miércoles, 16 de abril de 2008

Estamos en guerra

El estilo combativo de Chile Liberal no da tregua. Los defensores de la libertad y la democracia debemos dar sendas batallas en Italia, Zimbawe y Paraguay


La batalla de Italia
Hay sangre en el ojo. Los "impertinentes panfletarios neoliberales" de The Economist llevaron a cabo una extensa investigación el año 2001 y denunciaron las irregularidades financieras de Silvio Berlusconi. El resultado se publicó en el semanario liberal con una imagen poco fotogénica del líder populista itálico con la consigna "Silvio Berlusconi no es apto para gobernar Italia". Él respondió que el editor de The Economist, Bill Emmott, se parece a Lenin (es cierto), y las demandas judiciales aún continúan litigándose en el país más caótico de Europa Occidental. La portada del semanario causó revuelo en la península.

Pero no fue el fin del cuento. Antes de la elección del 2006, The Economist fue categórico: Basta. Llegó la hora de que Italia despida a Berlusconi. No sólo apareció feo, sino que con aspecto de mafiosi.

Pero ocurrió lo increíble. Italia ha vuelto a darle trabajo a este coglioni.

Este sujeto es la peor amenaza a la democracia italiana desde Moussolini. Su control absoluto de los medios de comunicación es inaceptable. Si Italia fuese un país candidato a la UE, el triunfo de Berlusconi significaría una larga espera. Este país, Italia, no es una democracia según el Índice de democracias de The Economist (Italia #34, Chile #30 - ver informe completo)

Como si fuese poco, mientras este blog argumenta a favor de la inmigración, el aprendiz de mafiosi se ha aliado con sus conseglieri del partido ultraderechista y xenófobo Alianza del Norte y ya ha anunciado campos de reclusión para los ilegales en Italia. La comparación con Mussoulini no es antojadiza ni efectista. Como argumenta el blog Chile Liberal, la solución es regularizar previo pago de una multa. Considerando la gravedad de las primeras reacciones del retornado líder italiano, sus chifladuras resuenan como simpáticas, como cuando aseguró que los chinos hervían bebés para fabricar fertilizantes, o al declarar que el mejor motivo para invertir en Italia era por lo fáciles que eran las secretarias. Desde ya le declaramos la guerra (metafórica) a este enemigo de la democracia.


La batalla de Zimbawe

Dos semanas después del día de las elecciones, en este país africano aún no se anuncia el ganador. Su líder, Robert Mugabe, es un personaje maligno y corrupto, incluso bajo estándares africanos. En algún momento este país prometió ser próspero. Hoy, en los mercados de la capital Harare no hay nada. Huir a Sudáfrica es la única esperanza de futuro.

África es un continente perdido. La democracia simplemente no logra echar raíces, quizás la única excepción sea Botswana, nación que vive de la minería del diamante. Sólo el libre comercio con ellos logrará estimular la economía, la cual demandará educación, y los consumidores empoderados y ávidos de mejorar su condición exigirán libertades políticas. La actitud paternalista de Europa y EEUU es absurda. Los embargos, en especial a Zimbawe, son inútiles. Sólo sufren los más pobres, los gobernantes siguen viviendo en la riqueza.

Hace un tiempo publicamos Escándalos de un obispo, donde denunciábamos al depravado obispo de dicho país que decidió inmiscuirse en política, salvo que sus historias sexuales significaron una merma para las esperanzas democráticas de esta nación. Increíblemente, el sujeto se declaró un enviado de dios y se autoprofetizó en la biblia. Nuestro amigo Patoace incluso pidió Oraciones por el obispo. Y mientras le seguimos los pasos al tirano Mugabe, nos vamos a sudamérica:




La batalla de Paraguay


El cura rojo Fernando Lugo, también conocido como el Obispo Rojo, es otro autoprofetizado Mesías que promete unirse a las filas de Chávez, Correa, Morales, entre otros nostálgicos del régimen castrista. Paraguay fue fundado por jesuitas: es hoy uno de los países más pobres de sudamérica. Su larga historia de conflictos, como la guerra del Chaco, dio paso a la dictadura sudamericana más prolongada a manos de Stroessner. Su democracia es frágil. El principal desafío hoy lo representa la voraz deforestación de su territorio en la que la otrora espesa selva ha dado paso al cultivo de soya. Mientras George W Bush y sus amigos de ExxonMobil no dejen de incentivar el cultivo de biocombustibles (para negar el cambio climático) seguirá despedazándose el medio ambiente y la escasez de territorios cultivables agudizará el problema del alza sostenida en los precios de los alimentos (fenómeno bautizado como agflación).

Lo más probable es que Lugo gane las elecciones paraguayas. De ser así, sudamérica acabará por teñirse de rojo. Las tambaleantes democracias sudamericanas aún no maduran.

Ver Guerra de insultos entre el presidente y la agrupación romana.


Desde la trinchera liberal
Es deber de la opinión pública internacional y de los intelectuales del mundo el denunciar a los enemigos de la democracia representativa. Tenemos que alzar la voz a favor de los valores universales del secularismo, libertad de expresión y libre comercio. (La siguiente es una ilustración de los intelectuales franceses trabajando en la Enciclopedia)


3 comentarios:

Florencia dijo...

Uno tiene la cara que tiene nomás, Signore Berlusconi. Y Ud. no sólo tiene la cara...
En cuanto a África y Paraguay, no tengo mayor opinión porque efectivamente son países que van de un gobierno corrupto y antidemocrático a otro, sin que logren coregirse sus falencias. Les dan argumentos a los imperialistas como EE.UU. e Inglaterra (me quemaré en el infierno por desleal) para seguir movilizando tropas, gastando dinero de sus contribuyentes y pavoneándose frente al mundo respecto de su "poder".
Si somos realmente liberales, no se me ocurre mucho que podamos hacer salvo contratar un par de pistoleros para que eliminen a estos personajes. Toda otra acción sería una invasión con aires de dominancia, ¿no?

Chile Liberal dijo...

@Florencia: el Partido Colorado ha gobernado más de 60 años en Paraguay. Esto es anómalo. Si la Alianza (derecha) no se renueva en Chile, la Concertación también seguirá en el poder por décadas. Le hace bien a la democracia que haya alternancia (competencia entre partidos, como un "mercado de la política"). El problema es que la Derecha chilena no está apta para gobernar.

En Paraguay, el problema es que la mejor opción es Blanca Ovelar, pero ¿es posible dejar en el poder a quienes llevan más de seis décadas?

En cuanto a Robertito Mugabe, creo que el error ha sido no de EEUU ni la UE, sino del FMI, el Banco Mundial y la OMC que han exigido lo imposible a estos sujetos, lo que sólo les ha servido para afianzarse en el poder.

Su Excelencia dijo...

Cualquiera que conozca mínimamente a Paqraguay sabe que el Partido Colorado es autoritario y corrupto hasta la médula. La opción menos mala es Lugo. Y de hecho, el Partido Liberal Radical Auténtico, el más importante de la oposición democrática, lo apoya.