lo aprendí, no de los anarquistas que critican los sistemas nacionales de medicina, sino de personas que “creen” en este sistema. En el internet y en libros liberales (como los que publica el Cato Institute), probablemente hay miles de diferentes referencias, y un 95 por ciento de ellas son referencias a reportes gubernamentales, estudios académicos, e investigaciones de periódicos. Y en casi todos los casos, el autor de esos reportes es alguien que cree en el sistema nacional de salud (llámesele “seguro social” u otro nombre). No importa cuántos problemas ellos documenten, no importa sobre cuantas fallas ellos escriban, ellos no renuncian a su “fe” en el sistema.


Todos ellos creen que todas las fallas sobre las cuales ellos escriben pueden ser desaparecidas mediante “reformar”. Todos ellos creen que nosotros simplemente no nos hemos esforzado lo suficiente para “reformar” el sistema y hacerlo funcionar. Lamentablemente, todos ellos están equivocados. Virtualmente todos estos problemas son consecuencias inevitables de la politización de la medicina.


Crisbio

Anónimo dijo...

Tan importante como la separación Iglesia-Estado, es la separación Escuela-Estado, la separación Ciencia-Estado (supongo que sabes que mucho de lo que se considera “científico” actualmente, sólo se le dice así porque está “avalado” o “certificado” por un ente gubernamental… e incluso la gran mayoría de los científicos trabajan en realidad para el Estado, o sea que son burócratas glorificados, por lo cual sus “juicios” “científicos” en realidad deberían carecer de mucha validez), la separación de la Medicina del Estado, o la Moneda del Estado (supongo que igualmente sabías que la producción del dinero –la columna vertebral de la economía- está en manos de un ente ESTATAL llamado Banco Central y que por eso lo que actualmente hay en el mundo es una especie de socialismo monetario y de ahí las recurrentes crisis económicas).


No fue la “ciencia” (que llevada al extremo desembocó en el positivismo y la planificación central socialista-keynesiana, así como en las armas atómicas y bacteriológicas, sin mencionar el aborto), el “racionalismo” (que llevado al extremo fue lo que desembocó en el comunismo y la socialdemocracia –ni que decir de las matanzas, no por nada el siglo XX fue el más sangriento de la historia) ni mucho menos el gobierno (ni los cárteles que orbitan a su alrededor), sino la libertad la que nos dio la civilización. La libertad dio lugar a la innovación, la liberación del ingenio humano que construyó ciudades y amplió la división del trabajo en todo el mundo. Se triplicó el promedio de vida. Nos dio la libertad de distribución universal de los alimentos, la medicina, la música y el aprendizaje. La libertad crea la riqueza que financia nuestras iglesias, centros de investigación, asociaciones cívicas, grupos de danza, museos de arte, y reservas naturales. La libertad es lo que permite a las instituciones alternativas existir y experimentar un crecimiento dinámico. Sólo una sociedad libre y rica permite el florecimiento de la civilización para todos.


Cada época humana, cada cultura, acepta una serie de ideas como verdaderas. Desde ellas los hombres y las mujeres piensan y deciden en los mil asuntos de la vida concreta. Algo propio de nuestra época es considerar lo “científico” como una especie de verdad absoluta.


Los investigadores llegan a ser vistos como “oráculos” que determinan la naturaleza de las cosas, lo que es bueno y lo que es malo, lo pasado y lo futuro. No faltan quienes tachan de enemigos del progreso y de fundamentalistas a quienes pongan en duda las afirmaciones que ofrecen los hombres de ciencia.


En realidad, quienes conocen el mundo de los laboratorios saben que no todo está claro, y que muchas afirmaciones y leyes aceptadas como “absolutas” no son más que etapas provisionales de un camino entre tinieblas. Pero hay muchas personas que no conocen la provisionalidad propia del método científico. Acogen, entonces, lo presentado como “científico” como absolutamente verdadero.


Durante sus estudios leen libros, manuales, revistas científicas de biología, de paleontología, de climatología, de medicina, y consideran que lo allí afirmado vale siempre. Las ideas sobre el funcionamiento de las células, sobre el origen de los mamíferos, sobre la utilidad de ciertas medicinas, sobre la situación climática del planeta, están en discusión entre quienes hacen ciencia de verdad, aunque algunos propongan sus conclusiones como verdades indiscutibles o “conquistas definitivas”.


Crisbio

Anónimo dijo...

Respecto a la historia del planeta tierra, respecto al origen de la vida y a la evolución de las especies, la situación de las investigaciones es mucho más compleja. En parte, porque quedan muchas preguntas por resolver, en parte porque los datos no son suficientes para llegar a conclusiones absolutas, en parte porque existen muchas teorías y propuestas para explicar lo ocurrido hace millones y millones de años.


A pesar de la confusión que reina respecto del pasado, miles de personas creen, como si fuesen certezas indiscutibles, las afirmaciones que encuentran en libros divulgativos, en gráficos claros y bien pensados, en reportajes televisivos hechos con muy buen gusto y, a veces, con poca seriedad científica.


Así, están convencidos de que la vida se originó en un medio acuático, que pasó luego de formas simples a formas más complejas, que luego pasó del agua a la tierra firme… Así, a través de dibujos y animaciones, aceptan que unos animales dieron origen a otros, hasta llegar a la aparición, hace miles de años, de ese animal tan complejo que somos los seres humanos. Estas teorías, desde luego, tienen apoyos y “pruebas” importantes. Se han encontrado huesos aquí y allá, se han analizado terrenos estratificados, se conoce cada vez más la semejanza que existe entre el ADN de los distintos tipos de vivientes.


Pero todos estos apoyos, todos los datos recogidos por distintas ciencias, no son suficientes para decir que hay una certeza del 100 % acerca de que el animal “X” surgió hace tantos años del animal “Y”. Las teorías y creencias que los científicos proponen hoy sobre estos “detalles” no son sólo diversificadas, sino provisionales, pues dentro de algunos años nuevos descubrimientos o nuevos datos científicos obligarán a revisar, cambiar o incluso renunciar a aquello que en el siglo XXI parecía tan claro.


Existe una teoría whig de la historia de la ciencia, para la que cada nuevo pensador supondría un avance sobre el anterior, siempre hacia adelante, sustituyéndola por los paradigmas de Kuhn. Según esta teoría, bastante alejada del ideal cartesiano, en cada campo pueden surgir varios paradigmas, que no son generalmente discutidos ni comprobados hasta que sus defectos son lo suficientemente visibles como para provocar una crisis del mismo.


Por teorías como esa es que muchos ingenuamente presuponen un avance constante de todas las ciencias y áreas del conocimiento, de manera lineal y continua, con cada científico ó “pensador” haciendo contribuciones mejores.


Pero dicha concepción de ese “suave y continuo” avance ha sido cuestionada severamente (incluso entre científicos fuera de la corriente principal) y cada vez más suele aceptarse que existen cambios de paradigmas en los que una teoría mala puede sustituir exitosamente a una mejor (especialmente si dicha mala “teoría científica” cuenta con el apoyo de todo el aparato estatal).


Y por ello ya se ponen en duda muchos de los supuestos “avances” logrados por la “ciencia”, incluida la medicina moderna.


Siempre que tiramos una piedra al aire cae al suelo, y sin embargo no por ello la física considera la ley de la gravedad como una verdad absoluta e irrevocable ni menos aún como un “a priori”. De hecho, por muy contrastada que esté la ley de la gravedad, continúa siendo una hipótesis.


En este sentido, es oportuno recordar cómo uno de los padres de la ciencia moderna, Galileo, atacó con poca seriedad las propuestas de Kepler para explicar el fenómeno de las mareas. Hoy sabemos que Kepler tenía más razón (en su tiempo) que Galileo, y que Galileo se dejó cegar por su fama y por su apego a lo que para él parecía “más científico”, cuando no lo era.


Crisbio

Anónimo dijo...

Sé muy bien que opiniones como esta, por “razonables” que sean, corren siempre el riesgo de ser caricaturizadas en extremo acusándolas de “negar los grandes descubrimientos y avances de la ciencia”


Y con ello, creer que la ciencia niega cosas como la religión, la moral y la ética.


La suposición anterior, sin embargo, va contra una premisa que deberían acoger la ciencia: la necesidad de vivir abiertos a todos los puntos de vistas, la búsqueda de fundamentos válidos sobre los que pueda descansar el respeto que permite una auténtica convivencia humana.


Cuando un científico, por ejemplo, no quiere escuchar nada sobre “métodos alternativos” o cuestiones religiosas que rompan sus paradigmas, se está cerrando a un aspecto de la experiencia, está actuando en contra del respeto de las reglas del método científico, y, muchas veces, se niega incluso a pensar según lo que es propio de la verdadera ciencia. La ciencia verdadera es algo sumamente abierto.


El científico quiere conocer la realidad. Por lo mismo, no puede excluir ningún dato, ningún elemento, ninguna posible experiencia del pasado o del presente que pueda servir para elaborar una teoría. Excluir “a priori” un punto de vista, un dato del pasado o del presente, significa actuar de modo acientífico.


La ciencia analiza datos con instrumentos limitados.


Mientras que la fe se apoya en una certeza profunda que se basa en acoger la intervención de Dios en la historia humana.


Es cierto que algunos quieren ver la fe como si se tratase de algo provisional, como si estuviese sometida a las probetas de los laboratorios. Pero es una cosa muy distinta. Así lo explica el Compendio del Catecismo de la Iglesia católica (n. 28): “El acto de fe es un acto humano, es decir un acto de la inteligencia del hombre, el cual, bajo el impulso de la voluntad movida por Dios, asiente libremente a la verdad divina. Además, la fe es cierta porque se fundamenta sobre la Palabra de Dios; “actúa por medio de la caridad” (Ga 5,6); y está en continuo crecimiento, gracias, particularmente, a la escucha de la Palabra de Dios y a la oración”. Dios entró en la historia humana: se manifestó al Pueblo de Israel, caminó entre los hombres con la venida de Cristo al mundo. Cada uno de nosotros es invitado a acoger su Presencia entre nosotros en la libertad. También los científicos, que tanto bien pueden hacer si aceptan en sus vidas la verdades del Evangelio y si viven su vocación al estudio con actitud de servicio y con esa humildad que reconoce que algo sabemos sobre la fascinante historia de la vida, pero que todavía nos queda mucho por saber…


Crisbio

Anónimo dijo...

Cuando un católico (o un creyente de otras religiones) va contra la esclavitud, el aborto o la eutanasia, no defiende que se imponga a la sociedad una norma que depende sólo de su visión religiosa. Lo único que hace es pedir que se respete el derecho a la vida y a la libertad de los seres humanos. Este derecho es tan importante que, sobre el mismo, se construye toda la vida social.


El razonamiento es perfectamente válido. ¿Van a rechazarse leyes, reglamentos o mandatos civiles que prohíben matar y robar porque los dos coinciden con partes de los Diez Mandamientos?


¿Es justo impedir que un cristiano pueda defender estos aspectos de simple y clara justicia humana? Por lo mismo, también pedirá que no se destruya o aborte a los embriones o fetos con defectos, o que no se deje morir de hambre a los niños no deseados por sus padres. La fuerza de la fe en Cristo lleva a un mayor compromiso en la defensa de los derechos humanos de todos los hombres y mujeres del planeta. El no creyente podrá defender esos mismos derechos por un sentimiento de justicia natural. El creyente lo hará, además, impulsado por la caridad cristiana. No es una limitación, sino un enriquecimiento de la vida social.


No se desdeña los avances científicos (al menos cuando son realmente avances y no retrocesos o estancamientos) simplemente se apunta que no existe una contradicción esencial entre ciencia y fe. Cada una es un camino distinto para encontrar la verdad. En este caso, se apunta a una realidad reconocida: la naturaleza de la ciencia, la de avance y progreso, señala que sus conocimientos son posibles de mejorar y cambiar.


Y si piensas lo contrario entonces NO eres liberal, mejor di ya que eres un intervencionista, mercantilista o socialista tratando de pasar por liberal, es mejor tener un enemigo honesto que un falso amigo, y así no nos haces quedar mal a los verdaderos liberales (muchos de nosotros no por ello menos creyentes).


Crisbio

Anónimo dijo...

Las sociedades que crecen genuinamente son las que pueden ser más creativas, las que desarrollan su capacidad para descubrir, las que se permiten dudar de sí mismas, de eso se trata el mundo del conocimiento. Si se ha progresado en ello es porque se ha sido capaz de descreer de lo actual para soñar en lo que aún no se ha conseguido.

Los grandes inventores del mundo, los que han creado las más geniales ideas del planeta, esas que usamos a diario, no han surgido gracias a la maquinaria de la política intervencionista ni de gobiernos, “ministerios”, etc. de ningún tipo. Casi todas de esas brillantes invenciones nacieron de mentes rebeldes, de gente que no acepta los moldes. Son los trasgresores, lo que dieron luz a muchas genialidades.

El médico Thomas Szasz (QEPD), al contrario de ti, el Sí entendió toda la disyuntiva anterior y por ello fue un acérrimo enemigo del Estado. Siempre defendió, hasta el final de sus días, que la psiquiatría, y la medicina entera, debía separarse del Estado por las mismas razones que, debe separarse la Iglesia (la ciencia y la escuela también) del Estado.

Esa invasión de la medicina por parte del Estado era para Szasz en no poca medida responsable de la desquiciante medicalización farmacológica de la sociedad actual. "En tanto la teocracia es el sistema de Dios y sus clérigos o la democracia el sistema de la mayoría, la farmocracia es el sistema de la medicina y los médicos". Décadas después de esta cita, la fundación Life Extension recuperó felizmente el término farmocracia. La medicina en general, y la psiquiatría en particular, con prácticas en su historial como la lobotomización o la crítica de la masturbación, ha llegado según Szasz a convertirse en una nueva y perniciosa religión. A este propósito dedicó, entre otros, su libro Farmocracia: Medicina Política en América.

Una de sus definiciones más características fue la acuñada en los años 60 de "Estado Terapéutico" para dar cuenta de la alianza del Gobierno o Estado con la psiquiatría. Para Szasz se trata de un sistema totalizante y prototalitario en el que se busca reprimir las acciones, pensamientos, ideas o emociones censuradas por el órgano político empleando la farmacología como brazo de implementación. La timidez, la ansiedad, la promiscuidad, la homo o bisexualidad, el tabaquismo, el uso de drogas que el órgano político-gubernamental etiqueta como ‘ilegales’, comer en exceso... deben ser, según la religión secular del Estado (para un supuesto ateo me parece increíble que te la pases atacando a la religión tradicional y sin embargo no te hayas dado cuenta de que el ESTATISMO/ESTATOLATRIA es la “religión” que más ha imperado en la historia de la humanidad y es ella la más peligrosa de todas… “si no te arrodillas voluntariamente ante Dios, los políticos te obligarán que te arrodilles ante el Estado” ese es el destino que le ha llegado a todas las civilizaciones que endiosan a “la razón” y a la “ciencia”; y en ese sentido son tan fanáticos e “intolerantes” como los fundamentalistas religiosos que tanto critican) y la farmacología, tratadas y remediadas.

Todo lo descrito a través de éstos escritos debe servir de lección especialmente para aquellos que se dicen “liberales” y que defienden ingenua y cándidamente la excesiva intervención estatal en la sociedad (ya sea a través de mayores “regulaciones”, “leyes”, “reglamentos”, “códigos”, “agencias controladoras”, “impuestos”, “expropiaciones”, “organismos rectores”, “subsidios”, “controles de precios”, etc. con tal de combatir la “codicia capitalista”): una vez cedido el poder al Estado no debería sorprender a nadie que políticos, burócratas y grupos de presión intenten imponer su propia agenda e intereses.

Aprende pues de los verdaderos liberales, y ya saben todos los que lean toda esta réplica, DESCONFÍEN del que se proclama “liberal” y está contra de la legalidad del tratarse con un método alternativo, pues no es más que otro intervencionista-colectivista enmascarado.


Crisbio

Anónimo dijo...

Son una manga d gente q se lucran gracias a la gente desesperada a mi esposo le diagnosticaron vih.y ellos le dijeron a mi esposo q el virup no existe.con la desgracia q me arrastrarón y yo hoy teng vih.esto esta arrastrando gente inocente y se esta propagandó vih sída gracias a ellós

Patricio Lara dijo...

Estos zánganos reconchas grandes su madre deberían ser expulsados del país inmediatamente. Los zánganos coludidos de las farmacias quedan como bebe de cuna al lado de estos re conchas grandes su madre. Yo también conocí a alguien que fue embaucado por estos tipejos, diciéndole que su terapia le podía curar el VIH. Dejó los remedios por un año hasta que su salud empeoró desarrollando luego una taxoplasmosis que lo tuvo al borde de la muerte. Por suerte aprendió la lección y ahora sigue su tratamiento que aunque sacrificado, le permite mantenerse con vida, la vida que casi le quitan los farsantes del biomagnetismo.

Edison Roa dijo...

No voy a defender el biomagnetismo, desde un punto de vista del principio como opera a nivel biologico, energetico, vibracional, etc. Tampoco nadie puede afirmar que la medicina oficial opera segun tal o cual principio. Para los que realmente tienen una mente abierta les recomiendo que lean a un cientifico llamado Bruce Lipton, el libro la biologia de la creencia y luego sigan buscando la respeusta en otros cientificos espirituales.